COSMETICA CASERA Y NATURAL.




intothestyle.es




AGUACATE-PALTA: su pulpa es muy rica en ácidos grasos. Excelente para mascarillas nutritivas y antivejacimiento.
COL-REPOLLO: en forma de cataplasma, elimina las pequeñas heridas y forúnculos y mejora las várices en torno a la nariz y a las mejillas. Su jugo es eficaz contra el acné.
LIMÓN: desinfecta, cierra los poros, purifica las pieles grasas, además de combatir las arrugas. Se usa en forma de jugo. Para extraer mejor el jugo del limón, se pone 5m. en agua caliente.
PAPA: como puré es muy útil, para rehidratar, las pieles secas o irritadas y calmar las quemaduras superficiales.
PEPINO: para cutis frágiles y secos. Se aplica sobre la piel, triturado o en finas láminas.
SALVIA: en tisana o como en aceite esencial, calma las rojeces y tiene propiedades antitranspirantes.
TOMATE: en jugo o puré purifica y tensa la piel.
AVENA: los copos de este cereal, se utilizan para cutis sin brillo o con eczemas. El salvado de avena es bueno, para limpiar las pieles delicadas.


MASCARILLAS: sigue las instrucciones…

Las mascarillas constituyen el cosmético más sencillo de elaborar.
Para pieles grasas se recomiendan mascarillas astringentes como las de arcilla y pepino; lavanda, limón, centeno, col, menta o romero.
Para pieles secas son ideales las de copos de avena, huevo, fresas, miel, banana o palta.
Para que resulten eficaces se deben usar 1 o 2 veces por semana y se debe aplicar previamente sobre el rostro, unas gotas de aceite de oliva, secando luego con un trozo de algodón. Después se extiende la mascarilla y se deja actuar 20m. Se limpia con agua.

Mascarilla de lavanda para pieles grasas:
Se licua un puñado de flores frescas de lavanda con 1 cucharada de crema de leche y 2 cucharadas de aceite de oliva. Aplicar y a los 20m. retirar con jugo de limón.

Mascarilla de huevo, para piel normal y seca:
Se mezcla, 1 cucharada de de aceite de oliva con una yema de huevo. Se aplica y retira con agua fría a los 20m,.




Estudio y redacción =@saiku

COMO APROVECHAR EL INFLUJO DE LA LUNA.


carriloboinforma

LUNA NUEVA:

Durante los 3 días en que la luz de la luna queda velada, existe una mayor conexión entre el inconsciente y el consciente.
Las emociones y ansiedades están bajo control.
Y el organismo apenas retiene líquidos.
Momento excelente para:
-Meditación, yoga o momentos de reflexión a solas.
-Hacer una dieta depurativa a base de jugos y frutas, ya que es el mejor momento para expulsar lo que no nos sirve.
-Escribir los sueños.Durante estos días se pueden tener sueños sinbólicos que predicen el futuro o traen soluciones a nuestros problemas.Inténtalos recordar al despertar y anótalos.

CUARTO CRECIENTE:
Al aumentar la luz , aumenta su efecto sobre el organismo y el cuerpo comienza a sentirse más pesado y a retener líquidos.
Y el ánimo se torna inestable.
Es una época propicia para :
-Iniciar una actividad.
-Realizar actividades que requieran esfuerzos físicos.
-Reponer energías.No es buen momento para iniciar una dieta, pero si para tomar suplementos minerales y vitaminas, ya que se asimilan mejor.
-Cuidado de la piel:momento adecuado para la hidratación y nutrición, ya que es cuando la piel absorbe mejor.
-Cortar el cabello: en esta fase si se corta el cabello crece más sano y rápido, lo mismo que las uñas.
-Masajes: en estos momentos resultan más estimulantes y energéticos.

PLENILUNIO:
Durante los 3 días anteriores y posteriores del plenilunio, es cuando la luna ejerce la máxima atracción sobre los líquidos del cuerpo y las hormonas sexuales.
Altera nuestro sistema nervioso, provoca jaquecas,depresiones y descontrol de las emociones.Y nos vuelve más perezosos.
Días favorables para:
-Tomarse un descanso.
-Tener relaciones sexuales.
-Actividades artísticas.
-Baño de luz lunar…al aire libre contemplar la luna y sentir como nos llena de energía.
-Controlar las compras compulsivas y los caprichos.
-Consultar con la almohada.Al dormir formular una pregunta y estar atento al despertarse…!!
-Controlar la comida y la bebida, ya que es un momento propicio para las indigestiones.

LUNA MENGUANTE:
A medida que la luna decrece, nuetro organismo elimina con mayor facilidad los líquidos y todo lo que sobra. Por lo tanto son buenos días para:
-Iniciar una dieta para adelgazar.
-Depurar el organismo con jugos.
-Practicar deportes y ejercicos para adelgazar.
-Beber muchos líquidos, sobretodo agua.
-Hacer limpieza de cutis o exfoliación.
-Ir al dentista o realizarse alguna operación necesaria.Estos días son óptimos para la cicatrización y no son propensos para las hemorragias, como lo son los días de luna llena.


Estudio y redacción =@saiku

PIES: COMO CUIDARLOS.

utilisima


A la hora de elegir calzado tener en cuenta aquellos que no impiden la ventilación del pie y aquellos con punteras flexibles.

LA PIEL TAMBIÉN SUFRE INFARTOS..
Las durezas o callos son infartos de la piel, ocasionados por presiones o roce concentrados en distintos puntos, lo que impide que la piel sea correctamente irrigada por las células.La muerte de las células provoca el tiloma si se trata de zonas extensas o el heloma o callo, si es más delimitada y concéntrica.
Las uñas también deben ser observadas, el cambio en su transparencia o grosor pueden indicar enfermedades.

PARA TENER EN CUENTA:
-El abuso de calzados deportivos provoca problemas de transpiración, y el acordonado puede causar roces y recalentamientos.
-Para evitar opresiones y la aparición de uñeros, los dedos de los pie deberán mantener una distancia adecuada con la punta del calzado.Las puntas demasiadas estrechas pueden provocar juanetes.
-En cuanto a la altura del tacón se recomienda nomás de 3 cm.

PARA LIMPIAR LOS PIES:
-Lavarlos diariamente con jabón suave y neutro.
-El agua debe estar tibia y el baño no debe superar los 10 m. para evitar que la capa córnea de la epidermis se deteriore.
-No utilizar cepillos muy duros que erosionen la piel.
-Secarlos muy bien, especialmente entre los dedos.
-Aplicarles talco y una vez por semana una buena crema hidratante.

PARA PREVENIR LAS LESIONES:
-Cortar las uñas en forma recta, limando los ángulos.
-Preferir las medias de lana o de algodón según la estación.Estas no deben ser muy ajustadas ni tan sueltas que queden arrugas que pueden provocar rozaduras.
-Los zapatos nuevos, debemos usarlos progresivamente para que se vayan adaptando a nuestros pies, la primera vez no conviene llevarlos puestos más de 30m.


Estudio y redacción =@saiku

ACTITUDES PARA LIBRARTE DEL ESTRÉS.


El estrés es uno de los problemas más extendidos en las sociedades más industrializadas. Las numerosas exigencias que nos imponemos, provoca que nuestro organismo acabe permaneciendo en estado de alerta, incluso en momentos que es innecesario. Al margen de las dolencias psíquicas que ocasiona, genera malestares físicos – desde hipertensión , hasta contracturas musculares-.
Sigue estos consejos para evitar el mal del momento….el estrés
·       No te marques unos objetivos demasiados ambiciosos, ni demasiados vagos, cuanto más factibles y concretos sean, mejor.
·       No pienses en las tareas o en problemas pendientes como un todo. Para no sentirte superado por ellos, plantéatelos por separado, y ve buscando soluciones para cada uno, según hayas resuelto el anterior.
·       No caigas en la autocompasión, ni asumas una actitud victimista y pasiva. Centra tu atención en la posible solución del problema, en lugar de en éste.
·       No te encierres en ti mismo. Relaciónate . Las relaciones afectivas sanas, son un gran antídoto contra la ansiedad.
·       Cultiva alguna aficción. Haz un poco de ejercicio, para que tu cerebro produzca endorfinas. Constituyen el mejor ansiolítico natural.


Estudio y redacción =@saiku

SALUD CARDIOVASCULAR:


Las enfermedades cardiovasculares, constituyen una de las principales causas de mortalidad en el mundo occidental.
Consejos a tener en cuenta:

No reutilizar el aceite: usar el mismo aceite más de 2 o 3 veces, sobretodo si es de girasol, puede ser un riesgo para los hipertensos, ya que el aceite genera componenentes que absorbidos por los alimentos contribuyen a elevar la presión.
Reírse mucho y con ganas: el denominado yoga de la risa, resulta un buen tratamiento en la rehabilitación de quienes han sufrido un infarto cardíaco. Además de ensanchar los pulmones y oxigenar tejidos, la risa tiene efectos muy positivos sobre la circulación cardíaca.
Sazonar con curry: uno de los componentes de esta especie, la cúrcuma tiene un alto contenido en antioxidantes, eficaz contra las enfermedades cardiovasculares ya que contribuyen que no se acumulen los lípidos y las lipoproteínas que transportan el colesterol. La cúrcuma además de su poder antiinflamatorio y antecancerígeno podría prevenir complicaciones cerebrales, infartos, artereoesclerosis y la enfermedad vascular periférica.
Ingerir fibra de frutas y cereales: ingerir unos 10 grs. de fibra al día, reduce las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco y de padecer enfermedades coronarias. Resulta mejor a este fín, la fibra procedente de la fruta, como la manzana, y de cereales, como el pan integral.


Estudio y redacción =@saiku

Método natural para tratar adicciones.


MEDITACIÓN REIKI
UN BAÑO DE LUZ

Según los principios del Reiki , el lenguaje que mejor entienden los órganos debilitados por una adicción es el de la luz.
Si alguna parte de tu cuerpo ha sido dañada por un uso abusivo de cualquier sustancia, ensaya este ejercicio:
1.- identifica las partes de tu cuerpo más debilitadas; busca imágenes de esos órganos y familiarízate con ellos.
2.- relájate e imagínate en una gran burbuja. Convoca a tu Ser Esencial, que construyó tu cuerpo y tiene el poder de reparalo,
Llena la burbuja con luz naranja brillante , coloca tus manos sobre los órganos afectados e imprégnalos con esa luz.
3.- intensifica la visualización de luz en el órgano y observa como trabaja perfectamente. Háblale, explícale que ya no tomas la sustancia que lo dañaba y que lo cuidarás a partir de ahora.
4.- antes de tomar un fármaco (te aconsejo tomarlo sólo si te es imprescindible) ilumina tanto el medicamento como el órgano, con luz naranja. Habla con tu cuerpo y recuérdale que ese tratamiento es una ayuda para su bienestar.


Estudio y redacción =@saiku


ARCILLA: LA TIERRA DE LA VIDA.




Utilizada por ilustres médicos y grandes personajes de la antigüedad.
Quemaduras, artritis, quistes, sinusitis, úlceras, huesos, fracturas, fiebre…las propiedades terapéuticas de la arcilla parecen no tener fín…
Existe cierto parecido entre la acción bactericida de la arcilla y los fármacos antisépticos, pero también importantes diferencias. Quizás la más notoria que mientras los antisépticos de origen químico actúan en forma ciega, y arrasan tanto con lo enfermo como con lo sano, la arcilla parece dotada de cierto don natural,para combatir sólo lo nocivo.
Es un hecho probado que una herida a la que se aplica arcilla, cicatriza mucho más rápido. La acción de la arcilla se potencia con los rayos del sol, el aire y la lluvia, ya que absorbe la energía del medio ambiente y la trasmite.
MODOS DE UTILIZARLA:
En las úlceras, irritaciones e incluso en los cánceres del aparato digestivo, la arcilla elimina las células muertas y ayuda a su regeneración.
Su uso no se limita solamente al tratamiento de diarreas, estrñimientos y otros desórdenes gástricos. Su acción reconstituyente  alcanza a la sangre y puede alcanzar a la sangre y a la generación de glóbulos rojos, combatiendo así la anemia.
Asociada con limón, limpia y desobtura los capilares, estimula al corazón y protege contra las radiaciones nocivas.
Son recomendables lass arcillas pastosas, exentas de arena y que no crujan al masticarlas.
Para su uso interno, la dosis recomendada es una cucharadita de café para los adultos y media cucharadita para los menores de 10 años.
Conviene prepararla la noche anterior, diluyéndola en medio vaso de agua sin hervir y evitar para hacerlo cualquier objeto metálico.
El mejor momento para tomarlo es al levantarse o media hora antes de las comidas.
Se recomienda hacer el tratamiento durante 3 semanas seguidas y descansar una.
Si estamos consumiendo algún tipo de medicación alopática deberemos abstenernos de ingerirla, y aplicarla solamente en forma externa en forma de cataplasmas o compresas. En este caso la arcilla debe secarse bien al sol y partirla en pedazos con un martillo.
Si es arcilla comprada, sólo debemos mezclarla en un recipiente de plástico con agua sin hervir.
En cuánto a la temperatura adecuada, si vamos a usarla sobre zonas inflamadas o congestionadas, deberá estar fría.
Para tratamientos de revitalización, reconstitución ósea, riñones, hígado y vesícula conviene que esté templada, calentándola al baño maría. La cataplasma o compresa en que se coloca la arcilla   de celulosa, deberá dejarse una o varias horas e inclusive durante toda la noche, renovando la pasta cada hora. Después de usarla, se debe tirar ya que habrá absorbido las toxinas de la zona afectada.
Acidez de estómago
Una cucharada de arcilla disuelta en medio vaso de agua sin hervir, antes de cada comida y cataplasmas de arcilla sobre el abdomen.
Alergias
Ingerir cada mañana en ayunas una cucharada de arcilla disuelta en medio vaso de agua sin hervir y aplicar cataplasmas sobre el hígado. Los baños de asiento fríos son un buen complemento.
Caída del cabello
Aplicar arcilla o lodo líquido sobre el cuero cabelludo y friccionar.
Callos y durezas
Poner en la zona cataplasmas de arcilla y dejar durante toda la noche. A los pocos días las durezas se desprenden.
Diarreas
Arcilla en forma oral, 2 veces por día y cataplasma sobre el hígado y los intestinos alternativamente.
Fiebre
Arcilla en forma oral, 2 veces por día y cataplasma en el bajo vientre. Combinar con limonadas calientes mientras la temperatura no baje.
Heridas
Aplicaciones de arcilla sobre los puntos de sutura, que se desprenderá antes, sin perjudicar el proceso de cicatrización.
Menstruación
Una cataplasma de arcilla en el bajo vientre todas las noches restaura el ciclo normal y evita los dolores. El proceso se interrumpirá cuando comienza el sangrado.


Estudio y redacción =@saiku

ALIMENTACIÓN SEGÚN EL AYURVEDA:

dietasgratis

DOSHAS EN EQUILIBRIO.

-Beber agua mineral caliente con un poco de jengibre, en pequeños sorbos durante el día, mejora la digestión y limpia.
-Come sólo si tienes hambre y cuando hayas digerido totalmente la comida anterior (no antes de las 3 horas). Hazlo sentado y ocupándote sólo de eso. No comer en exceso y permanecer sentado unos 10 m. luego de haber terminado.
-La comida más fuerte debe ser la del mediodía.
-No cenes tarde y evita los alimentos pesados como la carne, pescado, queso y yogur.
-No piques entre comidas, bebe agua caliente o fruta dulce madura.
-Evita los alimentos recalentados o pasados.
-Incluye los 6 sabores en las comidas, utilizando especias.
-Durante las comidas beber sólo pequeñas cantidades de líquido, evitando las bebidas heladas.
-La miel no debería calentarse, ni usarse para cocinar.


Estudio y redacción =@saiku

CURACIÓN POR EL PENSAMIENTO -NOESITERAPIA- (FUNDAMENTOS BIOLÓGICOS)


Y LA LUZ SE HIZO..


Te voy a contar un caso muy significativo al respecto.
Se trataba de un enfermo con una retinopatía diabética. El paciente
había sufrido muchas hemorragias retinianas que opacificaron su
vítreo; estaba ciego. Sólo era capaz de distinguir la silueta de la gente,
luces y sombras.
Eminentes oftalmólogos en Gran Bretaña y España no encontraron
solución a su problema; la ceguera llegaría en breve plazo.
Acostado en el diván, le digo que vamos a buscar solución a sus
diferentes problemas. Vamos a tratar de controlar las hemorragias que
se producen por el anormal estado de los capilares de su retina.
Para esto, le enseño a anestesiarse psicológicamente un brazo.
Le clavo una aguja en un brazo y, al quitarla, sale una gota de sangre.
Le digo que hay que evitar que, en sucesivos pinchazos, salga ni una
gota más. Debe pensar que se produce una hemostasia perfecta y que,
a pesar de los pinchazos, no sangrará.
En efecto, así sucede: no perdió más sangre.
Debe programar lo que necesita para los vasos de su retina, de manera
que no tengan nuevas hemorragias.
Pero hay otro problema para el que debemos encontrar solución, y es
que el vítreo de sus ojos está opacificado por la sangre de las
anteriores hemorragias.
Le digo sobre la marcha: "Mira, los físicos nucleares han comprobado
que, cuando las partículas elementales del átomo, sometidas a grandes
aceleraciones, chocan entre sí, aparecen nuevas partículas".
“La pregunta es ¿de dónde surgieron esas nuevas partículas? Y la
respuesta es que la energía que el acelerador había transmitido a las
partículas se condensó en forma de materia.”
Continúo: “Las propiedades físicoquímicas de una sustancia
cualquiera, y por tanto, su posible transparencia como parte de esas
propiedades, van a depender de la forma en que se combinen los
electrones, protones, neutrones, etc., de cada átomo. Y, a la vez, de
que los diferentes átomos se unan de una u otra manera para formar
una molécula determinada...”
Le digo: “Tu espíritu es el mejor acelerador de partículas. Yo no sé en
qué tendrán que convertirse la hemoglobina y los hematíes para que
sean transparentes a la luz, pero, sin duda que en tu inconsciente está
la solución.”
Mientras le decía esto le caen dos grandes lagrimones y, mirándome a
la cara, me dice: “Ángel, yo creía que llevabas barba... “
¡Hasta qué punto no veía... y ahora empezaba a ver!
Sale de mi consulta distinguiendo, sin lupa, las letras del periódico, y
no sólo las de la cabecera sino también las letras más pequeñas que
encabezan las diferentes columnas del mismo.
Días después me llama para decirme que veía mejor las siluetas de los
jugadores en un partido de fútbol retransmitido por televisión. Y
alguna semana después recibo una carta en la que me dice que se ha
comprado coche nuevo, que ve perfectamente y que piensa conducirlo
toda su vida.
El caso de este paciente, con su peculiar historia clínica, fue recogido
por la BBC para el programa “Your life in their hands”, emitido en
Mayo de 1991. El paciente expuso sus extraordinarias vivencias, y
tanto él como yo fuimos interrogados ante la cámara de la BBC por
los médicos que la televisión británica traía como asesores.
Después de aquella primera visita, sigue curado y así hasta la edición
de este libro
Las sustancias que opacificaban sus ojos se hicieron transparentes a la
luz gracias a la energía de su pensamiento.
El pensamiento es el principal responsable del bien y del mal en la
vida de los seres humanos.
Si somos conscientes de esto, debemos usar nuestro pensamiento con
gran respeto e inteligencia.

-----

CORAZÓN Y CIRCULACIÓN


                    Presión baja  =  presión alta
                   (Hipotensión  =  hipertensión)

         La sangre simboliza la vida. La sangre es el sustentador material de la vida y expresión de la individualidad. La sangre es «un jugo muy especial», es el jugo de la vida. Cada gota de sangre contiene a todo el individuo, de ahí la gran importancia de la sangre en la magia. Por eso los Pendler utilizan una gota de sangre como Mumia. Por eso basta una gota de sangre para hacer un diagnóstico completo.
         La presión sanguínea es expresión de la dinámica del ser humano. Se deriva de la interacción del fluido sanguíneo y las paredes de los vasos que lo contienen. Al considerar la presión sanguínea, no debemos perder de vista estos dos componentes antagónicos: por un lado, el líquido que corre y, por el otro, las paredes de los vasos que los contienen. Si la sangre refleja el ser, las paredes de los vasos representan las fronteras a las que se orienta el desarrollo de la personalidad, y la resistencia que se opone al desarrollo.
         Una persona con la presión sanguínea baja (hipotenso) no desafía en absoluto estas fronteras. No trata de cruzarlas sino que rehúye toda resistencia: nunca va hasta el límite. Si tropieza con un conflicto, se retira rápidamente, y así se retira también la sangre, hasta que la persona se desmaya. «Por lo tanto, este individuo renuncia a todo poder (¡aparentemente!); él y su sangre se retiran y dimiten de su responsabilidad. Por el desmayo, el individuo pierde el conocimiento, se retira hacia lo desconocido y se desentiende de los problemas: se ausenta. La clásica escena de opereta: una señora es sorprendida por su esposo en una situación comprometida, ella se desmaya y todos los presentes se afanan por hacerle recobrar el conocimiento, salpicándola de agua, dándole aire y haciéndole oler sales, porque, ¿qué objeto puede tener el más bello de los conflictos si el protagonista se retira a otro plano renunciando bruscamente a cualquier responsabilidad?
         El hipotenso, literalmente, se evade, por falta de ánimo y de valor. Se desentiende de todo desafío, y los que están a su alrededor le sostienen las piernas en alto, para que la sangre afluya a la cabeza, centro de poder, y él recupere el conocimiento y pueda asumir su responsabilidad. La sexualidad es uno de los temas que el hipotenso rehúye, pues la sexualidad depende en gran medida de la presión sanguínea.
         En el hipotenso solemos encontrar también el cuadro de la anemia cuya forma más frecuente consiste en falta de hierro en la sangre. Ello perturba la transformación de la energía cósmica (prana) que absorbemos con cada aspiración en energía corporal (sangre). La anemia indica la negativa a absorber la parte de energía vital que a uno le corresponde y convertirla en poder de acción. También en este caso se utiliza la enfermedad como pretexto por la propia pasividad. Falta la presión necesaria.
         Todas las medidas terapéuticas indicadas para el aumento de la presión están relacionadas con el desarrollo de energía, lo cual es en sí bastante revelador, y sólo actúan mientras son aplicadas: fricciones, hidromasaje, movimiento, gimnasia y curas de Kneipp. Aumentan la presión sanguínea porque uno hace algo y con ello transforma energía en fuerza. Su utilidad acaba en el momento en que uno interrumpe los ejercicios. El éxito permanente sólo puede conseguirse mediante la modificación de la actitud interior.
         El polo opuesto es la presión muy alta (hipertensión). Por experimentos realizados, se sabe que la aceleración del pulso y el aumento de la presión sanguínea no se producen únicamente como resultado de un incremento del esfuerzo corporal sino ya con la sola idea. La presión sanguínea de una persona también aumenta cuando, por ejemplo, en una conversación se plantea un conflicto que le afecta, pero vuelve a bajar cuando la persona habla del problema, es decir, lo traslada al terreno verbal. Este conocimiento, obtenido experimentalmente, es una buena base para comprender los resortes de la hipertensión. Cuando, por la constante imaginación de una acción, la circulación se acelera sin que esta acción llegue a transformarse en actividad, es decir, se descargue, se produce una «presión permanente». En este caso, el individuo es sometido por la imaginación a una excitación constante, y el sistema circulatorio mantiene esta excitación, con la esperanza de poder transformarla en acción. Si esto no se produce, el individuo permanece sometido a presión. Pero, y para nosotros esto es aún más importante, lo mismo ocurre en el plano de la acción en sí. Puesto que sabemos que el solo tema del conflicto produce un aumento de la presión y que, cuando hemos hablado de él, la presión vuelve a bajar, es evidente que el hipertenso se mantiene constantemente al borde del conflicto, pero sin aportar una solución. Tiene un conflicto, pero no lo afronta. El aumento de la presión sanguínea es una reacción fisiológica justificada: el organismo suministra más energía, a fin de que podamos acometer con vigor las tareas necesarias para resolver conflictos inminentes. Si esto se realiza, el exceso de energía es consumido y la presión vuelve a situarse al nivel normal. Pero el hipertenso no resuelve sus conflictos, por lo que no consume la sobrepresión. Por el contrario, se refugia en la actuación externa y, con un derroche de actividad en el mundo exterior, trata de distraerse a sí mismo y a los demás de la invitación a afrontar el conflicto.
         Hemos visto que tanto el que tiene la tensión muy baja como el que la tiene muy alta rehúyen los conflictos, aunque con tácticas diferentes: mientras el primero se retira al inconsciente, el segundo se aturde a sí mismo y al entorno con un derroche de actividad y dinamismo. Por consiguiente, lo normal es que la tensión baja se dé con más frecuencia en las mujeres y la tensión alta en los hombres. Además, la hipertensión es indicio de agresividad reprimida. La hostilidad permanece encallada en la idea, y la energía aportada no es descargada mediante la acción. El individuo llama a esta actitud autodominio. El impulso agresivo provoca un aumento de presión y de autodominio, la contracción de los vasos. Así el individuo puede mantener la presión controlada. La presión de la sangre y la contrapresión de las paredes de los vasos provocan la sobrepresión. Después veremos cómo esta actitud de agresividad reprimida conduce directamente al infarto.
         Existe también la hipertensión de la vejez, provocada por la calcificación de los vasos. El sistema vascular tiene por objeto la conducción y la comunicación. Con la edad, se pierde flexibilidad y elasticidad, la comunicación se entorpece y la presión aumenta.

LA  ENFERMEDAD  COMO  CAMINO
THORWALD  DETHLEFSEN
y  RÜDIGER  DAHLKE

La depresión


         La depresión es un concepto compuesto por un cuadro de síntomas que abarcan desde el abatimiento y la inhibición hasta la llamada depresión endógena con apatía total. La depresión va acompañada de la total paralización de la actividad, la melancolía y de una serie de síntomas corporales como cansancio, trastornos del sueño, inapetencia, estreñimiento, dolor de cabeza, taquicardia, dolor de espalda, trastornos menstruales en la mujer y baja del tono corporal. El depresivo sufre sentimiento de culpabilidad y continuamente se hace reproches, trata de hacerse perdonar. Cabe preguntar qué es lo que en realidad deprime al depresivo. En respuesta hallamos tres temas:

1.       Agresividad. Antes hemos dicho que la agresividad que no es conducida hacia el exterior se convierte en dolor corporal. Esta afirmación puede completarse diciendo que la agresividad reprimida en el aspecto psíquico conduce a la depresión. La agresividad bloqueada y no exteriorizada se dirige hacia dentro y convierte al emisor en receptor. En la cuenta de la agresividad reprimida se cargan no sólo los sentimientos de culpabilidad sino también los numerosos síntomas somáticos que la acompañan, con sus dolores difusos. En otro lugar decimos que la agresividad sólo es una forma especial de energía vital y actividad. Por lo tanto, el que reprime con miedo su agresividad, reprime también su energía y su actividad. La psiquiatría trata de inducir al depresivo a alguna actividad, pero esto el depresivo lo vive como una amenaza. El depresivo evita todo lo que no tiene el reconocimiento público y trata de disimular los impulsos agresivos y destructivos con una vida irreprochable. La agresividad dirigida contra uno mismo encuentra su expresión más clara en el suicidio. En el deseo de suicidio siempre hay que preguntar a quién se dirige en realidad el propósito.
2.      Responsabilidad. La depresión es —dejando aparte el suicidio—la forma extrema de rehuir la responsabilidad. El depresivo no actúa sino que vegeta, más muerto que vivo. Pero a pesar de su negativa a encarar activamente la vida, el depresivo, a través de la puerta trasera de los sentimientos de culpabilidad, sigue teniendo que afrontar el tema de la «responsabilidad». El miedo a asumir responsabilidad está en primer término en todas las depresiones que se producen precisamente cuando el paciente tiene que entrar en otra fase de la vida, por ejemplo, claramente en la depresión postparto.
3.      Renuncia, soledad, vejez, muerte. Estos cuatro conceptos íntimamente relacionados entre sí abarcan el último y, a nuestro entender, más importante conjunto de temas. El paciente que sufre depresión es obligado violentamente a afrontar el polo de la muerte. Todo lo vivo, como movimiento, cambio, relación social y comunicación es arrebatado al depresivo y se le ofrece el polo opuesto a lo vivo: apatía, inmovilidad, soledad, pensamientos sobre la muerte. El polo de la muerte que con tanta fuerza se manifiesta en la depresión, es la sombra de este paciente.


         El conflicto radica en que se teme tanto a la vida como a la muerte. La vida activa trae consigo culpabilidad y responsabilidad y esto es lo que uno quiere evitar. Asumir responsabilidad significa también renunciar a la proyección y aceptar la propia soledad. La personalidad depresiva tiene miedo de esto y, por lo tanto, necesita personas a las que aferrarse. La separación o la muerte de una de estas personas suele ser desencadenante de una depresión. Uno se ha quedado solo, y uno no quiere vivir solo ni asumir responsabilidad. Uno tiene miedo a la muerte y, por lo tanto, no reconoce las condiciones de la vida. La depresión nos da sinceridad: hace visible la incapacidad de vivir y de morir.

LA  ENFERMEDAD  COMO  CAMINO
THORWALD  DETHLEFSEN
y  RÜDIGER  DAHLKE


El corazón.





         El palpitar del corazón es un proceso relativamente autónomo que, sin una técnica determinada (por ejemplo, biofeedback), se sustrae a la voluntad. Este ritmo sinusal es expresión de una rigurosa norma del cuerpo. El ritmo cardíaco imita el ritmo respiratorio, el cual sí es susceptible de alteración voluntaria. El palpitar del corazón lleva un ritmo rigurosamente ordenado y armónico. Cuando, por las llamadas arritmias, el corazón se encalla momentáneamente o se desboca, ello manifiesta una perturbación del orden y el desfase respecto al esquema normal.
         Si repasamos algunas de las muchas frases hechas en las que se habla del corazón, veremos que siempre se refieren a situaciones emotivas. Una emoción es algo que el individuo saca de sí, un movimiento de dentro afuera (latín emovere = mover hacia fuera). Decimos: El corazón me salta de alegría = del susto, me ha dado un vuelco el corazón = se me sale del pecho = lo noto en la garganta = se me oprime el corazón. Si una persona carece de esta parte emotiva, independiente del entendimiento, nos parece que no tiene corazón. Si dos personas están bien compenetradas decimos que sus corazones laten al unísono. En todas estas imágenes, el corazón es símbolo de un centro del individuo que no está regido ni por el intelecto ni por la voluntad.
         Pero el corazón no es sólo un centro, sino el centro del cuerpo; está aproximadamente en el centro, ligeramente ladeado hacia la izquierda, el lado de los sentimientos (correspondiente al hemisferio cerebral derecho). Está exactamente en el lugar que uno toca cuando se señala a sí mismo. El sentimiento y, más aún, el amor están íntimamente unidos al corazón, como nos indican ya las frases hechas. El que lleva a los niños en el corazón es que los quiere. Cuando se encierra a una persona en el corazón es que uno se abre a ella. Tiene gran corazón la persona que es abierta y expansiva, todo lo contrario del individuo de corazón mezquino, que no conoce sentimientos cordiales, que tiene el corazón duro. Ése nunca dejaría que nadie le robara el corazón y por eso en nada pone el corazón. El blando de corazón, por el contrario, se arriesga a amar con todo el corazón, infinitamente. Estos sentimientos apuntan a la superación de la polaridad que para todo necesita unos límites y un fin.
         Ambas posibilidades las encontramos simbolizadas en el corazón. Nuestro corazón anatómico está dividido interiormente, y el «latido» es bitonal. Con el nacimiento del individuo y su entrada en la polaridad, consumada con la primera inspiración de aire, se cierra la divisoria del corazón con un movimiento reflejo y lo que era una gran cámara y un sistema circulatorio se convierte súbitamente en dos, lo cual el recién nacido suele acusar con llanto. Por otra parte, la representación esquemática del símbolo del corazón —tal como lo pintaría espontáneamente un niño— se compone de dos cámaras redondas que terminan en un vértice. De la dualidad surge la unidad. A esto nos referimos al decir que la madre lleva al niño debajo del corazón. Anatómicamente, la expresión no tiene sentido: aquí el corazón se considera símbolo del amor, y no importa que la anatomía lo sitúe en la parte superior del cuerpo cuando el niño se está formando más abajo.
         También podría decirse que el ser humano tiene dos centros, uno arriba y otro abajo: cabeza y corazón, entendimiento y sentimiento. De una persona completa esperamos que disponga de ambas funciones y que las tenga en armónico equilibrio. El individuo puramente cerebral resulta incompleto y frío. El que sólo se rige por un sentimiento resulta con frecuencia imprevisible y atolondrado. Sólo cuando ambas funciones se complementan y enriquecen mutuamente, el individuo se nos aparece redondo.
         Las múltiples expresiones en las que se invoca el corazón indican que lo que hace perder al corazón su ritmo habitual y mesurado es siempre una emoción, que tanto puede ser el miedo que dispara el corazón o lo paraliza, como alegría o amor, las cuales aceleran de tal modo los latidos que uno los siente en la garganta. Lo mismo ocurre con las perturbaciones patológicas del ritmo cardíaco. Sólo que aquí la emoción que las provoca no se advierte. Y éste es el problema: las perturbaciones afectan a las personas que no se dejan desviar de su camino por «simples emociones». Y el corazón se altera porque el ser humano no se atreve a dejarse alterar por las emociones. El individuo se aferra a la razón y a la norma y no está dispuesto a dejarse gobernar por los sentimientos. No quiere romper la rutina de la vida por las acometidas de la emoción. Pues bien, en estos casos la emoción pasa al terreno somático y uno empieza a padecer trastornos cardíacos y tiene que auscultar su corazón literalmente.
         Normalmente, no percibimos los latidos del corazón: sólo una emoción o una enfermedad nos hacen sentirlos. No percibimos los latidos del corazón más que cuando algo nos excita o cuando algo se altera. Aquí tenemos la clave para la comprensión de todos los síntomas cardíacos: son síntomas que obligan al individuo a escuchar su corazón. Los enfermos cardíacos son personas que sólo quieren escuchar a la cabeza y dejan en su vida muy poco espacio al corazón. Esto se aprecia especialmente en el cardiófobo. Se llama cardiofobia (o neurosis cardíaca) a una angustia, sin fundamento físico, por el funcionamiento del propio corazón, que induce a una observación enfermiza del corazón. El miedo al ataque al corazón es tan fuerte en el cardioneurótico que éste no tiene inconveniente en cambiar totalmente de vida.
         Si buscamos el simbolismo de este comportamiento, apreciaremos una vez más la sabiduría y la ironía con las que actúa la enfermedad: el que sólo quería regirse por el cerebro, es obligado a vigilar constantemente su corazón y supeditar su vida a las necesidades del corazón. Tiene tanto miedo de que su corazón un día se pare —miedo, por otra parte, totalmente justificado— que vive pendiente de él y lo sitúa en el centro de su mente. ¿No tiene gracia?
         Lo que en el neurocardíaco se opera en el plano mental, en la angina de pecho ya ha pasado al cuerpo. Los vasos que llevan la sangre al corazón se han endurecido y estrechado y el corazón no recibe suficiente alimento. Aquí no hay mucho que explicar, pues todo el mundo sabe lo que significa un corazón duro o un corazón de piedra. Angina equivale a angostura, y angina de pecho, por lo tanto, es estrechez de corazón. Mientras que el cardioneurótico experimenta esta estrechez en forma de ansiedad, en el enfermo de angina pectoris esta estrechez se ha concretado. La terapia aplicada por la medicina académica en estos casos tiene un simbolismo original. Se administra al enfermo cápsulas de nitroglicerina (por ejemplo, «Cafinitrina»), es decir, material explosivo. De este modo se dilatan las estrecheces, a fin de volver a hacer sitio para el corazón en la vida del enfermo. Los enfermos cardíacos temen por su corazón, ¡y con razón!
         Pero muchos no entienden la invitación. Cuando el miedo al sentimiento crece de tal modo que uno sólo se fía de la norma absoluta, la solución es hacerse colocar un marcapasos. Y así el ritmo vivo se sustituye por un marcador de compás (¡el compás es al ritmo lo que lo muerto es a lo vivo!). Lo que antes hacía el sentimiento lo hace ahora un aparato. Pero, si bien uno pierde la flexibilidad y capacidad de adaptación del ritmo cardíaco, ya no ha de temer los brincos de un corazón vivo. El que tiene un corazón «estrecho» es víctima de las fuerzas del Yo y de sus ansias de poder.
         Todo el mundo sabe que la hipertensión favorece el infarto de miocardio. Ya hemos visto que el hipertenso es un individuo que tiene agresividad pero la reprime por medio del autodominio. Esta acumulación de energía se descarga por el infarto de miocardio: le rompe el corazón. El ataque al corazón es la suma de todos los ataques no lanzados. En el infarto, el individuo comprueba la verdad de que la sobrevaloración de las fuerzas del Yo y el dominio de la voluntad nos aísla de la corriente de la vida. ¡ Sólo un corazón duro puede quebrarse!


ENFERMEDADES CARDÍACAS
         En los trastornos y afecciones cardíacas debería buscarse la respuesta a las siguientes preguntas:
1.       ¿ Tengo la cabeza y el corazón, el entendimiento y el sentimiento en un equilibrio armónico?
2.      ¿Dejo a mis sentimientos espacio suficiente y me atrevo a exteriorizarlos?
3.      ¿ Vivo y amo con todo el corazón o sólo con la mitad?
4.      ¿Mi vida es animada por un ritmo vivo o trato de forzarle un compás rígido?
5.      ¿Hay aún en mi vida combustible y explosivo?
6.      ¿Ausculto mi corazón?

LA  ENFERMEDAD  COMO  CAMINO
THORWALD  DETHLEFSEN
y  RÜDIGER  DAHLKE