CUIDADO DE LOS OÍDOS.




No introducir objetos

 Es muy frecuente colocar un bolígrafo, un dedo, una uña, un hisopo o un trozo de algodón para rascarse o para limpiar. Sin embargo, pueden dañar las delicadas membranas de los oídos y hasta perforarlos. Para quitar la cera de los oídos, usa el agua caliente de la ducha.  Prestar atención a los niños pequeños porque suelen introducir en sus oídos objetos muy pequeños como piezas de juguetes, semillas o cualquier cosa que encuentran.

Cuidarse del viento

 Puede ser al manejar el coche y dejar la ventana abierta, al andar en bicicleta o correr o simplemente al caminar un día muy ventoso. Algo que es sumamente peligroso para la salud de los oídos es tener un ventilador muy cerca tirando su viento para la oreja. La fuerte circulación de aire en los pabellones auriculares pueden producir zumbidos, inflamación y dolor.



Evitar la exposición al ruido muy fuerte

 Estar en medio de un embotellamiento de tránsito todos los días en el centro de la ciudad no le hace nada bien a tus oídos. Evita estar mucho tiempo en zonas con estas características, con bocinazos. Además, se aconseja reducir la visita a lugares donde hay mucha gente y sonido a alto volumen, como puede ser un concierto, un estadio o una discoteca. 

Cuidado con las piscinas

 Para proteger la salud de tus oídos, no te sumerjas completamente en una piscina, el mar, el río o una laguna. No sólo por el agua en si, sino por otros componentes tales como el cloro, la sal, los microorganismos, la contaminación, plantas, etc. Puede que adquieras una infección o que se te tapen los oídos. Las playas sin bandera azul o con agua poco saludable es mejor evitarlas. Si te encanta darte una zambullida, hazlo despacio, para que la presión del agua no sea tan fuerte en tus oídos, causando daños auditivos. Puedes usar tapones especiales (de material hipoalergénico, ligeros y flexibles) para evitar la acumulación de agua y la otitis (inflamación).
Ya sea en la ducha en casa o en el mar o la piscina en las vacaciones. Es necesario mantener la zona bien seca para evitar la proliferación de enfermedades. La humedad en el conducto auditivo puede causar hongos, por ejemplo, dificultar la audición, etc. Con una toalla suave de algodón pasar por los pabellones de la oreja. Coloca la toalla alrededor y girar la cabeza para que descienda el agua que puede haber quedado alojada, repetir con el otro oído.




Cuidado con los audífonos, auriculares y  celulares

 Los headphones son perfectos para disfrutar de la música sin que los demás tengan que soportarla. Pero a veces, no nos damos cuenta y vamos subiendo cada vez más el volumen. Si escuchas música usando audífonos y al quitarlos sientes como un silbido, entonces o los has utilizado por mucho tiempo o el volumen estaba demasiado elevado. En ese caso, evita escuchar música por este medio durante tres días seguidos, con el fin de que los tímpanos descansen. Una buena medida para saber si el volumen está alto es cuando la persona que está al lado nuestro la puede oír.

La mayoría de las personas no sabe hablar bien con el teléfono y presionan el auricular contra la oreja para escuchar mejor o porque la llamada se entrecorta. Es aconsejable usar “manos libres”


 Higiene correcta

 La limpieza de los oídos es un punto fundamental y no todos conocen cómo hacerlo bien. En el caso del pabellón auditivo externo (la oreja) usa un tejido húmedo, como ser una toalla. El oído medio es delicado y hay que prestarle atención. Lo mejor es colocar una solución con agua marina e isotónica. Algunos optan por usar agua oxigenada. Pero en todos los casos, sin usar hisopos, simplemente vertiendo unas gotitas en el oído y dejar que haga efecto.
Los oídos se pueden tapar por una serie de cosas, como agua en el canal auditivo, exceso de cera o congestión causada por enfermedades o alergias. 

A menudo, los pacientes experimentan un sonido apagado en uno o ambos oídos, mareos y, en ocasiones, dolor localizado. 

Remedios caseros

-Ponga unas gotas de aceite de oliva tibio en el oído. Usted puede hacer esto mediante la inmersión de una bola de algodón en aceite de oliva y ponerlo en el oído durante unos diez a quince minutos. Si la acumulación de cerumen es la causa de la congestión del oído, el aceite de oliva se ablanda la cera y hacer más fácil para usted para que drene.

-Si el frío es la razón por la que están experimentando los oídos tapados, el remedio consiste en soplar sus senos y borrar por completo. No aspire constantemente, ya que están frenando la congestión e incrementar aún más este problema.

-A veces, simplemente bostezar sirve como el mejor remedio. Inducir un bostezo y tratar de mantener el bostezo hasta que te sientas mejor. -Coloque una toalla caliente y húmeda en el oído afectado. El calor que se genera a partir de ella se ablandar la cera y la eliminación de cerumen ayuda.

-Trate de beber mucha agua. El acto de tragar es otro remedio muy simple para curar de la irritación causada por el oído tapado.

Aceite de oliva: Ayuda a tratar las infecciones en el oído.
Introducir suavemente un algodón empapado con aceite de oliva.

Ajo: Es útil en el tratamiento de la perdida de audición. Crudo en ensalada. Maceración de 100 gramos de ajo en 400 gramos de alcohol de vino. Media cucharadita antes de irse a dormir.

Otro remedio consiste en mezclar el jugo de ajo con el jugo de almendras al 50 % e introducir una gota en el oído.

Cebolla: Fluidifica la circulación sanguínea. Macerar 300 gramos de cebolla en un litro de agua durante 12 horas. Tomar tres vasos al día. El jugo de cebolla es un buen remedio para frenar la pérdida de audición. Introducir unas gotas por el oído.

Ginkobiloba: Administrar entre 60 y 240 mg diarios de este producto evita la mala circulación en la cabeza como en la sordera.

Manzana: Es muy beneficiosa para la salud del oído. Cucharadita de vinagre de manzana, mezclado con una cucharada de miel por vaso de agua. Tomar tres vasos diarios durante las tres comidas principales.

Miel de abeja: Aplicarse una gotita de miel de abeja en cada fosa auditiva con un isopo.

Saúco: Ayuda a tratar las afecciones en el oído. Aplicar el vapor resultante del cocimiento de un puñado de flores secas.







Curando el resfriado común con Agua Oxigenada (Peróxido de hidrógeno).

En 1928 Richard Simmons, MD aportó la hipótesis de que los resfriados y los virus de la gripe entran por el canal auditivo. Sin embargo, sus hallazgos fueron despedidos por la comunidad médica.

Según el Dr. Simmons, al contrario de lo que se pueda pensar o se nos ha enseñado acerca de cómo se contagia la gripe o el frío, sólo hay una manera que puedes adquirirlos, y eso es a través del conducto auditivo externo - no a través de los ojos o la nariz o la boca como la mayoría han creído.

Mantener los dedos alejados de las orejas reducirá en gran medida tus posibilidades de capturarlos, pero de nuevo estos virus son microscópicos y pueden nacer en el aire, y pueden aterrizar fuera o incluso dentro de tu oído.

Una vez que han entrado en el interior del oído (oído medio), y que comienzan su proceso de reproducción, desde allí se tiene acceso a todas las vías a lo largo de nuestro cuerpo por el que viajan, infectan y enferman.

En 1938, investigadores alemanes tuvieron gran éxito utilizando peróxido de hidrógeno en el tratamiento de los resfriados y la gripe. Sus datos han sido ignorados (tal vez suprimido) durante más de 60 años.

Durante muchos años, gente de conocimiento han estado atacando el virus de la gripe y el resfriado común desde donde comienzan su proceso de reproducción (y no cuando ya se han diseminado) y eso es en el oído interno (en el centro).
Es importante comenzar el tratamiento tan pronto como aparezcan los síntomas.
Se han encontrado notables resultados en la curación de la gripe y el frío dentro de 12 a 14 horas cuando se administra unas 2-3 gotas de peróxido de hidrógeno al 3% (H2O2) en cada oído infectado, (a veces sólo un oído está infectado).

El H2O2 comienza a trabajar dentro de 2 a 3 minutos en la eliminación de la gripe o resfriado, habrá algunas burbujas y en algunos casos se produce dolor leve.

Espera hasta que el burbujeo y el escosor disminuyan (por lo general 5 a 10 minutos) y luego darse vuelta y drenar el H2O2 sobre algo absorbente y repetir en el otro oído.

Una botella de agua oxigenada al 3% en solución está disponible en cualquier farmacia y es muy económica.


Para curar la gripe tendrás que repetir este proceso dos o más veces a intervalos de una o dos horas hasta que no haya más burbujas al poner HP en el oído (s)

http://saikualternativo.blogspot.com.ar/


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.


Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario