TORTÍCOLIS...FISIOLÓGICA Y EMOCIONALMENTE..


universal.org.ar



La tortícolis es una contracción muscular prolongada en la región del cuello que origina dolor e incapacidad de movimiento. Esta distonía provoca que, mientras que la cabeza apunta hacia un hombro, el mentón quede señalando hacia el hombro opuesto.

Normalmente, los pacientes que sufren de esta afección padecen de dolor cervical, movimiento limitado en la zona del cuello, cefaleas, rigidez del músculo esternocleidomastoideo y se observa una postura anormal de la cabeza.

Dado que normalmente esta patología es adquirida por malas posturas, se recomienda tener especial cuidado en situaciones que puedan originarla, como al utilizar almohadas demasiado altas o bajas a la hora de dormir, pasar mucho tiempo hablando por teléfono con una postura forzada y poco ergonómica o evitar movimientos bruscos del cuello. Las técnicas de relajación y los estiramientos regulares de la zona cervical reducen el peligro en pacientes propensos a padecerla.

Cuando se presenta esta afección, los remedios naturales a los que podemos recurrir son los siguientes: 


• Masajear suavemente los músculos del cuello con un poco de aceite relajante como el de lavanda o melisa.
• Aplicación de compresas calientes alrededor del cuello. 
• Evitar consumir harinas y azúcares refinados y optar por una dieta rica en frutas y vegetales frescos. 
• Tomar tes de hierbas relajantes como manzanilla, tila, azahar, manzana, etc. 
• Comenzar a vivir la vida sin tanta tensión y ansiedad. Aprender a admitir otros puntos de vista y aceptar nuevas soluciones. 
• Escuchar música o leer libros que nos ayuden a descubrir los temores y las inseguridades que podrían ser las causas emocionales de que el cuello pierda la capacidad de “voltear” a ver nuevos puntos de vista. 

Masaje para el Dolor de Cuello 
La persona que va a recibir el masaje debe sentarse relajadamente con los hombros sueltos, los ojos cerrados y el cabello recogido. La persona que va a dar el masaje, lubrica sus manos con un poco de aceite relajante y con las yemas de los dedos pulgares va presionando suavemente el área del cuello a tratar (Las vértebras no se tocan) con movimientos circulares, hasta que los músculos del cuello se relajen. Poco a poco la presión irá haciéndose más fuerte sin que cause mucho dolor. 

Si no dispones de una persona que te de el masaje, puedes darlo tu mismo relajando un brazo y con el otro pasar un limón por el área adolorida aplicando cierta presión. Cambia de brazo y de lado.

Revista Mundo Natural 


TORTÍCOLIS-DICCIONARIO DE BIODESCODIFICACIÓN-

Conflicto: Conflicto de contrariedad en la acción. Querer girar la cabeza para ver a alguien
pero tenerlo prohibido moralmente. Querer mirar y no hacerlo. Una parte de mí quiere ir hacia
delante, otra parte hacia atrás, o echarse a un lado.
Resentir: “No puedo mirar hacia dos lados a la vez".

Distonía = amor prohibido.

Espasmódica = Los músculos no sostienen la cabeza, no sentir apoyo en algún
enfrentamiento.
Tortículis, falta de flexibilidad en nuestras opiniones y forma de ver la vida, rigidez de
pensamiento. Terquedad.


Diccionario Jacques Martel:

Torticolis Frecuente relacionado con uno o lados (aspectos) de una situación que evito ver o
que quiero huir.
El cuello: Mi flexibilidad, mi capacidad para ver varios lados de las situaciones de la vida.

Louise L. Hay:

Causa probable: Negativa a ver otros aspectos de un asunto. Terquedad, inflexibilidad.
Nuevo modelo mental: Con flexibilidad y naturalidad veo todos los aspectos de un problema.
Hay innumerables maneras de ver y de hacer las cosas. Estoy a salvo.


DICCIONARIO DE LAS ENFERMEDADES EMOCIONALES:




 Es posible que la persona que sufre de tortícolis se sienta prisionera en un círculo vicioso, es decir, en una situación en la cual se siente encerrada. Le resulta difícil vivir su momento presente.
Si el dolor le impide decir “no" con la cabeza, ello significa que esta persona desea profundamente decirle “no" a alguien o a algo, pero no se lo permite. Si el dolor le impide decir “SÍ”, quisiera decirle“SÍ” a una persona o a una situación. La persona que padece tortícolis adoptó una mala inclinación y debe rectificar, generalmente, corrigiendo.


El tortícolis demuestra, entre otras cosas, que vivo inseguridad. Tengo resistencias en ver todas las facetas de situaciones que estoy viviendo. Mis músculos del cuello se contraen, micuello se pone rígido y no consigo girar la cabeza. Mi inflexibilidad me impide apreciar la ayuda que desean traerme y que ayudaría a hacer evolucionar las cosas que me parecen difíciles. Prefiero mantener la cabeza derecha y asociar mi mal a un “enfriamiento”. Tengo interés en tomar consciencia de que esta frialdad más bien afectó mi corazón, provocando así un bloqueo de energía. Puedo también intentar huir de una situación incómoda que me pide afirmarme y tomar posición. También es importante que me pare para constatar en cuál dirección rechazo mirar o cuál es la cosa que me obstino en mirar, decir o hacer y que me “beneficia”... Si aceptase abrirme a un nuevo modo de ver las cosas o a nuevas ideas, mi vida sería quizás muy mejorada y mi torticolis desaparecería. ¿Quizás haya una persona, una cosa o una situación que quisiera y que, al mismo tiempo, no quisiera mirar a causa de mi timidez, mi vergüenza o mi sentido moral que es muy fuerte? Si la rigidez impide que mi cabeza gire de izquierda a derecha, puedo preguntarme si sé a quién o a qué me niego a decir “no”. Si al contrario, tengo dificultad para decir sí con mi cabeza, es quizás porque rechazo de entrada nuevas ideas. Mi cuerpo me dice de aceptar ver y apreciar el instante presente y reconocer todas las nuevas cosas que forman parte de mi vida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario