En la piel se manifiesta nuestro estado interior.


Resultado de imagen para PIEL DESNUDA



-LA PIEL ES EL PRINCIPAL CONTACTO QUE TENEMOS CON EL MEDIO AMBIENTE-

Cuando los problemas los tenemos con el exterior


Alergias, acné, psoriasis, alopecia, vitíligo, rosácea.


Ésas son algunas de las enfermedades que afectan directamente a la piel y que pueden causar desde una molestia hasta serios problemas emocionales.

¿Será que nuestra epidermis nos quiere decir algo a través de ellas?

Dicen que los ojos son “el espejo del alma” y puede que sea cierto, pero hay también otra parte del cuerpo que es tan importante como la anterior y que también tiene la virtud de reflejar todo lo que ocurre en nuestro interior.

Hablamos de la piel, el órgano más grande que tiene el ser humano y que no sólo funciona como un verdadero escudo, protegiéndonos de cualquier amenaza proveniente desde el exterior, sino que además evidencia qué es lo que pasa en nuestro interior, sacando a relucir de diversas maneras todas las emociones que a veces tanto nos cuesta exteriorizar.

Es por eso que toda manifestación que se vislumbre en el cuerpo “por fuera” debe ser atendida con una revisión de nuestro interior. Saber qué es lo que sentimos y por qué lo sentimos es sumamente importante para conocer el origen de nuestros padecimientos físicos.

Según explica el médico dermatólogo, Rodolfo Klein, “en todos los libros de dermatología se menciona que la piel en su inicio, cuando estamos en el periodo embrionario, tiene una relación muy cercana con el sistema nervioso.

Por lo tanto muchas células – que forman parte de este sistema – tienen también sus derivados en la piel y por ende se trata de un órgano que manifiesta no sólo lo que pasa a nivel del sistema nervioso sino que también y como decían los antiguos, actúa como un reflejo del alma”.

Para el especialista la piel no sólo es un espejo de las emociones del ser humano sino que además lo es de “todo lo que sucede al interior del organismo”.

Y para ejemplificarlo, el doctor Klein hace mención a padecimientos como el renal (piel se vuelve grisácea), el hepático (piel amarillenta), las alzas de presión (piel enrojecida), entre otros.

En el caso de las emociones, el dermatólogo afirma que en nuestro organismo también funcionan el sistema simpático y el parasimpático, los que entre otras cosas, “controlan los vasos sanguíneos, la presión, la vasodilatación y vasoconstricción”, por eso se explicarían las pieles pálidas frente a un susto o enrojecidas al momento de sentir ira o vergüenza.

El dermatólogo costarricense, doctor José Tabush menciona que “la piel funciona como un escudo protector frente a un mundo al que estamos expuestos de forma continua.


En su ayuda acude el sistema inmunológico, que tiene la capacidad de reconocer a aquellas sustancias nocivas para el organismo y cuyo contacto puede provocar una respuesta cutánea”.


2 comentarios:

  1. Lo comparto plenamente. Excelente la nota.

    ResponderEliminar
  2. Comparto la nota, plenamente. Muy claramente explicado el significado de la enfermedad expresada en la piel y su relación con las emociones.

    ResponderEliminar