DOLOR DE CUELLO Y CERVICALES : EJERCICIOS.









Ejercicios para realizar sentados:

1)Siéntate en una silla cómoda que deje tu espalda recta.
Entrelaza los dedos detrás de la cabeza.
Ejerce una ligera presión con las manos llevando tu cabeza hacia abajo.
Mantenlo así 10 segundos.
Deja de hacer presión y reincorpora tu cabeza.
Repite el ejercicio diez veces .
Este ejercicio es bueno para los músculos de la zona trasera del cuello.

2)Manteniendo la espalda recta tira el cuello hacia atrás y realiza un movimiento circulatorio. Puedes hacerlo varias veces y en los dos sentidos, es decir, 5 hacia la derecha y 5 hacia hacia la izquierda alternado derecha e izquierda.


3)  También con la espalda recta inclina la cabeza primero hacia una lado y luego hacia el otro. Intenta llegar hasta lo máximo que puedas pero sin tener que forzar el cuello. De forma natural.

Estos dos últimos ejercicios te ayudarán con los músculos laterales del cuello.


Ejercicios para hacer de pie:


1) El primer ejercicio sirve los músculos laterales de para los músculos laterales del cuello.

Con la manos derecha coge el lado izquierdo de la cara pasando por encima de la cabeza.
Realiza una ligera presión para llevar la cabeza hacia el hombro del brazo que has levantado. Así ayudas a relajar los músculos.
Realiza el mismo ejercicio con el otro lado.
Debes mantener la posición de 5 a 6 segundos.
Repite el movimiento 12 veces para cada lado.

2) En el siguiente ejercicio debes mantener la espalda bien recta. Mueve la barbilla primero hacia dentro y luego hacia fuera.
Es un movimiento parecido al que hacen las gallinas.

Tienes que tratar de llegar al máximo de lo que te permita hacer el movimiento pero sin forzarlo. Como antes.



Ejercicios para hacer sobre colchoneta dura:

Echado sobre tu espalda,  coloca una almohada con forma cilíndrica detrás de tu cuello y relájate en esa posición durante cinco minutos.
Realizar el ejercicio estirando el cuello y realizando una presión en sentido inverso con la mano. 
Con este ejercicio lograrás descargar el peso de las vértebras del cuello.


Aviso: No fuerces nunca los movimientos del cuello. En los momentos que debes ejercer presión nota esta presión pero sin forzar.



Uno de los más típicos calmantes para dolores cervicales que existe es el sauce. Esta planta, debido a su alto contenido de salicina, es genial para esta clase de problemas. Se prepara una infusión con un poco de su corteza y se bebe, siendo su principio activo el mismo que el de las aspirinas.

Uno de los más típicos desinflamantes que se emplean en casos de dolor cervical es... el abedul. Las hojas de esta planta, también infusionadas y bebidas como en el caso anterior, tienen una gran acción sobre las contracturas y pueden resultar muy útiles para esta clase de problemas.


No hay que olvidarse, además, de algunas infusiones de hierbas como el romero, el tomillo o la salvia, que pueden aplicarse externamente y son muy útiles para problemas musculares y contracturas en general. En este caso, hay que aplicar con masajes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario