LA MIGRAÑA, EMOCIONAL Y FÍSICAMENTE...

La migraña también llamada hemicránea (del griego: un lado de la cabeza) o jaqueca (del árabe 'media cabeza') básicamente es una enfermedad que tiene como síntoma principal el dolor de cabeza, usualmente muy intenso e incapacitante para quien lo sufre. El dolor suele ser de gran intensidad, afecta a la mitad derecha o izquierda de la cabeza, más raramente a ambos lados simultáneamente, se acompaña por sensibilidad a la luz (fotofobia), náuseas, vómitos y empeora claramente con la actividad física.








Las migrañas se producen en la persona que se siente culpable por atreverse a cuestionar a aquéllos que tienen mucha influencia sobre ella. Incluso puede no ser consciente de lo que realmente quiere. Con frecuencia vive en el “no puedo", hasta el extremo de vivir a la sombra de alguien. Además, las personas que sufren de migrañas suelen tener dificultades en su vida sexual porque no están en contacto con su poder creativo, simbolizado por la región de los órganos genitales.


Si padeces de migrañas, sólo te queda plantearte la pregunta siguiente:

"¿Si todas las circunstancias hubieran sido o fueran perfectas a mi alrededor, qué es lo que hubiera querido SER o qué es lo que quiero SER?".

A continuación, observa lo que te ha impedido manifestarlo hasta este momento y descubrirás la forma de pensar que te perjudica, que te impide ser tú mismo/a.

Ya no necesitas creer que dependiendo de los demás vas a ser más querido.

Por el contrario, concédete el derecho de tener esos temores y de tomarte el tiempo necesario para llegar a tu meta.


Las migrañas frecuentemente están asociadas a trastornos de la visión y la digestión.

Ya no quiero ver y no quiero digerir lo que sucede en mi vida. Son angustias, frustración frente a una situación en la cual soy incapaz de tomar una decisión.

Puedo tener el sentimiento de algo que debe estar hecho o realizado o que me está pedido.

La migraña expone mi resistencia vinculada a mi incapacidad de cumplir lo que me es pedido.

Mi cabeza “sobre calienta” y me hace daño sólo con la idea del objetivo por alcanzar que me parece inaccesible.

Mi cabeza se parece a una olla de presión, la presión siendo tan fuerte que aún no sé cuál solución o cuál actitud adoptar.

Hay conflicto entre mis pensamientos, mi intelecto que está sobre cargado, mis necesidades y deseos personales.

¿Me siento a la altura o tengo la sensación de ser incompetente, sobre todo en el plano intelectual?

Debo tomar consciencia de que estoy huyendo de lo que me molesta o que siento incomprensión y una carencia de amor por parte de alguien.

Las migrañas pueden también estar vinculadas a problemas sexuales tales como la represión desde la infancia, y que vuelven a la superficie.

Es como una lucha adentro mío, que se desenvuelve entre mis pensamientos y mi sexualidad, esto me sube a la cabeza.

Puedo tener la sensación que es como si mi cabeza fuera a explotar.

Debo comprender que, cuando tengo una migraña, tengo una toma de consciencia por hacer.

Debo cambiar cosas y debo ser capaz de cambiarlas, es decir de pasar a la acción.

Al darme un tiempo de pausa la migraña, puede ser también un modo de lograr más amor y atención.

Dejo los acontecimientos fluir libremente en mi vida y recibo a cambio alegría, paz, armonía.



Diccionario de las Enfermedades Emocionales


REMEDIOS NATURALES

-Aliviar el dolor de cabeza con manzanilla

La mazanilla es muy buena para muchas cosas, una de ellas, aliviar el dolor de cabeza. Echa 1 puñado de manzanilla en 1/2 litro de agua hirviendo. Espera 10 minutos y la cuelas. Añádele unas gotitas de limón antes de beberla.

- Té de hierba limón
Uno de los beneficios para la salud del té de limón es que alivia el dolor de cabeza. Se prepara en infusión.

- Bolsa con hielo
Este remedio es muy popular y muy efectivo para quitar el dolor de cabeza. En una bolsa echa varios cubitos de hielo. Ponte la bolsa en la cabeza, acuéstate y procura relajarte.

- Manzanilla fría
Otra vez la manzanilla, pero esta vez en frío. Haz un té de manzanilla y échale unos cubitos de hielo hasta que esté bien frío. Empapa un pañito en la manzanilla y ponlo en los párpados durante 20 minutos.


- Masajes

Hay tres puntos claves que debe masajear para aliviar el dolor de cabeza. Sobre los ojos, en las sienes y en la base de la nariz.




- La alcachofa

Si padeces habitualmente de dolores de cabeza, un buen remedio es incorporar alcachofas a su dieta. La alcachofa es muy buena para combatir los males del hígado y muchas veces el dolor de cabeza tiene su origen en el hígado.


- Aceite esencial de lavanda para el dolor de cabeza


Date un masaje con dos gotas de aceite de lavanda en la base del cráneo, las sienes, y detrás de las orejas. Ten cuidado de que no te entre en los ojos.


http://saikualternativo.blogspot.com.ar/



Saiku 

1 comentario:

  1. 30 años de dolores de cabeza fueron agotadores. Diarios y 3 veces por día. Utilizaba un medicamento que me hacía el efecto de rebote. Hasta que consulté a un neurólogo que me solucionó el problema . Yo no podía creer que se podía vivir sin dolores de cabeza. Ahora aisladamente han vuelto pero provienen de la columna cervical. Según la posición que tome cuando estoy en la computadora mucho tiempo.-

    ResponderEliminar