Esther Hicks y ejercicios para controlar la alimentación.





Si estar delgado/a coincide con la emoción de felicidad, y comes helados habitualmente y eres feliz, eres una persona delgada que come mucho helado.
Si tu deseo de estar delgado/a ahora que no lo estás, coincide con la emoción de culpa, y si comes helados habitualmente sintiéndote culpable y tienes que utilizar tu fuerza de voluntad para no comerlos eres una persona gorda que no come helados.

Estar delgado/a coincide con la emoción de felicidad. (A favor de la corriente.)
-Estar gordo coincide con la emoción de infelicidad. (A contracorriente.)
-Tener suficiente comida coincide con la emoción de felicidad. (A favor de la corriente.)
-No tener suficiente comida coincide con la emoción de infelicidad. (A contracorriente.)





La clave para crear todo lo que deseas es encontrar la forma de tener pensamientos que vayan a favor de la corriente y que te ayuden a sentirte bien, aunque la situación actual no los favorezca, y usar tu fuerza de voluntad para concentrar tus pensamientos en la dirección de tu deseo y de quíen-eres-realmente, en lugar de usarlo para intentar producir una acción que vaya contra la Corriente.

Al principio puede que tus pensamientos se parezcan a los siguientes:

-Estoy gordo. (A contracorriente.)
-No quiero estar gordo. (A contracorriente.)
-Estoy cansado de estos kilos de más. (A contracorriente.)
-No me gusta mí aspecto. (A contracorriente.)
-No me gusta la ropa que llevo. (A contracorriente.)
-No quiero ir a comprar ropa. (A contracorriente.)
-Reprobada muchas cosas. (A contracorriente.)
-Nada me funciona. (A contracorriente.)

Recuerda que no tienes que arreglarlo todo. Basta con que encuentres un pensamiento con el que te sientas un poco mejor:

-Me gustaría encontrar la manera de adelgazar. (A favor de la corriente.)
-Mis pies me lo agradecerán. (A favor de la corriente.)

Repetimos que no son afirmaciones contundentes, pero te ayudan a sentirte mejor y por consiguiente van a favor de la corriente, así que de momento ya has hecho tu trabajo.

Siempre que te des cuenta de que vuelves a las andadas con lo de tu peso, si te esfuerzas por reconducir tus pensamientos a favor de la corriente y seguir concentrándote en el tema hasta que observes un ligero cambio, en breve mejorará tu relación vibratoria respecto a donde te encuentras ahora y lo que deseas, y te sorprenderá ver el impulso que le da a tu proceso esta vibración mejorada. Todo irá siendo cada vez más fácil, y con el tiempo lograrás el peso deseado.

vidaemocional.com/


http://saikualternativo.blogspot.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario