LAS ENFERMEDADES

Bjørn O.Hansen






Desde un punto de vista amplio, todo lo que existe cumple una función en el plan evolutivo de los universos. Según ese plan, también las enfermedades ocurren debido a una necesidad de ordenar la vida y son motivo para perfeccionar a las criaturas que las sufren y para equilibrar su karma negativo.

Cuando el ser ya es consciente a nivel del alma, antes de encarnar, ve su meta evolutiva y, basándose en ese conocimiento, programa situaciones que le proporcionarán el desarrollo necesario en el transcurso de la vida que va a iniciar sobre a Tierra. Como ese programa se traza con la ayuda del alma y se apoya en las fuerzas que por la ley del karma estarán disponibles para esto, siempre se tiene en cuenta el grado de fortaleza de la persona. Por ello, una enfermedad programada nunca es mayor que la capacidad de soportarla.

El hecho de no aceptar la enfermedad y de reaccionar contra ella es lo que la vuelve pesada o demasiado fuerte. Eso es así incluso en lo que se refiere al dolor físico.

Cuando se manifiesta una enfermedad que ha sido programada antes del nacimiento físico, la persona se ve en la obligación de encontrar dentro de sí fuerzas para trascender el estado de enfermo, fuerzas que de otro modo ella no desarrollaría. Sin embargo, no se las debería emplear para luchar contra la enfermedad, sino para encararla como una situación que recuperará el equilibrio; para ubicarse frente a ella de forma inteligente y colaboradora.

Para mitigar los dolores o para soportar las molestias, la persona tiene que invocar, de modo especial, a las energías que provienen de su interior. Es como si las enfermedades acelerasen el despertar de una nueva comprensión y, en consecuencia, la adquisición de nuevos hábitos.


"Más Allá del Karma" – Trigueirinho

No hay comentarios:

Publicar un comentario