EJERCICIOS DE MANTAK CHÍA PARA LOS OÍDOS.





En China pensamos que una persona con orejas grandes y espesas es acreedora de una vida larga y saludable y de una personalidad atractiva. Los siguientes ejercicios pueden prevenir la pérdida de agudeza auditiva que se sufre con la edad. Las orejas, que contienen 120 puntos, son mapas de acupuntura de todo el cuerpo. Muchos acupuntores
se sirven tan sólo de esos puntos para sanar las enfermedades y para controlar el peso.

A. El Oído Exterior


1. Parte anterior y posterior: Deje un espacio entre los dedos índice y corazón y frote por delante y por detrás de las orejas simultáneamente. 

2. Orejas: Frotelas con todos los dedos. Así estimulará el sistema nervioso autónomo y calentará todo el cuerpo, sobre todo si hace frío. 

3. Lóbulos de las orejas: Con los dedos pulgar e índice tire hacia abajo de los lóbulos de las orejas. 

4. Ejercicios para los tímpanos: Vuelva a cargar las manos de energía contrayendo las zonas izquierda y derecha del ano. Inhale y después expulse todo el aire. Tape los oídos
con los dedos índice; sentirá una especie de vacío. Si no fuese así, exhale más aire. Mueva los dedos hacia delante y hacia atrás, de seis a nueve veces, a su propio ritmo hasta que sienta que el interior de los oidos también se mueve y separe los dedos con un movimiento rápido. (Figura 4-31) Ha de sentir un ligero estallido tras el cual podrá oír mejor y su mente estará más lúcida.


B. El Oído Interno (Figura 4-32)


Siendo inaccesible, el interior del oido no suele ejercitarse y se debilita con la edad. Los dos ejercicios siguientes aprovechan la presión y la vibración del aire para potenciar el oído interno. Los canales auditivos, las fosas nasales y la boca están conectados entre sí. En este ejercicio vamos a a aprovechar la presión que hay en los pulmones y que se alivia
por la boca para aplicarla al oido interno.

1. Ejercicio de soplado: Inhale, llene de aire los pulmones y las cavidades nasales; cierre la boca y tape las fosas nasales con los dedos índice y pulgar de una mano. Sople por
la nariz, que está cerrada, con suavidad y después introduzca aire. Debe sentir cómo se destaponan los oidos. Repítalo dos o tres veces. (Figura 4-33) No sople con fuerza, pues podría hacerse daño. Si desea obtener el mejor resultado de cada ejercicio habrá de ejecutarlos con suavidad.

2. Ejercicio para el sistema nervioso de los oídos: cúbrase las orejas con las palmas de las manos de manera que los dedos se apoyen en la parte posterior de la cabeza. En esta posición monte el dedo índice sobre el anular de manera que pueda dar golpecitos en la zona inferior, o hueso occipital, del cráneo. Esos golpecitos tienen que sonar con cierta fuerza para que puedan estimular el sistema nervioso, el oído y el mecanismo del oido interno. Repita nueve veces o más. (Figura 4-34) Este ejercicio equilibrará la actividad del oído y estimulará los senos mastoideos.





Mantak Chía

http://saikualternativo.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario