JUGOTERAPIA.



imagen de hostingydominios

En pocas palabras: la jugoterapia es una tendencia mundial que suma cada vez más seguidores. Sus cultores afirman que los jugos ideales para desintoxicar y prevenir enfermedades. Frutas, verduras, hojas, cáscaras y semillas se procesan juntas para convertirse en un cóctel nutricional ideal para mejorar la salud. Consejos para aprovechar al máximo todos sus beneficios y recetas para empezar ya.

¿Cambiarías tu desayuno preferido por un vaso de jugo de zanahoria y apio? ¿Y si a esa mezcla le sumaras además un pepino, un puñado de perejil, una manzana verde, limón y unas cuantas hojas de acelga y lechuga? Tendrías así un jugo verde, una de las tantas combinaciones de frutas y vegetales que miles de personas consumen a diario en el mundo para desintoxicarse y mejorar su salud.
El uso de los jugos frescos es parte principal de muchos programas curativos y programas de rejuvenecimiento de clínicas de renombre internacional. Y aunque parezca difícil de creer, expertos en ayunos como Paavo Airola destacan que podemos pasar hasta cien días bebiendo sólo jugos sin arriesgar la vida en el empeño. De hecho, en clínicas europeas, cientos de personas se someten voluntariamente cada año a prolongados programas de desintoxicación: de 14 a 21 días, estos ayunos de jugos son considerados terapéuticos, y de 7 a 10 días, completamente seguros casi para cualquiera, asegura el doctor en medicina y homeopatía Gabriel Cousens.

EFECTO INMEDIATO

Dicen los que saben que los jugos son ideales para lograr una vida sana y prevenir enfermedades. El secreto es que, a diferencia de los alimentos sólidos –que tardan horas en ser digeridos- al consumir el jugo de las frutas y verduras, los minerales, vitaminas y enzimas que contienen pasan rápidamente al torrente sanguíneo para actuar de manera terapéutica llegando a cada una de nuestras 100 billones de células y sin darle trabajo al hígado.
Por ello, el consumo regular de jugos o jugoterapia es ideal para estados de intoxicación generalizada por el abuso habitual de alimentos industrializados, exceso de peso, colesterol alto, hígados maltrechos, tejidos debilitados y falta de energía generalizada.
Apio, lechuga, espinaca, berro, acelga, zanahoria, manzana, limón, perejil, pomelo, pepino, naranja, tomate, remolacha, todo parece ser bienvenido en la preparación de los jugos. 

Sólo se recomienda tener cuidado con las frutas con pulpa. “Las frutas con pulpa como la banana, el durazno, el mango, la palta, es mejor no incluirlas porque requieren de una digestión. Se puede hacer una excepción, tampoco es tan grave, pero lo aconsejable es no hacerlo”, explica a Plan Verde Argentina el argentino Luciano Bonfico, que imparte talleres sobre alimentación sana.
“La fruta entera es un alimento completo que en general no conviene mezclar con otros tipos de fruta. Pero al consumirla en jugo, la colamos y de esta manera separamos la fibra y la pulpa, lo que nos facilita la digestión y nos permite jugar más con las mezclas según mi experiencia”, agrega Bonfico mientras exhibe fotos de diciembre de 2011 cuando estuvo internado en terapia intensiva con un altísimo índice de glucemia y más de 150 kilos de peso. A partir de la ingesta de jugos en el marco de una dieta crudivegana (de alimentos vivos, sin cocinar) asegura que logró curarse de la diabetes, redujo la glucosa a valores normales y pesa 88 kilos.

APORTES

¿Qué aportan los jugos? Según asegura Cousens en su libro Alimentación Consciente,
“los jugos le proporcionan al cuerpo las enzimas vivas y vitaminas bioactivas, minerales, oligoelementos, y otros factores desconocidos que son destruidos cuando el alimento se cocina. Los jugos llevan una fuerza alcalina al cuerpo que ayuda a neutralizar la acidez tóxica de la que se sufre la mayoría de las personas. Ellos aceleran la recuperación de la enfermedad apoyando a la propia actividad curativa del cuerpo y la regeneración celular”.
Los deportistas lo saben y por eso acostumbran a tomar jugos por la mañana antes de realizar actividad física: el jugo genera saciedad, quita la sed y aporta gran cantidad de energía.
Para aprovechar su verdadero potencial de nutrientes, los jugos deben ser siempre frescos, es decir, preparados en el momento, y nunca procesados por la industria ya que está los somete a altas temperaturas que destruyen sus vitaminas.
En un verano donde las temperaturas superan los records históricos, los jugos se presentan como una alternativa práctica y rápida para hacer frente a las consecuencias del calor. Porque al contener agua en su composición permiten hidratar el organismo en forma constante con el plus de ser una fuente natural de energía.



¿JUGUERA O LICUADORA?

La forma más práctica de preparar los jugos es con una juguera eléctrica. La fruta se coloca entera, con cáscara y semillas, ya que el aparato se encarga de exprimirla totalmente, separando el líquido del resto. 

No tener juguera tampoco es impedimento para el que quiera experimentar. Basta con una licuadora común, donde poner la fruta y los vegetales con agua. Eso sí, una vez licuados los ingredientes hay que filtrar la mezcla con un colador o un paño. También se recomienda el filtrado aún en el caso de que el proceso se haga con juguera.
La pulpa que queda tanto en el colador como en la juguera se puede aprovechar para elaborar tortas o galletitas ya que todavía contienen minerales y mucha fibra aprovechable.
“Las mejores jugueras son las ‘masticadoras’, pero eso ya es un lujo, todo depende de lo que cada uno quiera invertir en su salud, ya que son de las más caras. Después yo tengo una de las versiones económicas que me da buenos resultados y es la marca Peabody, que viene también con opción para licuados y tiene dos velocidades”, dice Bonfico. Pero aclara: “lo más importante es la voluntad para hacer el detox (proceso de desintoxicación), y eso no lo trae ninguna juguera. Con esto quiero dejar en claro que no es lo más importante el tipo de juguera, sino la voluntad para hacerlo, ya que se puede tener la mejor juguera, pero sin voluntad solo terminará siendo un adorno para la cocina”.


• En la preparación de jugos, se aconseja variar la combinación de frutas y verduras ya que éstas tienen propiedades particulares para diferentes partes del cuerpo.
• Los jugos deben ser siempre frescos, es decir, no procesados y envasados por la industria.
• Lo mejor es consumirlos en el momento para que no se oxiden y pierdan sus propiedades. Si se los conserva en heladera deben consumirse en un plazo no mayor a las 4 horas.
• Frutas y verduras se procesan completas: con cáscara y semillas y después se filtran en colador.
• Los jugos no deben ser consumidos junto a alimentos sólidos. Se recomienda beberlos 30 minutos antes o después de las comidas.
• Combinar frutas –por ejemplo manzana o pera- en jugos de hojas verdes endulza la bebida de forma natural.

1 comentario:

  1. Exquisito y muy saludable! Yo tengo juguera y a veces lo hago con zanahoria, remolacha, pepino, perejil , manzana y limon, (como un gazpacho) y trato de hacerlo durante una semana y 1 hora antes del desayuno. Y he visto el cambio, porque me siento con mucha energia y mejora en general mi salud. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar