FIBROMIALGIA, LA ENFERMEDAD DE LA ACTUALIDAD.





La Fibromialgia o Fibrositis, es una enfermedad crónica, un síndrome que se caracteriza por dolor en prolongado en las articulaciones, músculos, tendones y ligamentos de todo el cuerpo.

Especialmente puede resultar más fuerte en determinado puntos sensibles como ser: Los codos, las rodillas, alrededor del cuello, cervicales, espalda y en las articulaciones de la cadera. El dolor varía su intensidad de un día a otro y puede desplazarse, migrar a otras zonas del cuerpo, siendo más severo en las partes del cuerpo más exigidas como pies, cuello, hombros, cadera. Hay personas en las que la intensidad del dolor interfiere tremendamente con la vida cotidiana y con sus quehaceres diarios, mientras que en otras tan sólo produce un ligero malestar.

Este trastorno lo padece hasta un 5% de la población, incluidos los niños, puede ser de origen genético y es más frecuente en mujeres de entre 20 y 50 años.
Causas

No se sabe con exactitud cuáles son las causas de la Fibromialgia pero entre los factores que influyen se encuentran:

Reacción anormal al dolor. En las personas con este trastorno las áreas del cerebro responsables del dolor, pueden responder de forma diferente
Algún problema físico o emocional
Algún virus o microbio, pero se desconoce de cuál, no se ha podido identificar hasta ahora

Trastornos del sueño, muy frecuentes en personas que padecen Fibromialgia




Síntomas

El dolor se irradia desde determinados puntos que son más sensibles, los que se localizan en el tejido blando de la parte de atrás del cuello, la zona lumbar, los hombros, las rodillas, los codos y las caderas
El dolor es intenso, penetrante, abrasador, tortuoso y va de ligero a severo
Las articulaciones no se ven afectadas, pero el dolor puede sentirse como si fuera de éstas
El dolor se intensifica cuando hay humedad, hace frío, la persona está en actividad, ansiosa o estresada
Estas personas suelen despertarse doloridas y rígidas. Muchos mejoran durante el transcurso del día y se sienten nuevamente muy doloridos en la noche, mientras que en otros el dolor es insoportable todo el tiempo
Los trastornos del sueño y la fatiga están presentes en la mayoría de las personas que padecen. En muchos casos les es difícil conciliar el sueño y al despertar se encuentran cansados, con falta de energía.
Problemas de memoria o de claridad mental
Acidez estomacal, sequedad en la boca, trastornos digestivos, síndrome del colón irritable, alternado con flatulencias, cólicos, diarrea y estreñimiento
Rigidez, hormigueo y adormecimiento de pies y manos
Palpitaciones, falta del aire, dolor en el pecho
Jaquecas o dolor en la mandíbula a causa de la tensión producida por el dolor
Poca tolerancia al ejercicio físico
Mareos, vértigo, hipersensibilidad a la luz o al ruido, problemas de equilibrio y para enfocar los objetos que se encuentran ceca
Tristeza, ansiedad, depresión. Estos trastornos pueden ocurrir como consecuencia de la manifestación permanente de dolor, cansancio, falta de energía o de los desequilibrios químicos del cerebro
Algunas personas manifiestan dolor al orinar, junto con sensación de orinar frecuentemente y en la zona del bajo vientre
Algunas mujeres manifiestan mayor dolor menstrual o durante el coito

Remedios populares
1: Preparar una infusión de dos cucharadas de tomillo seco, por medio litro de agua, y beber un par de tazas pequeñas, al día.

2: Añadir un litro de la anterior infusión de tomillo, al aguade baño. Realizar baños durante 15 ó 20 minutos.

3: Aplicar vinagre de manzana sobre la zona dolorida.

4: Hervir, durante 5 minutos, dos gramos de la corteza seca de sauce en una taza con agua. Tomar dos o tres tazas al día. Debido a su contenido en salicina, principio de la aspirina, calma el dolor.

5: Consumir dos cucharaditas de jengibre en polvo disuelto en un vaso con agua. Beber dos veces al día.

6: Hervir una cucharadita de las flores de hipérico o hierba de San Juan en una taza con agua durante 5 minutos. Tomar dos veces al día.

7: Realizar una decocción, durante 30 minutos, de100 gramos de cola de caballo seca, por litro de agua. Beber dos tazas al día.

8: Verter35 gramos de flores de caléndula en un litro de alcohol de 45 grados. Reposar 15 días y aplicar compresas sobre la zona afectada.









Recomendaciones

Incorporar alimentos ricos en magnesio como espinacas, lechugas, espárragos, germen de trigo y levadura de cerveza para mantener los músculos y tendones en buen estado. Según estudios, las personas que sufren de esta dolencia al consumir magnesio presentan menos episodios de dolor. .

Consumir alimentos con selenio como la cebolla, ajo, coles, naranja, pepino, calabaza y manzana, ya que ayuda a disminuir la sensación de dolor.

Ingerir alimentos RICOS EN CALCIO como cardo mariano, brocoli, espinacas, berros..., ya que una baja concentración de calcio en sangre produce espasmos musculares.

Consumir alimentos que contengan vitamina C como en las frutas cítricas, fresas y cerezas (por sus propiedades antioxidantes ayuda a conservar las células musculares contra la degeneración y los dolores musculares)

Realizar actividad física como caminar, andar en bicicleta y nadar, de forma regular para restaurar e! tono muscular apropiado.

Evitar las actividades aeróbicas de alto impacto y el levantamiento de peso cuando mientras se tenga dolor.














Efectuar algunos ejercicios recomendados como los siguientes:


Tumbarse boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo, Levantar la pierna y llevar la rodilla hacia el pecho. Realizar dos series de 30. Este ejercicio es indicado para la columna.
Tumbado boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados. En ese momento juntar y separar las rodillas, en 30 repeticiones, mientras la espalda permanece pegada al piso.
Tumbado boca arribaron las rodillas dobladas y los pies apoyados, llevar las rodillas juntas hacia un lado y otro, sin forzar la caída de las piernas. Dos series de 15 repeticiones.
Sentado, con la espalda erguida, abrazar el propio cuerpo y deja caer la cabeza hacia delante. Conservar la postura durante 10 segundos, y repetir tres veces.
Sentado, con la espalda erguida, llevar las manos con las palmas hacia delante (entrecruzando los dedos),y la espalda hacia atrás. Mantener la postura cinco segundos y repetir cuatro veces.
Sentados, con la espalda erguida, colocar un brazo detrás de la cabeza e inclinar hacia donde señala la mano, sin levantarse de la silla. Repetir dos veces de cada lado.
Sentado, con la espalda erguida, llevar un brazo hacia arriba, de manera que quede el codo al lado de la cabeza, doblar el codo y con el otro brazo intentar llevarlo hacia atrás. Repetir dos veces con cada brazo, y mantener la postura cinco segundos.
De pie, doblar una de las rodillas y agarrar el tobillo con la mano, intentar llevarlo hacia arriba. Conservar esta postura durante 10 segundos. Repetir tres veces cada una.
Sentado en el piso, con las rodillas estiradas, intentar tocar los pies con las manos. Mantener esta postura durante 10 segundos y repetir tres veces.
Tumbado boca arriba, con una pierna doblada, mientras la otra está estirada, intentar acercarla y alejarla de la línea media. Realizar 20 repeticiones


La aplicación de calor en las zonas afectadas es una buena medida para aliviar el dolor. Se aconsejan los baño de inmersión y las duchas de agua caliente, la colocación de calor local con compresas calientes, mantas eléctricas, lámparas de calor,los masajes suaves, etc
Tener buenos hábitos de sueño es muy importante. Mantener horarios fijos para acostarse, realizar ejercicio físico suave, caminatas, paseos a la tarde, beber infusiones calientes antes de ir a la cama, evitar las comidas pesadas y abundantes así como las bebidas excitantes (alcohol, café, algunas gaseosas cola) por la noche
Fisioterapia y ejercicios de relajación y respiración para evitar y controlar el estrés
Realizar actividad física que ayude a lograr una tonificación muscular, es de las medidas más aconsejables y efectivas a largo plazo en el tratamiento de la enfermedad. Se recomienda realizar ejercicio aeróbico suave como gimnasia acuática, natación, bicicleta fija. Puede ocurrir que al empezar a hacer ejercicio aparezca dolor muscular, pero paulatinamente se comenzarán a ver los beneficios, disminuirá el dolor y mejorará el estado general
Evitar cargar peso en exceso y hacer demasiado esfuerzo físico. Mantener un peso adecuado y llevar una dieta sana y equilibrada, cenando ligeramente



No hay comentarios:

Publicar un comentario