QUINUA: EL ALIMENTO DEL FUTURO.





De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la quinua es uno de los alimentos con mayor nutrientes, ya que aporta hierro, potasio, complejo B,magnesio, zinc y cobre. Además es una fuente alta en fibra dietética, ideal para cuidar la figura.

Si comparamos la quinua con la mayor parte de los cereales, ésta contiene muchas más proteínas y grasas, aunque éstas últimas son en su mayoría insaturadas, destacándose la presencia de ácidos omega 6 y omega 3. Respecto al aporte calórico, la quinoa es semejante o levemente superior a un cereal, pues contiene menor cantidad de hidratos.

Asimismo, debemos destacar su alto aporte de fibra, ya que puede alcanzar los 15 gramos por cada 100 gramos, siendo en su mayoría, fibra de tipo insoluble como poseen característicamente las semillas.
Si nos referimos a los micronutrientes, en la quinoa destaca el contenido de potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc entre los minerales, mientras que también ofrece vitaminas del complejo B en cantidades apreciables y vitamina E con función antioxidante.
La quinoa al poder emplearse como un cereal, es especialmente beneficiosa en la dieta de personascelíacas, ya que no contiene gluten.
Asimismo, por su alto contenido en fibra y su mayor aporte proteico respecto a los cereales, la quinua tiene un bajo índice glucémico, lo que la vuelve ideal para personas con diabetes o que desean adelgazar comiendo sano.
También es de gran ayuda para controlar los niveles de colesterol en sangre, ya que su fibra y sus lípidos insaturados favorecen el perfil lipídico en el organismo.

 Está constituida  por proteínas de alto valor biológico, entre ellas destacan los aminoácidos, esenciales, pero que el organismo es incapaz de fabricar. Su papel es dar forma a las células, tejidos y órganos que integran el cuerpo humano.
Contiene alanina que es fuente de energía para músculos y cerebro  Por otra parte posee glicina que actúa como un neurotransmisor tranquilizante en el cerebro y regula las funciones motoras.
Otro elemento que lo integra es la prolina, aminoácido que participa en la reparación de las articulaciones y es necesario para la cicatrización de lesiones.
 6% del peso total del grano es fibra, lo que hace que su ingesta  favorezca  el tránsito intestinal, además de regulas los niveles de colesterol.
 La daidzeína y cenisteína, presentes en la quínoa, son dos fitoestrógenos que ayudan a prevenir la osteoporosis y muchas de las alteraciones orgánicas y funcionales que produce la falta de estrógenos.
Contiene más del cuádruple del calcio que el maíz y casi el triple del arroz. Además es de fácil absorción lo que ayuda a evitar la descalcificación.


Cómo usar quinua en la cocina

Para comenzar a emplear la quinoa es importante hacer un lavado previo de las semillas, frotando las mismas suavemente con las manos, bajo el agua, de manera que se quite la capa de saponinas que recubre las semillas y que de quedarse allí, aportaría un sabor amargo.
Debemos tener cuidado dada la pequeñez de la semilla y podemos hacer esta operación sobre un tamiz. No debemos remojar, sino lavar y enjuagar.
Posteriormente hervimos tal como si fuera arroz, por espacio de 15 a 20 minutos o hasta que se abra la semilla. Colamos y listo para usar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario