TODO SOBRE LAS VITAMINAS

¿Tu alimentación te provee todo 

lo que necesitás para mantenerte

saludable? 

Entérate.  




Las vitaminas son sustancias complejas que el organismo necesita en 

pequeñas cantidades para un sinfín de procesos básicos, y que juegan 

un rol importantísimo en las reacciones químicas que ocurren en elcuerpo. 

Una alimentación diaria variada, es decir que incluya todos los grupos de alimentos, provee las vitaminas 

necesarias para mantenerte siempre saludable.

Clasificación
Se clasifican según la forma en que se absorben y que se almacenan en el organismo. Las vitaminas A, D, E y K son liposolubles ya que, tal como su nombre lo indica, son solubles solo en sustancias grasas; mientras que la vitamina C y las del complejo B, son solubles en agua y por ello reciben el nombre de hidrosolubles. El cuerpo puede almacenar las vitaminas liposolubles en el hígado y en el tejido graso a la vez que elimina el exceso de vitaminas hidrosolubles a través de la orina, razón por la cual hay que consumirlas diariamente a través de los alimentos.
Las provitaminas son sustancias que el organismo puede transformar en vitaminas. Entre ellas se destaca el betacaroteno, precursor de la vitamina A, así como un tipo de esteroide presente en la piel que, tras la exposición solar, el organismo utiliza para formar la vitamina D.

Vitaminas liposolubles

Estas vitaminas necesitan sustancias grasas para poder ser absorbidas al torrente sanguíneo desde el intestino. Por eso, las personas que tienen trastornos de mala absorción de grasas pueden presentar síntomas de deficiencia de vitaminas, aunque a través de la dieta aporten cantidades adecuadas de ellas. Por otro lado, si una persona toma suplementos en altas dosis se podrían acumular cantidades excesivas y tóxicas.
Vitamina A
Sus formas activas son el retinol, el ácido retinoico y los ésteres de retinol. El betacaroteno es una forma precursora. La vitamina A es fundamental para la visión normal y para prevenir la ceguera nocturna. Es necesaria para el proceso natural de división celular y de crecimiento, para el desarrollo de los huesos y de los dientes, y para la salud de la
piel, las membranas mucosas y el tejido epitelial que reviste los intestinos, las vías respiratorias y otros órganos. Sus propiedades antioxidantes ayudan a prevenir el daño celular que provocan los radicales libres y que podría devenir en cáncer; asimismo previenen enfermedades cardiovasculares y retrasan los efectos del envejecimiento en la piel. El organismo necesita la vitamina A para sintetizar aminoácidos, tiroxina y otras hormonas. Por lo general, no se recomiendan suplementos. Un exceso puede ser tóxico; incluso, puede provocar la muerte. Una mujer que planea un embarazo no debería consumir suplementos con altas dosis de vitamina
A o de isotretinoína ya que puede provocar daños en el feto. Esta vitamina se almacena en el organismo, y los suplementos deben interrumpirse tres meses antes de intentar
la concepción.
Vitamina D
Existen dos formas de esta vitamina: la D2, que proviene de las plantas, y la D3, que el cuerpo puede sintetizar cuando la piel se expone a los rayos ultravioletas del sol. Para una adecuada formación de vitamina D, hay que exponer al sol parte de la piel, como por ejemplo los brazos, durante diez minutos al día. El organismo necesita la vitamina D para absorber el calcio. También propicia la absorción de fósforo e impide que los riñones eliminen proteínas con la orina. Como absorbe minerales, la vitamina D promueve el crecimiento de huesos y dientes fuertes. Su deficiencia causa raquitismo en los niños y osteomalacia en los adultos (esta forma adulta del raquitismo es muy rara en el mundo industrializado). Otros síntomas identificados en los últimos años con la deficiencia de esta vitamina son alteraciones musculoesqueléticas, enfermedades infecciosas y trastornos autoinmunes.
Vitamina E
Es un poderoso antioxidante que protege al organismo del daño causado por los radicales libres, sustancias relacionadas con los signos del envejecimiento ya que provocan daños en las células, en los tejidos y en los órganos. La vitamina E fortalece el sistema inmune y ayuda a hacer frente a virus y bacterias. Es también esencial para
la formación de glóbulos rojos, favorece la dilatación de los vasos sanguíneos y ejerce una función anticoagulante. No hay acuerdo sobre los beneficios de suplementos de vitamina E en la prevención de enfermedades cardíacas. Ciertos estudios sobre pacientes cardiovasculares mostraron una reducción del 20 al 40 por ciento en el riesgo de enfermedad coronaria, pero pruebas más recientes no revelaron ningún beneficio. Podría ser que los beneficios de un suplemento solo sean aprovechables para aquellos sin enfermedad coronaria declarada o para un subgrupo de pacientes cardíacos, pero aún debe determinarse.
La vitamina E no se acumula hasta llegar a niveles tóxicos en el cuerpo; el exceso se elimina con las heces. Quienes toman medicación anticoagulante, o van a someterse a una cirugía, no deben tomar vitamina E sin aprobación médica, por sus propiedades anticoagulantes.
Vitamina K
El hígado necesita la vitamina K para fabricar las proteínas de la sangre esenciales para la coagulación. La mitad de la vitamina K la producen las bacterias del intestino; el resto proviene de la alimentación. Investigaciones recientes indicaron que la vitamina K puede aumentar la densidad ósea y reducir los riesgos de fracturas. La deficiencia de vitamina K se caracteriza por un sangrado excesivo, incluso en heridas menores. Algunos recién nacidos son especial- mente vulnerables a esa deficiencia porque carecen de las bacterias intestinales que se necesitan para formarla.

Vitaminas hidrosolubles

Las vitaminas del complejo B y la vitamina C, solubles en agua, se absorben más fácil- mente que las vitaminas liposolubles, pero al no poder almacenarse en el organismo su consumo a través de los alimentos debe ser diario. Un exceso de estas vitaminas se elimina a través de la orina.
Vitamina H
Se relaciona con el ácido fólico, la vitamina B5 y la vitamina B12. La vitamina H es esencial para el adecuado metabolismo de los carbohidratos, en especial de la glucosa, y también de las proteínas y las grasas. Parte de esta vitamina es producida por las bacterias intestinales, pero también se encuentra en muchos alimentos. La deficiencia de esta vitamina es extremadamente rara en aquellas personas que llevan una alimentación saludable ya que parte de la misma es producida en el intestino a través de la flora.

LEE MÁS AQUÍ: lhttps://saikualternativo.blogspot.com/2018/03/todo-sobre-las-vitaminas.html
Vitamina B9
Conocida también como ácido fólico tiene un rol esencial en la síntesis de nuevas células porque ayuda a producir el ADN y ARN; asimismo trabaja junto a la vitamina B12 para formar hemoglobina en los glóbulos rojos y ayuda a controlar los niveles de homocisteina, una sustancia cuyos niveles se asocian al riesgo de enfermedad cardiovascular. Durante el embarazo, el ácido fólico contribuye a evitar defectos neurológicos en el desarrollo del feto, en particular la espina bífida. El alcohol y los anticonceptivos orales afectan su absorción, lo que aumenta el riesgo de deficiencias.
Vitamina B3
Esta vitamina, también llamada ácido nicotínico, colabora en la producción de energía en las células de todo el organismo; favorece el correcto funcionamiento de las enzimas y ayuda a que el organismo utilice los azúcares y los ácidos grasos. También mejora la circulación y los niveles de colesterol sanguíneo. Su deficiencia es muy rara en personas que consumen habitualmente proteínas, sin embargo, una deficiencia severa puede dar lugar a la pelagra, que se caracteriza por diarrea, problemas en la piel y demencia. Por el contrario, un exceso de esta vitamina puede provocar irritación en la piel o incluso daño hepático.
Vitamina B5
Se encuentra en casi todos los alimentos de origen vegetal y animal. También lo producen las bacterias del intestino. Este ácido es necesario para el metabolismo de los carbohidratos, de las proteínas y de las grasas, y se emplea para la producción de hormonas, glóbulos rojos y grasas. No es frecuente su deficiencia.
Vitamina B2
Como es esencial para liberar la energía, la vitamina B2 se requiere para metabolizar proteínas, carbohidratos y grasas. También es necesaria para aprovechar la niacina y la vitamina B6, y es necesaria para la síntesis de las hormonas corticoesteroides. Excepto por aquellos individuos que están severamente malnutridos, la deficiencia de esta vitamina es poco frecuente. Síntomas de la misma incluyen alteraciones en la vista, piel reseca y descamada e hinchazón de la lengua.
Vitamina B1
Esta vitamina ayuda a las células del organismo a convertir los hidratos de carbono en energía; es esencial para el correcto funcionamiento del corazón, de los músculos y del sistema nervioso. Los síntomas de la deficiencia leve son fatiga, debilidad muscular y daño nervioso, y en caso de carencia severa puede llevar al beriberi, que afecta principalmente el sistema cardiovascular y el nervioso. Sin embargo, esta enfermedad es poco frecuente en los países desarrollados.
Vitamina B6
Está formada por tres compuestos relacionados e intercambiables (piridoxina, piridoxamina y piridoxal). Es una coenzima esencial para el metabolismo de las proteínas; libera energía en una forma que las células pueden aprovechar, colabora en el funcionamiento de los sistemas nervioso e inmunológico y en la producción de glóbulos rojos. Cuando hay deficiencia se advierte la piel grasa y descamada, en especial alrededor de los ojos, la nariz y la boca; pérdida de peso, debilidad muscular, lengua lisa y rojiza, irritabilidad y depresión. Altas dosis de suplementos pueden causar daños neurológicos.
Vitamina B12
Funciona como coenzima, una molécula orgánica que contribuye en la función de las enzimas. Es esencial para el crecimiento y para la división celular, para la formación de glóbulos rojos, del material genético y de la mielina (envoltura de tejido graso de las fibras nerviosas). Su deficiencia causaría anemia perniciosa, síntomas neurológicos y debilidad. En la mayoría de los casos, la deficiencia de esta vitamina no se debe a una alimentación insuficiente sino a la imposibilidad de absorberla en el tracto intestinal debido a la falta de un factor intrínseco cuya producción disminuye con la edad. En esos casos, deben suministrarse suplementos.
Vitamina C
Llamada también “ácido ascórbico”. Es necesaria para producir
y conservar el colágeno, el tejido conjuntivo que mantiene a las células del cuerpo juntas. Es un antioxidante importante y se asocia con menores riesgos de enfermedades cardíacas, de ciertos tipos de cáncer, e incluso de los trastornos de salud que aparecen con el envejecimiento. Facilita la cicatrización de heridas y quemaduras, contribuye a formar los dientes y los huesos, fortalece las paredes de los capilares y otros vasos sanguíneos, e incrementa la absorción de hierro. Es un remedio popular para el resfrío y aunque los estudios indican que probablemente no sirva para prevenirlo, puede disminuir su gravedad y acortar su duración. Los síntomas de deficiencia son fatiga, dolor en las articulaciones, encías que duelen o que sangran, hematomas que aparecen con facilidad, huesos debilitados que se fracturan fácilmente y una curación más lenta de las heridas. Frente a una deficiencia severa, estos síntomas se agravan y se produce el escorbuto, se forman úlceras en las encías, se aflojan los dientes y pueden darse hemorragias espontáneas.
Publicado por Selecciones.com


http://saikualternativo.blogspot.com.ar/

ALIMENTOS ENERGÉTICOS.

Los alimentos energéticos son los que proporcionan una dosis extra de vitalidad cuando se realiza un gran esfuerzo físico o cuando parece que el cuerpo se ha quedado sin combustible para seguir adelante.
Estos 12 alimentos naturales te pueden ayudar a remontar la sensación de cansancio:
1- Maca. Es un alimento que ayuda a mejorar la tiroides y que tiene 18 aminoácidos. Gran nutrición para el hipotálamo y la glándula pituitaria. Aumenta el vigor, la vitalidad, y nos ayuda a adaptarnos al estrés.

Resultado de imagen para maca
La Maca crece en la región de los Andes a una altura de aproximadamente 4.000 metros.  Por lo tanto, es una especie que posee características y propiedades  que le permiten sobrevivir en condiciones extremas de frío, poco oxígeno, fuertes vientos e intensa luz solar.
La Maca pertenece a la familia de plantas crucíferas (brócoli, coliflor, repollo, rabanitos, etc.). Su raíz crece como un tubérculoa de  bajo tierra y es relativamente mayor en tamaño que los rabanitos y es la raíz la parte mayormente utilizada para la elaboración de diferentes productos. Las hojas crecen a ras de suelo  y también produce una flor pequeña de cuatro pétalos y de color blanquecino.
Beneficios
La Maca se clasifica como un adaptógeno, es decir, una sustancia nutritiva que es capaz de regular y equilibrar la capacidad física, química y biológica de hacer frente al estrés. En general se puede decir que un adaptógeno, no tiene efectos tóxicos dentro del cuerpo, produce una respuesta adaptativa al estrés y ayuda al cuerpo a recuperar la homeostasis.
De acuerdo a diversos estudios, la maca ha sido clasificada como un superalimento capaz de oxigenar la sangre, aumentar los niveles de resistencia y energía, regular las funciones de los neurotransmisores y la libido. También ayuda al adecuado funcionamiento del sistema endocrino, siendo beneficiosa para la salud de las glándulas adrenales y la tiroides.
Propiedades y composición
La maca se compone aproximadamente por un 59% de carbohidratos, 10% de proteína, 8 % de fibra y 2% de lípidos.
La maca es rica en calcio, magnesio, fósforo, potasio, azufre, sodio, fierro y contiene oligoelementos como zinc, yodo, cobre, selenio bismuto, manganeso y silicio. Además es rica en vitaminas B1, B2, C y E.
Cómo utilizarla
Al ser un superalimento, la Maca puede ser utilizada en grandes cantidades en comparación a otras hierbas medicinales, sin producir efectos secundarios adversos.
Por lo general la Maca se obtiene una vez que ha sido deshidratada, en forma de polvo o harina.  De esta forma se puede incluir en batidos, té, café, leches vegetales, yogurt, productos horneados, postres, dulces, ensaladas, aliños, jaleas, sopas,etc.
La Maca actúa como un emulsionante, propiedad que permite mezclar de mejor manera aceites o grasas con almidones y azúcares, obteniendo mejores texturas y sabores.
Resultado de imagen para acai
2- Acai. Un súperalimento que combate el 80% de los cánceres y promueve la longevidad. Tiene un pigmento azul en su piel que es muy beneficioso para nuestro sistema inmune y la producción de células. Alto en omega 3. Se dice que una mayor demanda de acai puede ayudar a salvar la selva amazónica, donde reside esta fruta.
El açaí, como muchas bayas de sus características, es una rica fuente de antioxidantes y nutrientes, lo que lo convierte en un potente reductor de los radicales libres; previene, por tanto, el envejecimiento y, gracias a su contenido en ácidos grasos esenciales omega 3, 6 y 9, protege contra las enfermedades cardiovasculares. Además, está formado por un 40% de fibra, y su alta concentración de hidratos de carbono, proteínas y grasa vegetal lo hacen ideal para personas deportistas y muy activas.
15 buenas razones para tomar açaí
  1. Su efecto sobre el cáncer
  2. Ayuda en las enfermedades cardiovasculares
  3. Reduce los efectos del envejecimiento
  4. Aumenta el impulso sexual
  5. Nos puede ayudar a perder peso
  6. Aumenta la energía y resistencia
  7. Refuerza el sistema inmunitario
  8. Recomendado para las mujeres
  9. …y beneficioso para la salud masculina
  10. Mejora la visión
  11. Previene el estreñimiento
  12. Fortalece el Sistema Nervioso
  13. Protege del estrés y la ansiedad
  14. Para la diabetes
  15. Promueve un sueño saludable


3- Polen y Jalea Real. Ambos promueven la longevidad. Los apicultores viven mucho debido a su consumo. Es el alimento más completo del mundo según David Wolfe. Una proteína completa con 50-60 minerales y con una biodisponibilidad muy alta.

4- Miel. Nuestra fuente # 1 de enzimas digestivas. Ayuda al cuerpo a eliminar los desechos metabólicos, y se sabe que promueve el aumenta del coeficiente intelectual de los niños.

5- Aloe Vera. Propiedades antifúngicas. Contiene polisacáridos que protegen nuestro sistema inmunológico.
Es conocido que el gel del aloe vera sirve para las quemaduras si lo aplicamos en la piel y que ayuda al estreñimiento si lo consumimos internamente. Pero además, el gel de aloe vera contiene vitamina AC  y E y minerales como azufrecalciomagnesio, zincselenio y cromo, y como si esto no fuera suficiente, el gel nos aporta antioxidantes, fibraenzimasamino ácidos y polisacáridos (que ayudan a lubricar las articulaciones, el cerebro, el sistema nervioso y la piel).
Por todas estos maravillosos nutrientes presentes en el gel de la planta de Aloe les recomiendo a todos que lo consuman de vez en cuando. El gel de aloe es un poco amargo y de textura gelatinosa, por lo que la mejor forma de consumirlo es agregándolo a un batido o jugo, para que el gel quede licuado.
Resultado de imagen para cacao crudo
6- Cacao crudo. Contiene magnesio, cromo, hierro, zinc y cobre. Fantástico para el cerebro y el corazón (el mineral principal en nuestro corazón es el magnesio). El cacao es el # 1 en el mundo en antioxidantes; contiene una mayor concentración que cualquier otra fruta o nuez.
Resultado de imagen para las bayas goji
7- Las bayas goji. Una proteína completa, alta en antioxidantes, aminoácidos y polisacáridos. “Comelas crudas y tendrás el mejor día de tu vida.” D. Wolfe
Las bayas se venden secas y se pueden comer directamente del envase o añadidas al yogur, cereales de desayuno, en ensalada o en batidos de frutas o vegetales. Puede consumirse realmente como como cualquier otra fruta seca como pasas u orejones, con lo que las posibilidades son infinitas.
También pueden ser rehidratadas mojándolas con un poco de agua y esperando hasta obtener un producto parecido a la baya original. Otra sugerencia es tomarlas en infusión como calmante.
Las bayas de goji pueden ser consumidas por personas de todas las edades y condiciones físicas.  La dosis óptima es de aproximadamente de un puñado (20g-40g) al día.
Para mantener mejor sus propiedades guárdalas en un lugar seco y con el envase bien cerrado.
Otras opciones son comprar el jugo de goji o bien comprar cápsulas con el extracto de las bayas de goji que aportan en una mínima cantidad las increíbles propiedades de las bayas. Lógicamente ambas opciones suelen ser más caras, pero quizás puedan ser la mejor solución a la hora de disfrutar de los increíbles beneficios del goji.
Resultado de imagen para el noni
8- El noni (también conocida como fruta del diablo o mora de la India). Tiene un alto contenido en vitaminas y minerales y ayuda a la reparación de las células por dentro y por fuera.
El noni (fruta del diablo o mora de la India) es una planta arbórea de la familia de las rubiáceas; originaria del sudeste asiático e introducida a la India y a la Polinesia. Se conoce también con el nombre de Morinda citrifolia, es una fruta tropical que tiene importantes componentes nutritivos que ayudan a la regeneración celular, así como a incrementar las defensas del sistema inmune de manera natural.
Este pequeño arbusto posee llamativas flores blancas que contrastan con el verde brillante de sus hojas, elípticas, grandes, y brillantes, con venas bien marcadas. Florece a lo largo de todo el año, dando frutos de forma ovoide de superficie irregular de color amarillento o blanquecino. Su fruto contiene muchas semillas dotadas de un saco aéreo el cual favorece su distribución por flotación. Cuando la fruta madura desprende un olor penetrante que parece no ser muy atractivo.
Este arbusto crece de forma silvestre y libre en gran variedad de terrenos, tolerando la alta concentración de sales e incluso los terrenos secos y las sequías, terrenos fríos y húmedos hasta terrenos volcánicos, costas arenosas y salientes rocosas.
Partes de la fruta del Noni:
• Corteza (cáscara)
• Semilla
• Pulpa
• Tallo
Formas de consumo del Noni:
La pulpa se consume en situaciones de hambruna y en varias islas del Pacífico, donde forma parte de la dieta nativa, ya sea cocinado o crudo. Las semillas se suelen tostar y comer. De la raíz y la corteza se extraen tintes de color rojo, púrpura y amarillo.
Con su pulpa y flores e elaboran tónicos para reforzar las vías respiratorias, las hojas en cataplasma se utilizan para combatir la tos, y el jugo se aplica en algunos países para tratar la artritis. Su jugo también es un tónico eficiente para combatir la diabetes y ayudar a regular los niveles de glucosa en la sangre.
Propiedades y aplicaciones en la salud del Noni:
 ELIXIR ENERGÉTICO: Contiene xeronina, uno de sus componentes más importantes, el cual proporciona energía y vigor al cuerpo y la mente.
• PIEDRAS RENALES: ayuda a neutralizar el oxalato de calcio, ayudando a eliminar las piedras en el riñón.
• DEPURATIVO: funciona como fuerte depurativo sanguíneo e intestinal, desintoxica el cuerpo ayudando a eliminar las toxinas del cuerpo.
• ANTINFLAMATORIO: tiene propiedades anti-flamatorias, las cuales pueden ser aprovechadas para tratar afecciones de la piel como erupciones, acné, golpes, etc.
• ANTISÉPTICO: tiene importantes propiedades antisépticas, ayuda a combatir todo tipo de infecciones.
• SISTEMA INMUNE: ayuda a reforzar las defensas del cuerpo notablemente, lo cual ayuda a prevenir contagios y ayudar a erradicar todo tipo de enfermedades.
• CÉLULAS CANCEROSAS: se han hecho estudios de los efectos del Noni en las llamadas células cancerosas y pulmonares Lewis.
• FUMADORES: de gran ayuda para depurar los pulmones de los fumadores.
• DEPRESIÓN, CANSANCIO y ÁNIMO BAJO: ayuda a elevar el ánimo y los estados depresivos.
• ENFERMEDADES Y NONI: tomar la pulpa de esta fruta puede ser muy favorable para ayudar a tratar problemas como presión alta, artritis, cólicos menstruales, úlceras gástricas, torceduras, indigestión, heridas, arterioesclerosis, problemas con válvulas sanguíneas, problemas de circulación, senectud, adicción a las drogas, alivio de dolores y muchos más.
• PIEL: tomar Noni con frecuencia ayuda a menguar muchos problemas de la piel, ya que actúa como un fuerte depurativo limpiando a profundidad sangre e intestinos, principales responsables del estado de salud de la piel.
  • Muy útil para todas las afecciones de las vías respiratorias como tos, asma, catarros, gripes etc. Ayuda, además, en casos de alergia.

9- El aceite de coco.  Apoya el funcionamiento de la tiroides. El aceite de coco es lo mejor para la piel. Contiene ácidos grasos de cadena corta que hidratan los tejidos y apoyan el sistema inmune. Al consumirlo, el cuerpo expulsa los aceites insanos del sistema, así como otros residuos y los reemplaza con el aceite de coco que es más sano. Los nutrientes de alta calidad son absorbidos, y el cuerpo expulsa los “impostores” tóxicos.

10- El Alga Kelp. Contiene gran cantidad de nutrientes como el iodo. Ayudó a salvar a gran cantidad de personas después de la radiación de Hiroshima.




Consumir algas kelp, es una buena manera de mantener un metabolismo en perfectas condiciones.
Este tipo de algas crecen en zonas poco profundas del litoral patagónico. Tienen un color pardo y son planas y alargadas. Como toda alga tiene un sabor característico propio de los productos del mal, ya que contiene altas cantidades de minerales entre los que destaca el yodo, que es precisamente el encargado de actuar directamente en el metabolismo. A pesar de todo este tipo de algas contienen otra serie de nutrientes como la fibra, y tienen otros efectos en el organismo que no vamos a pasar por alto.
Ante todo vamos a destacar los minerales y oligoelementos que nos brindan. Entre ellos, como ya hemos comentado está el yodo, ya que como todo producto marino es una gran fuente de esta sustancia. El calcio es otro de los minerales que nos aporta. Por este motivo el consumo de este tipo de algas nos ayudará a mantener en perfecto estado la glándula tiroides, que es la causante del funcionamiento correcto del metabolismo. Las dosis de yodo que nos brinda evitará la aparición del bocio causado por un mal funcionamiento del tiroides que se traducirá en desajustes metabólicos. En el caso del calcio la cosa cambia, ya que nos ayudará a tener uno huesos fuertes.
Conseguir un correcto funcionamiento del metabolismo lo que nos ayudará es a mantener el peso de manera fácil y sencilla. Pero no solamente nos ayudarán a mantener un cuerpo en perfectas condiciones, sino que además nos ayudan a depurar el organismo y protegerlo de los metales pesados que se acumulan y que pueden hacernos mal a largo plazo. La función que tienen como purificadores de las arterias es algo que no podemos pasar de largo, algo que hace que sea un alimento ideal para controlar el colesterol.
Su alto contenido en fibra hace que sean un alimento ideal para combatir el estreñimiento y mantener un cuerpo libre de toxinas y sustancias nocivas. Además nos ayudarán a mantener un equilibrio corporal y fomentarán un bienestar general. Por ello es necesario que las introduzcamos en nuestra dieta.
Resultado de imagen para espirulina azul
11- Espirulina y otras algas verde-azuladas. Llenas de aminoácidos y antioxidantes. Son buenísimas para el sistema inmunológico y ayudan a producir células madre. En combinación con la baya del camu camu, es el “mejor armamento para el sistema inmunológico”.
La espirulina es una micro-alga y su color verde intenso se debe a su alto contenido de clorofila y los pigmentos más azulados se deben a la presencia de un antioxidante llamado Ficocianina.
Esta maravillosa alga posee una amplia variedad de nutrientes, por lo que es considerada un super-alimento.
Su composición es de un 60% a 70% de proteínas, y posee todos los aminoácidos esenciales. Además, posee muchas vitaminas (A, B1, B2, B6, E y K) y antioxidantes. La espirulina también tiene un efecto alcalinizante, lo que es esencial para mantener nuestro cuerpo libre de enfermedades. Otros componentes de la espirulina son los minerales y ácido grasos esenciales, que cuesta encontrar en los alimentos que consumimos comúnmente.
Además, la espirulina puede ayudar a combatir la anemia, ya que contiene mucho fierro, casi tanto como la carne roja, y más aún  contiene clorofila, que también tiene propiedades que ayudan a mantener nuestra sangre saludable.
Hoy en día todos están protegiéndose del sol utilizando cremas, y ropas con protección UV, pero también hay otras formas y una de ellas es consumir espirulina. Al comer espirulina, hay ciertos antioxidantes que ayudan a nuestras células a resguardarse de la radiación UV.
La espirulina contiene vitamina B12, y por lo mismo es un alimento que es altamente consumido por vegetarianos y veganos. Sin embargo, hay ciertos doctores especializados (ver fuentes al final del artículo) en el tema que han demostrado que el tipo de vitamina B12 presente en la espirulina no genera los mismo efectos en el cuerpo humano que la vitamina B12 proveniente de otras fuentes. Por lo tanto, si quieres mantener tus niveles de vitamina B12 dentro de un rango óptimo, y has elegido no consumir productos animales,  lo ideal es tomar un suplemento.
La espirulina se vende en forma de polvo, tabletas o cápsulas. Muchas veces las personas prefieren una tableta o cápsula porque no les agrada el sabor. En polvo, puede ser utilizada en ensaladas, batidos, leches, etc. A veces a las personas les parece extraño el color, ya que con una pequeña cantidad todo se tiñe de verde-azulado.
Recuerda que la espirulina es un alimento que tiene muchas propiedades medicinales, por lo que es poco probable que tenga efectos secundarios, a menos de que tengas alergia.
Las dosis recomendadas son de 3 a 5 gramos para niños y principiantes y luego puedes aumentar hasta consumir de 5 a 10 gramos.

12- Fitoplancton Marino. La base de la cadena alimentaria en el mundo. Contiene ATP, que es la moneda de energía de nuestro cuerpo y por lo tanto nos provee de energía pero de forma equilibrada. Nos mantiene alerta, despiertos, pero no sobre-estimulados como lo haría la cafeína.


Fuentes:
http://archive.azcentral.com/
http://www.lovinglife.cl/
http://www.vitonica.com/
http://articles.mercola.com/
http://www.bayasgoji.es/comocomerlas.html
LA BIOGUÍA.



http://saikualternativo.blogspot.com.ar/

Alimentación y Sistema Inmunológico


Estrés prolongado, dietas inadecuadas, cambios bruscos de temperatura o el descanso insuficiente provocan que nuestro cuerpo se resienta y desciendan nuestras defensas.


Hay signos, como pupas en los labios, cansancio mayor del habitual, heridas que tardan en cicatrizar, dolores musculares sin haber practicado ejercicio o fragilidad del cabello, que delatan que las defensas de nuestro organismo están bajas. Si bien lo ideal sería evitar, en la medida de lo posible, hábitos y situaciones que puedan debilitar nuestro organismo, una alimentación adecuada también puede ayudarnos a superar épocas duras, pues permite reforzar el sistema inmunológico, que nos protege de bacterias, virus y otros organismos patógenos.

Recomendaciones para potenciar nuestras defensas
  • Aprender a llevar un ritmo de vida más relajado y a evitar el estrés, uno de los principales enemigos de nuestro sistema inmune.
  • Dormir el suficiente número de horas para favorecer el correcto funcionamiento de nuestro sistema de defensas.
  • Realizar regularmente actividades físicas de intensidad moderada (caminar a paso ligero, nadar, bicicleta.
  • Recurrir a los baños de temperatura alterna (fría, caliente) que estimulan la circulación sanguínea y linfática y fortalecen el organismo.
  • Seguir una dieta variada, basada en alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales.
  •  Consumir plantas medicinales que ayudan a reforzar la inmunidad (equinácea, tomillo, escaramujo, ajo, hojas de grosello negro, espino amarillo, etc.). 

Una dieta equilibrada refuerza el sistema inmunológico

Aparentemente la ingesta energética tiene una manifiesta influencia en la actividad inmunológica, tanto por exceso como por defecto de calorías. El aporte excesivo de energía puede afectar a la capacidad del sistema inmunológico de combatir infecciones, por lo que la obesidad está ligada a una mayor incidencia de enfermedades infecciosas.

Además, las personas obesas son más propensas a desarrollar enfermedades cardiovasculares que, a su vez, están relacionadas con alteraciones de la función inmunológica. Pero también las personas desnutridas presentan un mayor riesgo de contraer infecciones, al igual que quienes siguen regímenes de adelgazamiento de menos de 1.200 calorías al día u otros de mayor número de calorías pero desequilibrados, ya que esas dietas pueden hacer disminuir la función inmunológica.

La reducción de las grasas en la dieta no sólo sucede fundamental para controlar el peso, sino también para el óptimo funcionamiento del sistema inmunológico. Parece ser que las dietas ricas en grasa reducen la respuesta inmunológica, aumentando así el riesgo de infecciones. Por lo tanto, si se reduce el contenido de grasa en la dieta, la actividad inmunológica aumenta. No obstante, no es sólo una cuestión de cantidad, la procedencia o calidad de las grasas que introducimos en nuestra alimentación cotidiana también es importante. Conviene incluir en nuestra dieta  frutos secos, aceite de oliva y girasol o soja o aceite de linaza para asegurar un aporte equilibrado de diferentes grasas esenciales para la salud. 

Consumir regularmente productos lácteos fermentados como yogur o kefir contribuye, asimismo, a aumentar las defensas inmunológicas. De hecho, hay estudios que demuestran que quienes toman regularmente leches fermentadas presentan, además de una mayor resistencia a los microorganismos que provocan las intoxicaciones alimentarias, un mejor estado del sistema inmunológico. 

Finalmente, el mantenimiento en condiciones del sistema inmunológico requiere un consumo constante de todas las vitaminas y minerales necesarios. Para ello, hay que asegurarse de seguir una dieta equilibrada que incluya variedad de alimentos en las cantidades adecuadas.


Inmunonutrición. Nutrientes directamente relacionados con el sistema inmunológico

La relación existente entre el estado nutricional de una persona y su resistencia a padecer infecciones es un hecho conocido desde hace tiempo. Los estudios clínicos sugieren que cualquier deficiencia nutricional altera la inmuno competencia e incrementa la susceptibilidad a padecer infecciones.

De modo que cualquier alteración en las defensas del individuo, puede hacer sospechar sobre la existencia de una situación de malnutrición de mayor o menor gravedad o de algún tipo de deficiencia nutricional.

  • Vitamina C: Aumenta la producción de interferón (sustancia celular que impide a una amplia gama de virus provocar infecciones), por lo que la inmunidad se puede potenciar. Además, esta vitamina es necesaria para formar colágeno, un componente esencial de las membranas de las células, por lo que la vitamina C contribuye al mantenimiento de las barreras naturales contra las infecciones.
  • Fuentes alimentarias: Guayaba, kiwi, mango, piña, caqui, cítricos, melón, fresas, bayas, pimientos, tomate, verduras de la familia de la col, frutas y hortalizas en general.
  • Vitamina E: Diversos estudios han demostrado que aumenta la respuesta inmunológica (se administró 200 mg/día de esta vitamina a personas que no seguían una alimentación sana y con defensas bajas, y su respuesta inmunológica mejoró notablemente).
  • Fuentes alimentarias: Aceite de germen de trigo, aceite de soja, germen de cereales o cereales de grano entero (pan, arroz y pastas alimenticias integrales, etc.), aceites de oliva (principalmente, el virgen extra de primera presión en frío), vegetales de hoja verde y frutos secos.
  • Vitamina A: representa un papel esencial en las infecciones y en el mantenimiento de la integridad de la superficie de las mucosas (barreras naturales contra las infecciones).
  • Fuentes alimentarias:
  • Boniatos
  • Zanahorias
  • Calabazas
  • Calabazas de invierno
  • Espinacas
  • Col rizada
  • Hojas de remolacha
  • Brócoli
  • Vegetales de hojas verdes
  • Pomelos
  • Toronjas rosadas
  • Mangos
  • Naranjas
  • Limones
  • Albaricoques
  •  
  • Fuentes alimentarias de beta-caroteno: Cuando el organismo lo solicita, se transforman en vitamina A. Verduras de color verde o de coloración rojo, anaranjado, amarillento y algunas frutas (albaricoques, cerezas, melón, melocotón, etc.
  • Vitaminas del grupo B: Se han descrito alteraciones del sistema inmunológico asociadas al déficit de vitaminas del grupo B. La carencia de ácido fólico o vitamina B9 suprime la respuesta de algunos linfocitos, lo que a su vez se acompaña de una disminución de anticuerpos (sustancias que luchan contra los gérmenes y tóxicos). También se sabe que las deficiencias de tiamina o B1riboflavina o B2ácido pantoténico o B5biotina o B8 ycianobalamina o B12, pueden disminuir la producción de anticuerpos.
  • Fuentes alimentarias: El complejo vitamínico B aparece en la mayoría de alimentos de origen vegetal (verduras, fruta fresca, frutos secos, cereales, legumbres) huevos y en los productos lácteos). El ácido fólico o vitamina B9 se encuentra mayoritariamente en la verdura de hoja verde, legumbres verdes, frutas, cereales de desayuno enriquecidos.
  • Flavonoides: No se consideran nutrientes, son sustancias propias de plantas (colorantes) de acción antioxidante. Están presentes en numerosos vegetales, algunos de los cuales potencian la acción de la vitamina C.
  • Fuentes alimentarias: Verduras de la familia de la col, verdura de hoja verde, frutas rojas, moradas y cítricos.
  • Hierro: El déficit de hierro es relativamente frecuente y afecta principalmente a jóvenes y embarazadas; disminuye la proliferación (multiplicación y crecimiento) celular y la respuesta inmunológica.
  • Fuentes alimentarias: lentejas, frijoles, remolacha, espinaca, achicoria..
  • Cinc: La carencia de cinc es relativamente frecuente en niños, mujeres embarazadas, madres lactantes, ancianos  o que realizan dietas bajas en calorías. El consumo habitual de tabaco también se puede considerar factor de riesgo de déficit. Su carencia influye en el sistema inmunológico y afecto fundamentalmente a órganos linfoides (que producen linfocitos) y a la respuesta inmunológica.
  • Fuentes alimentarias: semillas de calabaza, quesos curados, legumbres y frutos secos, cereales completos.
  • Selenio: El déficit de selenio afecta a la inmunidad, estando disminuida, entre otros, la actividad bactericida, la respuesta de los anticuerpos frente a ciertos tóxicos y el desarrollo de linfocitos.
  •  Fuentes alimentarias:  cereales,  frutas y verduras.


Recomendaciones alimenticias, dónde encontrar los distintos tipos de nutrientes

Fruta: Las frutas y sus zumos nos aportan agua, azúcares, vitaminas, minerales y fibra. Es recomendable un consumo frecuente de frutas enteras y frescas, al menos tres piezas al día y todos los días debemos tomar alguna rica en vitamina C, ya que suponen uno de los mejores aportes de fibra para nuestro cuerpo. Por su parte las frutas desecadas se caracterizan por un menor contenido en agua y un mayor aporte calórico.

Verduras y hortalizas: Son fuente de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, por lo que es recomendable consumirlas diariamente, nuestro entorno nos ofrece una amplia variedad que debemos aprovechar. Se recomienda un consumo mínimo de 300g diarios, aunque lo deseable sería llegar a unos 400g, priorizando las variedades de temporada. Es preferible que una de las raciones sea en crudo y otra cocinada, evitando la pérdida de nutrientes.

La mejor manera de aprovechar todas sus vitaminas y minerales es tomarlas en crudo, solas o en ensalada. Al horno o a la plancha es otra deliciosa opción. Si las hervimos conviene aprovechar el agua sopas o purés para aprovechar los minerales, mientras que si las cocemos al vapor mantendremos la mayoría de los nutrientes.



Legumbres: Son una buena fuente de proteínas y si las mezclamos con cereales obtenemos un aporte de proteínas de mayor calidad. Aportan hidratos de carbono, proteínas, fibra, vitaminas y minerales. Además, nos ayudan a tener una mayor sensación de saciedad y, consumiéndolas de 2 a 4 veces a la semana, juegan un papel importante en la prevención del cáncer de colon, así como en la reducción de los niveles de colesterol.

Cereales: Nos proveen de una fuente importante de energía. Los integrales son más ricos en vitaminas, minerales y fibra que los refinados.

Frutos secos: Poseen un alto contenido energético y son un importante aporte de ácidos grasos insaturados, fibra, vitamina E, y tienen efectos antioxidantes. Además, ayudan a controlar los niveles de triglicéridos y colesterol sanguíneo; por su contenido elevado en fibra vegetal son útiles a la hora de regular el tránsito intestinal. La ingesta recomendada es de 3 a 7 raciones de 30 gramos por semana, al natural y sin sal.

Azúcares, dulces y bebidas azucaradas: Los azúcares de absorción rápida, como azúcar de mesa y la miel, se caracterizan por aportar energía y aumentar la palatabilidad de los alimentos y bebidas. Sin embargo, son un grupo de alimentos superfluos (nutricionalmente hablando) y su consumo no es necesario, por lo que debe ser moderado, y debemos procurar elaborar los dulces en casa y con productos integrales.

Aceites y grasas: Son esenciales para nuestra salud porque intervienen en la composición de las células. Deben consumirse con moderación debido a su elevado aporte calórico. Son mucho más saludables las grasas de origen vegetal, sobre todo el aceite de oliva virgen, y debemos limitar el consumo de grasas saturadas de origen animal presentes en las carnes, embutidos, productos de pastelería y bollería y grasas lácteas. El consumo de margarinas aún siendo de origen vegetal debe limitarse ya que en su proceso de elaboración se forman ácidos grasos, que pueden comportarse como factores de riesgo en la enfermedad cardiovascular.

Bebidas alcohólicas fermentadas: El vino, cerveza, cava, sidra pueden consumirse con moderación y debe ser una opción personal y responsable. Sobre todo al vino tinto y a la cerveza se les atribuyen propiedades como disminución de riesgo cardiovascular y protección frente a otras enfermedades pero siempre con un consumo moderado. Son una fuente importante de vitaminas, minerales y antioxidantes naturales. No deben sobrepasarse las 2-3 unidades al día en varones y algo menos (1-1,5 unds) en mujeres.

Agua: Es imprescindible para el mantenimiento de la vida ya que todas las reacciones químicas de nuestro organismo tienen lugar en medio acuoso. Además el consumo adecuado de agua ayuda a prevenir el estreñimiento y a normalizar el tránsito intestinal. El consumo recomendado es de 1 a 2 litros por día.