MASAJEANDO LOS PIES.

http://sonpareja.com/


¿Trabajas de pie más de ocho horas? ¿Te duelen los pies o los tobillos al final del día? ¿A que no sabías que los pies guardan un gran porcentaje de tensión del cuerpo?

Los pies son una de las partes del cuerpo que más tienden a acumular estrés y presión, y si tomamos en cuenta que en los pies tenemos un gran número de terminaciones nerviosas conectadas a órganos y sistemas (meridianos y puntos de acupuntura), entonces podríamos decir que cuando los pies se estresan también entra en estrés casi todo nuestro cuerpo, lo cual impide que nuestra energía, sangre y buen funcionamiento de órganos y sistemas se haga menos eficiente.

El masaje de pies no sólo es algo realmente delicioso para muchas personas, sino que además al dar un buen estimulo a los pies estamos ayudando a relajar todo el cuerpo, a mejorar el funcionamiento de órganos y sistemas, a que la sangre y la energía restablezcan un flujo armónico y sobre todo a estimular un buen funcionamiento del sistema nervioso, ya que al apretar puntos específicos en nuestros pies aporta en verdad un gran alivio tanto físico como emocional.

¿Cómo dar un buen masaje de pies?

No necesitas ser un experto o experta, basta con tener una buena disposición y saber algunos trucos como los que siguen.

Consigue una crema o aceite especial para masaje, procura que sea natural completamente y de preferencia orgánico para que todas las virtudes de las plantitas y flores puedan hacer sus efectos relajantes o medicinales en la persona o en ti.
Te recomendamos usar aceites de jazmín, rosas, lavanda, geranio,almendras,

Antes de dar el masaje date un buen baño o pide a la persona que lave sus pies con agua caliente. El agua caliente no sólo iniciara el masaje sino que preparara la piel para absorber los aceites. Si además de lavar los pies aprovechas para exfoliarlos con arcilla verde, tallando suavemente hasta el tobillo, ayudarás a una mejor oxigenación, liberarás la piel de los pies de células muertas y tonificarás músculos del pie.

*Una vez que los pies estén listos y limpios, colócalos sobre una toalla limpia y toma el aceite o crema de masaje y unta suavemente en todo el pie, frotando suavemente por el talón, el tobillo y los dedos.
*Amasa bien el pie con suavidad, piensa que es como una bola de plastilina o masa que presionas suavemente utilizando la yema de tus dedos y haciendo presión suave pero firme.
*Utiliza tus dedos pulgares para frotar el pie en la planta, frotando suavemente de arriba hacia abajo.
*Usa los nudillos de tu dedo índice para frotar la planta del pie, dibujando espirales con cierta presión por toda la planta del pie.
*Utiliza un cuarzo con punta redondeada para pasarlo por todo el pie.
*Toma el pie con una mano y con la otra hazlo girar suavemente de un lado al otro. Si hay dolor en el tobillo frota suavemente tus dedos alrededor del huesito de los tobillos.
*Toma el pie con ambas manos y jálalo hacia afuera con ambas manos, permitiendo que resbalen ambas manos del tobillo hasta la punta de los dedos.
*Jala suavemente todos los dedos del pie, recuerda aplicar la crema o el aceite. Pasa lentamente por cada dedo y estíralo hacia atrás y hacia adelante, y aprieta la cabeza de cada dedo del pie suavemente con los dedos de tus manos.
*Toma un pie con ambas manos de forma que tus pulgares queden en la parte posterior del pie. Usa tus pulgares para frotar la parte de arriba de tu pie, deslizando tus dedos por entre los huesitos que encuentres entre dedo y dedo.
*Si no encuentras a alguien que te de masaje, usa un limón entero y con cáscara y ponlo en el suelo. Luego, frota tu pie encima del limón y presiona suavemente.
*Si quieres intensificar el poder curativo de este masaje, trae una tabla de reflexología y detecta los puntos o zonas relacionadas con alguna afección en la persona. Una vez que detectes el punto o la zona, presiona suavemente con el cuarzo y mantén unos instantes la presión.

Los pies son un punto muy erótico por todas las terminaciones nerviosas que posee, así que este masaje es una buena forma de empezar un contacto íntimo o sensual con tu pareja.


Fuente: Biomanantial

Después de una pequeña discusión, quieres hacer que el ambiente en casa con tu pareja se suavice. Por eso, has decidido que cuando vuelva hoy a casa, la vas a dar un masaje en los pies. Los pies, son la parte del cuerpo que más se puede cansar después de una jornada laboral. Estos, son la base de nuestra estructura y de nuestra musculatura.

La parte más muscular de los pies es la parte inferior, que es la zona en la que se encuentran las denominadas almohadillas que se encargan de proteger los huesos. Cuando se quiere masajear esa parte, lo mejor es que se apoye la rodilla. Con los pulgares, se deben realizar movimientos circulares que cubran toda la superficie de la parte inferior. Los movimientos deben hacerse desde la base de los dedos del pie hacia el talón. Mantén la presión de los círculos constante y uniforme. Usa un poco más de firmeza en sus talones; la piel aquí es más dura.

Una vez que se ha repasado todo el pie, hay que dar unos golpes extra por la zona. No te pases con la fuerza o tu pareja se volverá a enfadar. En la parte del arco, mantén una ligera presión con una mano, y estira el pie con la otra. Asegúrate de que no la estás haciendo daño. Esta parte del pie puede ser sensible.



No hay comentarios:

Publicar un comentario