COMO REDUCIR LA GRASA ABDOMINAL.



Si la grasa que se ha acumulado tiene que ver con el estrés, es más difícil que responda a los ejercicios o las dietas que practiques. Esto se debe a que el sistema endócrino (que regula todas las hormonas), desempeña un papel importante.  Entonces, si aprendes cómo calmar tu ansiedad y tus nervios, es probable que tengas mejores resultados.
Algunos de los síntomas que indican cambios en el nivel de cortisol son:
-falta de sentido del humor
-cambios de comportamiento
-cambios de ánimo
-irritabilidad
-sentimiento de ira
-ganas de llorar
-cansancio constante
-dolores de cabeza
-palpitaciones
-calambres
-disminución de las defensas
-problemas digestivos
Recuerda que además de esta guía, puedes añadir algunos suplementos que te vendrán de maravillas, tales como la Vitamina C (controla los incrementos del cortisol por sus propiedades antioxidantes), la Vitamina A (ayuda a reducir los niveles de esta hormona), Ginseng (actúa sobre las glándulas suprarrenales y el cerebro) y Regaliz (sirve para regular el funcionamiento de las glándulas).
1° paso: realizar ejercicio, algo que te guste. No hagas lo que te disgusta o odias, porque te generará más estrés. Puedes salir a caminar o andar en bicicleta si eso te hace feliz.
2° paso: ten buen hábitos para dormir, evita dejar el televisor prendido en el cuarto, comer minutos antes de acostarte o beber cafeína o refrescos con mucho azúcar.
3° paso: ingiere cinco comidas diarias, que sean saludables y pequeñas, para mantener el nivel de glucosa en sangre y no te saltes las comidas.
4° paso: comienza un plan de entrenamiento de fuerza (dos veces por semana), como por ejemplo flexiones o abdominales.
5° paso: estabiliza tu estrés, con el yoga, la meditación o Tai Chi para disminuir los niveles de cortisol.
6° paso: evita el consumo de tabaco, cafeína, alcohol, etc, porque estimulan a las glándulas suprarrenales.
7° paso: mantén pensamientos buenos sobre tu cuerpo y sobre ti mismo, para que se reduzcan los niveles de estrés.

ALIMENTOS ACONSEJABLES:


Cítricos: Como las naranjas, pomelos y limones por el alto contenido de vitamina C, lo que favorece al organismo a procesar la grasa más rápidamente y permiten combatir la insulina que conducen al aumento de peso.


 Melón: Esta fruta es rica en potasio lo que permite regular los niveles de sodio y lidiar con los problemas de hinchazón.


 Nueces: Debido a que este fruto contiene Omega 3 ayuda a reducir los niveles de hormonas del estrés como el cortisol, que contribuye al aumento de peso. Lo importante es consumirlas en dosis adecuadas y no abusar de ellas.


Almendras: Por su índice glicémico permite controlar los niveles de azúcar y contribuye a activar el metabolismo. Además son ricas en proteínas, calcio, fibra y Omega 3, transformándolas en importantes fuentes de energía. También se deben ingerir porciones pequeñas, entre 10 y 15 es lo conveniente.


Avena: Tiene altos niveles de fibras y proteínas, lo que favorece la disminución de los niveles de colesterol. Asimismo se le conoce como un purificador de la sangre debido a las sustancias que posee, permitiendo encapsular las grasas y toxinas para luego expulsarlas del organismo.


Vegetales altos en fibra: En este grupo destacan la espinaca, el brócoli y los espárragos, pues poseen un alto efecto térmico y una escasa densidad de calorías. Sus nutrientes permiten que los intestinos absorban menos grasa, optimizando el funcionamiento del aparato digestivo y fortaleciendo el sistema inmune.








SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario