LAXANTES NATURALES.






Las ciruelas


Son muy conocidas por su poder laxante, aunque también son ricas en vitaminas y otras sustancias beneficiosas para todo el organismo. Contienen ácidos orgánicos que actúan como reequilibrantes en una dieta hiperproteica, tienen un alto poder antioxidante (gracias al porcentaje de vitamina A y de fenoles) y combaten la retención de líquidos. A nivel intestinal, los ácidos orgánicos estimulan la actividad biliar y favorecen el trabajo del todo el aparato digestivo, contribuyendo así a combatir el estreñimiento. Para obtener un mayor efecto laxante es mejor consumirlas secas ya que los principios activos están más concentrados. ¡Pero cuidado con las calorías! La fruta contiene 40 calorías por cada 100 gramos pero las ciruelas secas contienen hasta 200 Kcal.








El higo


Con propiedades emolientes, los higos son laxantes naturales muy dulces y ricos en fibra. Además, mejoran la digestión pero hay que tener cuidado porque, al igual que las ciruelas, tienen muchas calorías: frescos, no superan las 50 Kcal por 100 g pero secos contienen aproximadamente 250 Kcal. Su acción laxante se debe a la mucina, una glucoproteína natural con poder emoliente y lenitivo. Por todo esto, son higos están indicados en caso de estreñimiento en los niños y cuando aparecen problemas digestivos leves.









El salvado


El salvado es el envoltorio protector de los cereales que se obtiene después de moler los granos de los cereales. En los supermercados puedes encontrar alimentos enriquecidos con salvado, como los cereales para el desayuno, o también puedes comprarlo “puro" en la panadería, en farmacias, herbolarios o en los mismos molinos que lo producen. Además del salvado, para facilitar el peristaltismo intestinal, puedes enriquecer tu dieta con pan integral o con cereales.










El kiwi


Menos famoso que las ciruelas, esta fruta resulta óptima en casos de estreñimiento porque es rica en fibras solubles y azúcares que estimulan el peristaltismo intestinal. Además, es una fruta my rica en vitamina C (de ahí su poder antiedad), ácido linoleico (que reduce el estrés) y de potasio.











La coliflor

Muy rica en fibra, la coliflor (sobre todo las coles de Bruselas) es una óptima aliada contra el estreñimiento. Este tipo de verdura se consume cocida, de manera que se potencia su efecto laxante. Recuerda que aunque las fibras sean buenas en combatir el estreñimiento, un exceso puede producir diarrea y meteorismo: no superes las cantidades ni la frecuencia recomendadas (2/3 porciones al día).











La espinaca



Contrariamente a la coliflor, que difícilmente puede consumirse cruda, las hojas de espinaca pueden utilizarse en ensaladas, conservando todos los nutrientes.










El aceite


El aceite se ha utilizado desde siempre como tratamiento contra el estreñimiento. Los aceites de oliva, de girasol, de semillas de lino facilitan la defecación gracias a su capacidad emoliente. En el pasado se utilizaba también como purgante y se consumían grandes cantidades, por ejemplo, de aceite de ricino. En los casos menos graves, como un estreñimiento ocasional, es posible doblar la dosis diaria de este alimento.





LAXANTES NATURALES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario