LA ANGUSTIA SE HACE NOTAR EN EL CUERPO

Resultado de imagen para LA ANGUSTIA SE HACE NOTAR EN EL CUERPO


No la esquives ni la ocultes, escúchala, exprésala, porque te está alertando de algo.
Existen estudios científicos, en el campo de la psiconeuroinmunología, que determinan el efecto que ejercen nuestras emociones en el bienestar de nuestro cuerpo y de sus síntomas.
Nuestra predisposición y actitud intervienen en gran medida, a favor o en contra, en la salud y el bienestar de nuestro cuerpo.
¡Aprendamos a escucharnos!
Cuando vivimos angustiados, no solo experimentamos emociones y sensaciones tóxicas, sino que, si no somos capaces de detenerlas a tiempo, estas buscarán un«camino» para esconderse y alojarse en algún órgano de nuestro cuerpo hasta enfermarlo.

Sería muy ingenuo creer que el dolor de estómago se relaciona solo con lo que cenaste noches atrás.

El tema es que nuestro cuerpo sufre junto a nosotros.
A esto que sentimos físicamente lo denominamos somatización.
• dolores de cabeza
• dolores de espalda
• mala digestión
• insomnio
• temblores
Estos son algunos de los síntomas que debemos tener en cuenta para controlar nuestras emociones en cuanto aparezcan.

Por lo tanto, no nos acomodemos en esta situación de tomar como normal o pasajero el malestar que experimenta nuestro cuerpo.


Si no te dispones a resolver lo que te pasa, tu propio cuerpo
comenzará a alertarte, te pasará factura y, entonces, aunque no quieras, tendrás que escucharlo.

TÉCNICAS Y ESTRATEGIAS SENCILLAS PARA SALIR
DE LA ANGUSTIA Y APRENDER A SER UN POCO MÁS FELICES

Para romper el círculo de la angustia, existe un camino cuyos primeros pasos son:

• Disponerte a salir de la angustia, hablar todo lo que necesites, expresarte
Una idea puede ser escribir una carta contándote a ti mismo lo que te está pasando o incluso hablarlo con alguien directamente. Verás el alivio que te genera poder expresar algo que tenías guardado. Te aliento a que lo hagas, te ayudará mucho.

• Aprender a administrar los recuerdos con sabiduría
Los seres humanos poseemos una capacidad extraordinaria para archivar en nuestra memoria todo lo que vivimos y, también, para recordarlo en cuanto lo necesitemos.
Recuerda de cuántas situaciones difíciles y tristes ya has salido, cuántos hechos que te parecían tremendos has superado y de los que has salido incluso más fortalecido.
¿Cuánto dolor superaste con esa traición que sufriste o con la noticia inesperada de la muerte o de la enfermedad de ese familiar querido?
Por cierto, has salido de muchas situaciones, y de la que hoy estás pasando también vas a salir. Su duración dependerá de cómo la asumas y de la prioridad que otorgues a los sucesos tristes que ocurran. La carrera es de los valientes, y la vida la arrebatan los que se animan y presentan pelea. La decisión de seguir te permitirá afrontar cualquier situación que se presente. Por eso tienes que usar las victorias del pasado como muestra de que se puede. Del mismo modo, tienes que saber que hay recuerdos que ya están amarillentos, como una foto vieja. Ya no te sirve verlos todos los días, porque cada vez que lo haces, te vuelves a sumergir en el dolor que atravesaste. Puedes elegir qué cosas recordar y qué cosas no, elegir a qué recuerdos se aferra tu mente. Por eso, si hay álbumes que sabes que hay que tirar, es preciso que lo hagas.

• Redescubrir nuestros aspectos desconocidos
A lo largo de la vida nos damos cuenta de que es en esos momentos de dolor y de angustia cuando aprendemos quiénes somos verdaderamente y cuál es nuestra esencia. A partir de ahí, de esas situaciones, marcaremos la diferencia.
Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.
• Tener disposición y adoptar la actitud correcta.
Con una disposición y una actitud correcta, los resultados serán increíbles . Del dolor y del sufrimiento, si les das lugar, surgirán el potencial, una voluntad de hierro y una capacidad sobrenatural para sobreponerte. El dolor trae desafíos escondidos y oportunidades de oro.

EMOCIONES
TÓXICAS
Bernardo Stamateas


No hay comentarios:

Publicar un comentario