Resistencia a los antibioticos y sus peligrosas consecuencias

Resultado de imagen para antibioticos

Los antibióticos son medicamentos que se usan para tratar las infecciones bacterianas, y es muy común que sean recetados por los médicos ante una consulta.

Pero las bacterias mutan y se vuelven farmacorresistentes mucho más rápido. ¿Por qué?  Por su uso extendido, generalizado e indebido; y también por las fallas en la prevención y control de las infecciones.

 ¿Cuál es el problema de esto? Que infecciones como la neumonía o la tuberculosis se vuelvan más difíciles de tratar; que las internaciones se hagan más extensas; que aumenten los costos médicos (fármacos más costosos, y mayor carga económica para las familias); y que aumente la tasa de mortalidad.

Esto quiere decir que el mundo podría llegar a una era post-antibióticos en la que infecciones comunes y lesiones menores podrían causar directamente la muerte. Además, si no se tienen antibióticos eficaces, los trasplantes de órganos, la quimioterapia y las intervenciones quirúrgicas se volverán mucho más peligrosas.
Esto puede afectar a cualquier persona de cualquier lugar del mundo, por la misma circulación de ellas de un sitio a otro. Por eso, se ha vuelto, para la OMS, "una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo".  En el mundo, de acuerdo a un informe del gobierno británico, son cerca de 700.000 las personas que mueren por año a causa  de infecciones resistentes a los antibióticos. Si todo sigue igual, esta tasa aumentará a 10 millones anualmente en poco más de tres décadas.

Además, no es solo una cuestión de nosotros, los humanos. Muchos de antibióticos se usan para asegurar una mejor salud de los animales criados para alimento; pero, las bacterias que también desarrollan resistencia en ellos terminan infectando a las personas a través del contacto con los animales, o mediante los alimentos.
¿Qué podemos hacer?

Para prevenir y controlar esta resistencia, la OMS recomienda:


Tomar antibióticos solo cuando los prescriba un médico certificado.
No pedir antibióticos si los médicos dicen que no es necesario.
Seguir las indicaciones médicas cuando se toman.
No usar antibióticos que le sobraron a otros.
Lavarse bien las manos, cocinar en buenas condiciones higiénicas, evitar el contacto íntimo con enfermos, cuidando la seguridad en las relaciones sexuales y manteniendo las vacunaciones al día.
Es importante que cambiemos nuestros hábitos. Si seguimos como hasta ahora, esto será una verdadera amenaza a la salud de todo el mundo. 

En realidad la población está saturada de los medicamentos que les dan a los animales y que se recibe principalmente  través de los lácteos que consume!!!!!!

HAY PLANTAS CON PROPIEDADES ANTIBIÓTICAS Y ANTIVIRALES, que puedes usar sin los riesgos de los medicamentos


Resultado de imagen para plantas antibioticas

Acacia (Acacia farnesiana, nilotica)

Algunas especies de esta planta tienen propiedades antibacterianas debido a su contenido de taninos en diferente concentración. Se utilizan sus hojas y frutos.

Ajo (Allium sativum)

Su bulbo tiene propiedades antibacterianas gracias a la aliína, un aminoácido azufrado. También es antioxidante. Por eso es excelente tanto para preparar compuestos medicinales como para incorporarlo en las comidas.

Bardana (Arctium lappa)

Esta planta tiene propiedades antimicóticas (antihongos) que deberían estudiarse más. Se puede, por ejemplo, preparar un extracto de raíces frescas en alcohol para tratar los hongos de las uñas. Deben ser plantas de 2 años cosechadas luego de dar semillas.

Capuchina (Tropaeolum majus)

En sus hojas y flores, esta planta tiene propiedades antibióticas derivadas de su contenido en un isotianato. Está comprobada su eficacia ante varias bacterias comunes. Se utiliza tanto por vía externa como interna, en afecciones respiratorias y urinarias.


Comino (Cuminum ciminum)

Su aceite esencial es antifúngico (anti hongos).


Eucalipto (Eucalyptus globulus y otras sp)

Antiséptico de las vías respiratorias y vías urinarias, pero recomendado para uso externo, ya que interno puede traer complicaciones.

Jacarandá (Jacaranda mimosaefolia)

Sus frutos contienen ácido glutámico y aceites fijos que le proporcionan propiedades antimicrobianas; por eso se ha estudiado, por ejemplo, usarlo para conservar los alimentos en lugar de recurrir a componentes químicos.

Pino (Pinus silvestris)

Su aceite esencial es antiséptico y se utiliza a nivel externo y en las vías respiratorias. Se recomienda para otras infecciones, como las urinarias, pero hay plantas con efectividad más comprobada para ellas.

Resultado de imagen para plantas antibioticas

Tomillo (Thymus vulgaris)

Es una planta muy completa, ya que es antiséptica, antimicótica y con una comprobada acción antiviral. Es utilizado como compuesto de muchos anti herpes.

Marcela (Achyroclyne satureoides)

Sus flores en extracto hidroalcohólico tienen una comprobada actividad antiviral. Es una planta poco conocida aunque de uso extendido en el Amazonas y el sur de Sudamérica.

Milenrama  (Achillea millefolium)

Su extracto alcohólico tiene propiedades antivirales y se usa desde tiempos remotos para sanar heridas con más velocidad.

Nogal (Juglans regia)

Su corteza ha demostrado ser antimicrobiana, y aunque falta mucho por investigar se conoce que tiene actividad contra estafilococos, cándida, colibacilos, pseudomonas y otros.

Orégano (Origanum vulgare)

Se puede usar tanto en extractos acuosos y alcohólicos como en aceite esencial. Puede ayudar a controlar bacterias, hongos y virus y tiene la ventaja de que su extracto acuoso es muy fácil de obtener por decocción.
Uña de gato (Uncaria tormentosa)

Se utiliza la raíz o rizoma. Los extractos alcohólicos o hidroalcohólicos son potentes antivirales, mientras que los extractos acuosos se utilizan como potenciadores inmunitarios. Ésta es una planta que ha demostrado una eficacia poco común en potenciar el sistema inmunitario para el tratamiento de lesiones tumorales.

Jengibre (Zingiber officinale)

Lo mejor de esta planta es que es muy fácil de incorporar en un té o infusión, y sus propiedades antibacterianas ayudan a combatir las enfermedades más comunes, como resfriados y gripe.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias!Lo voy a tener en cuenta!

    ResponderEliminar
  2. Muy claro y sustancioso esto debería difundirlo todos los lectores de tus artículos por mi cuenta se lo compartiré a todos mis conosidos. Muchas gracias por esta gran informacion

    ResponderEliminar