REDUCE LA PANCITA EN ESTOS 10 PASOS.

comoquemargrasaya.
Paso 1: Reducir la sal

Ya sea como condimento, en comidas procesadas, enlatadas o en aderezos varios, la sal es enemiga de las panzas chatas. El sodio atrae el agua, entonces, cuando ingerimos sal en mayor cantidad de la necesaria, retendrás fluidos y tu silueta tomara una apariencia redondeada. Ni hablar de que también se verá reflejada en la balanza.

Paso 2: Comer frutas y verduras anaranjadas

Según recientes estudios, las frutas y vegetales más convenientes para bajar los rollitos de la cintura son las de color anaranjados, por su alto contenido en fibra, antioxidantes, la vitamina C y el beta caroteno. La zanahoria, las naranjas, el melón y los duraznos están en este grupo.

Paso 3: Menos carbohidratos

Los músculos guardan como fuente de energía una clase de exceso de carbohidratos llamada glucógeno. Con cada gramo de glucógeno se almacena junto con 3 gramos de agua.
Las proteínas  vegetales deberían cubrir el 25% de la ingesta calórica diaria, además ayudan a la sensación de saciedad y aportan mucha energía al organismo, sin efectos negativos sobre el peso.

Paso 5: Más vegetales cocidos

Los vegetales cocidos aunque no tienen un valor nutritivo similar a los crudos, ocupan mucho menos lugar en el intestino. Si deseas un vientre plano come vegetales cocidos (preferible al vapor que hace que no se pierdan muchos sus nutrientes) eso te permitirá no expandir tu conducto intestinal con volumen extra.

Paso 6: Evita las comidas que producen gases

Existen ciertas comidas que producen gases o flatulencias en el aparato digestivo en general y el conducto intestinal en particular. Entre ellas los frijoles guisados, arvejas, lentejas, el coliflor, brócoli, los repollitos de Bruselas, el repollo, las cebollas, los cítricos y los pimientos. Las proteínas, las grasas producen menos gases que los azúcares e hidratos de carbono.
Comer rápido produce gases y lleva a comer de más.Conviértete en un comedor lento. Saborea cada bocado, deja los cubiertos a un costado del plato entre bocado y bocado y mastica lentamente. Una comida saludable debería llevarte unos 20 minutos.


Paso 7: No a las bebidas ácidas

Las bebidas que tienen un alto contenido de acidez como el alcohol, el café, el té, el chocolate caliente y los jugos frutales pueden irritar tu conducto intestinal y causar inflamación abdominal. Puedes tomar estas bebidas en moderación y ocasionalmente, tomar un vaso y después uno de agua es una buena estrategia.



8 Peligros de las Sodas de dieta.

Utiliza un vaso alargado
Cuando estés tentado de tomar alguna bebida no dietética utiliza un vaso de trago largo, que te ahorrarás entre un 25 y un 30 % de las calorías. El secreto es que un vaso largo y alto es que produce un truco visual, que acorde con un estudio de la Universidad de Cornell, hace que tomemos menos.
Reemplazar una soda o jugo azucarado por una bebida natural de frutas sin azúcar o simplemente agua mineral es una forma de bajar calorías sin sufrir. Por cada vaso de gaseosa regular o jugo azucarado que evites te estarás ahorrando unas 10 cucharaditas de azúcar y si tomas agua, todo tu cuerpo lo agradecerá.

Paso 8: No a los fritos

Las comidas fritas se digieren mucho más lentamente y hacen que te sientas pesado e hinchado. Pero las grasas son necesarias también.Las grasas recomendadas son las grasas ácidas monosaturadas que pueden ser encontradas por ejemplo en el aceite de oliva, las nueces, guacamole y chocolate negro.


Paso 9: Cuidado con los picantes

Condimentos como la nuez moscada, la pimienta negra, el chile en polvo, la cebolla, el ajo, el rábano picante, el ketchup, la salsa de tomate y el vinagre pueden irritar el estómago y estimular la liberación de ácidos. Utilízalos como una forma de darle sabor a tus comidas pero no abuses de ellos.
Ojo con los edulcorantes artificiales
Algunos substitutos del azúcar, sobre todo el llamado maltitol, presente en galletitas, barras de energía y caramelos dietéticos, a pesar de no tener valor calórico, pueden provocar gases, distensión abdominal y diarrea. Intenta evitarlos.

Paso 10: Que no se te pegue la goma de mascar

Es un hábito muy conveniente para los ansiosos y los que sufren de halitosis o mal aliento. Sin embargo, aunque muchas veces no nos demos cuenta, al masticar un chicle o goma de mascar tragamos aire. Todo este aire innecesario queda atrapado en el conducto intestinal generando presión, inflamación y expansión del vientre.
Dormir deshincha
Según un estudio de la Universidad de Michigan, dormir una hora extra por día puede hacerte bajar unas 14 libras al año. Si esa hora extra de sueño logras tenerla a una hora de la noche donde probablemente hubieras comido un tentempié, el ahorro calórico de esa hora puede llegar al 6 por ciento.

http://saikualternativo.blogspot.com.ar/

Saiku

No hay comentarios:

Publicar un comentario