COMO TRATAR EL ASMA CON ACEITES ESENCIALES





Junto con el corazón, nuestro sistema respiratorio es responsable de algunas de las funciones más vitales en nuestros cuerpos. 
Un funcionamiento respiratorio débil - ya sea menor o serio - puede tener efectos adversos en la salud física o mental. 
Aunque nada puede sustituir el diagnóstico y el tratamiento por parte de un profesional de la salud, existe una gran variedad de estrategias naturales para curar problemas respiratorios. 
Una de esas estrategias es el uso de la aromaterapia: un sistema en el cual los aceites esenciales se usan para aliviar, curar y proteger de diferentes enfermedades. 
El asma por ejemplo, es una enfermedad crónica del sistema respiratorio que responde bastante bien a la aromaterapia.

El asma es una enfermedad pulmonar obstructiva y difusa caracterizada por tos, dificultad para respirar y sibilancias (sonido del pecho como silbido). 
Es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas situadas dentro de los pulmones. 
La característica que define al asma es la inflamación de los bronquios, lo cual conduce a que se hagan más gruesos y de luz más estrecha, produzcan más moco y sus fibras musculares se contraigan con más facilidad. 
Los bronquios inflamados son excesivamente irritables y muy sensibles al contacto con distintas sustancias inhalantes y ante determinadas situaciones, estímulos que en conjunto se llaman agentes desencadenantes.

La consecuencia de la inflamación de los bronquios y de la disminución de su calibre es que el paso de la corriente o flujo del aire a su través es más difícil, y ello causa en última instancia los síntomas de la enfermedad. En el asma, el estrechamiento de los bronquios puede modificarse en un corto período de tiempo, por lo que los síntomas son característicamente muy variables, agravándose o aliviándose según sea más o menos intenso el obstáculo al paso del aire.

Miles de personas padecen de asma y alergias. El padecer asma puede ser muy angustiante, desde la sensación misma del ahogo, la sed de aire, hasta las situaciones que se viven en casa o fuera de ella, ante una crisis cuando no se sabe muy bien qué hacer. La aromaterapia puede funcionar como una forma natural para aliviar los síntomas del asma, sin los efectos secundarios que incluyen algunos medicamentos prescritos. Algunos doctores advierten que el uso de la aromaterapia durante un ataque de asma puede de hecho empeorar, pero la aromaterapia para el asma entre los ataques puede ser utilizada como una medida de seguridad. Existen aceites esenciales que tienen propiedades descongestionante y propiedades antiespasmódicas, que realmente ayudan a aliviar los síntomas del asma.

Bien puede ser una sorpresa para ti, pero un montón de gente ha tenido éxito con el uso cotidiano de los aceites esenciales para distintas dolencias. Los asmáticos no son la excepción. Muchas de estas personas están haciendo en la actualidad uso de la aromaterapia como una solución de tratamiento en el hogar del asma con sus inhaladores médicos, o, en algunos casos, en lugar de los inhaladores.

Los aceites esenciales son un maravilloso regalo de la naturaleza, pero es importante resaltar que no todos los aceites son aptos para consumo, ya que en el mercado existen muchos sintéticos que no aportan ninguna propiedad medicinal,  Se puede usar un aceite a la vez o en mezclas complejas, dependiendo de la experiencia del consumidor y los beneficios que éste necesite. Estos aceites esenciales se administran por vía oral, tópica o aromática.

Los aceites esenciales que se usan en la aromaterapia trabajan de dos maneras:

1) Al ser antibacterianos y antivirales, pueden atacar directamente a los gérmenes y matarlos de raíz.

2) Estimulan nuestro sistema inmunológico para estar mejor preparado para batallar contra las enfermedades antes de que tengan oportunidad de establecerse en nuestros cuerpos. Cuando se trata de condiciones respiratorias, algunos aceites esenciales funcionan mejor que otros.

El uso de aceites esenciales es una manera segura de evitar el fenómeno de resistencia en los microbios como ha sido el caso con los antibióticos, porque las esencias aromáticas son capaces de destruir incluso las colonias más resistentes, de manera selectiva.

Las infecciones respiratorias que incluyen problemas de nariz, pulmones y garganta responden de manera positiva a los aceites esenciales.

Aceites esenciales antibacterianos y antivirales para dolores de garganta, gripes, resfriados entre otras, incluyen:

- Limón (LEMON, Citrus limon)
- Eucalipto (EUCALYPTUS, Eucalyptus Radiata)
- Lavanda (LAVENDER, Lavandula angustifolia)
- Melaleuca (MELALEUCA, Melaleuca alternifolia)
- Menta (PEPPERMINT, Mentha piperita)

Aceites esenciales antiespasmódicos para asma, tos entre otras, incluyen:

- Manzanilla Romana (ROMAN CHAMOMILE,  
Anthemis nobilis)
- Limón (LEMON, Citrus limon)
- Bergamota (BERGAMOT, Citrus bergamia)
- Albahaca (BASIL, Ocimum basilicum)
- Romero (ROSEMARY, Rosmarinus officinalis)

Aceites esenciales expectorantes para tos y catarro incluyen:

- Incienso (FRANKINCENSE, Boswellia frereana)
- Limón (LEMON, Citrus limon)
- Eucalipto (EUCALYPTUS, Eucalyptus Radiata)

Es recomendable evitar cualquier posible resistencia de parte de los gérmenes combinando siempre 3 o 4 aceites esenciales. Este acercamiento tenderá a minimizar cualquier riesgo de resistencias adquiridas a cualquier aceite y es poco probable que la bacteria sea resistente al mismo tiempo a otros aceites en la mezcla.

El estrés y el insomnio suelen acompañar a las enfermedades respiratorias y la aromaterapia es una gran manera de relajarse. 

Para relajar al cuerpo y la mente, añade 3 gotas de cada uno de los siguientes aceites esenciales: Incienso y Limón a media taza de sal en grano y coloca esta preparación en el agua de la tina de baño. Toma un baño restaurador y calmante antes de dormir.

Cuando los estados agudos de una enfermedad se enfrentan exitosamente implementando tratamientos de medicina natural, se marca un punto decisivo en la enfermedad subyacente

El uso de Los aceites esenciales para masaje en el pecho puede ser eficaz en el alivio de los síntomas de asma, ya que ellos despliegan actividad antiinflamatoria y antiespasmódica que ayudará a reducir los episodios de crisis de asma. Aplicar aceites esenciales en el pecho durante un ataque de asma en realidad podría ayudar a detener la dificultad respiratoria en unos minutos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los aceites esenciales se utilizan para prevenir un ataque de asma.

PROTOCOLO SUGERIDO PARA PREVENIR ATAQUES
Frote 2- 4 gotas de aceites esenciales, dando un leve masaje en las palmas de los pies por las mañanas y las noches, comenzando con algo suave como Lavanda y luego con aceites expectorantes como Eucalipto, finalmente use Romero. Si hay estrés frote un poco de Bergamota o aceites relajantes.

Si las crisis son muy recurrentes coloque en una cápsula vegetal de 3 a 5 gotas de incienso por la mañana.


PROTOCOLO SUGERIDO PARA AYUDAR DURANTE UN ATAQUE.
Eucalipto (EUCALYPTUS, aceite esencial de Eucalyptus Radiata)
Hacer uso de aceite de eucalipto es sin duda una opción a considerar. Sin embargo, hay que ser cauteloso. Está en la lista de los aceites más fuertes. Una pequeña gota puede bastar para la limpieza de sus fosas nasales y abrir los bronquios y los pulmones.

Lavanda (LAVENDER, aceite esencial de Lavandula angustifolia)
Cuando respirar a causa del asma parece difícil, la inhalación de vapor con aceite de lavanda vendrá a su rescate. Añadir de 6 a10 gotas de aceite esencial de lavanda en un recipiente con agua caliente. Inhalar el vapor de la esencia de lavanda tiene un alto valor terapéutico, y puede proporcionar un alivio inmediato de los ataques de asma.

Incienso (FRANKINCENSE, aceite esencial de Boswellia frereana)
El aceite esencial de incienso tiene una larga historia de uso como un refuerzo antiasmático. Basta con difundir aceite esencial de incienso e inhalar su aroma para mejorar la condición. Poner unas gotas de aceite esencial de incienso en su pañuelo, después de lo cual inhalar regularmente también ayudará a calmar el tracto respiratorio.

Menta (PEPPERMINT, Mentha piperita)
El aceite de menta actúa como un antihistamínico natural que también podría contribuir a controlar el asma de manera efectiva. Tratar con aceite esencial de menta es otra forma de evitar problemas de asma. Todo lo que necesitas es aplicar dos o tres gotas de ella en su pecho y luego descansar y relajarse. Pronto, los pulmones comienzan a limpiarse. No es tan fuerte como el eucalipto, pero algunas personas encuentran que el eucalipto se vuelve demasiado fuerte.

El aceite de menta también actúa como broncodilatador, es decir, amplía las vías respiratorias, por lo tanto, permite el libre flujo de aire a los pulmones. Es calmante del tracto respiratorio, y puede aliviar los problemas respiratorios relacionados con el asma. Poner unas gotas de aceite esencial de menta en el nebulizador (que contiene agua destilada) y después de inhalar podría ayudar a despejar los pulmones.

Los síntomas del asma pueden mejorar cuando se inhala la fragancia difusa dentro de la habitación. Los difusores son dispositivos que ayudan a propagar la fragancia de aceites esenciales dentro de una habitación. Los aceites esenciales se atomizan en partículas de iones minutos y aniones de oxígeno activo, que son más fácilmente absorbidos por el cuerpo humano que los aceites difundidos por difusores convencionales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario