DEMENCIA SENIL, TRATAMIENTO NATURAL










Demencia. 

Demencia es la pérdida de la capacidad de pensar, de la memoria y de razonar hasta tal punto que afecta seriamente la habilidad de las personas de realizar sus actividades cotidianas. La demencia no es en sí una enfermedad, sino un grupo de síntomas causados por ciertas enfermedades y condiciones tales como la enfermedad de Alzheimer. Las personas con demencia pierden sus facultades mentales a ritmos diferentes.

Los síntomas pueden incluir:

No poder recordar cosas
Hacer la misma pregunta o repetir la misma historia una y otra vez
Perderse en lugares conocidos
No poder seguir instrucciones
Desorientarse en cuanto al tiempo, personas y lugares
Descuidar la seguridad personal, la higiene y la alimentación
Dos de las formas más comunes de demencia en las personas mayores son la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular. 

En el caso de la enfermedad de Alzheimer, los cambios en las células nerviosas de ciertas partes del cerebro resultan en la muerte de un gran número de células. 

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer empiezan lentamente y van empeorando de forma continua a medida que el daño a las células nerviosas se extiende por todo el cerebro. 
Con el paso del tiempo, los olvidos leves pasan a problemas serios con la capacidad de pensar, de juicio, de reconocer a familiares y amigos y con la habilidad de llevar a cabo actividades cotidianas como conducir un coche o manejar el dinero. 

Con el transcurso del tiempo, la persona necesitará recibir un cuidado completo.

En el caso de la demencia vascular, una serie de accidentes cerebrovasculares o cambios en el suministro de sangre al cerebro llevan a la muerte del tejido cerebral. 


Los síntomas de la demencia vascular pueden variar, pero usualmente empiezan repentinamente, dependiendo de la zona del cerebro en la que ocurrieron los accidentes cerebrovasculares y cuán graves fueron éstos. 

Las capacidades de la persona relacionadas a la memoria, lenguaje, razonamiento y coordinación pueden ser afectadas. También son comunes los cambios del estado de ánimo y de la personalidad.


Las personas con demencia vascular deben tomar medidas para prevenir futuros accidentes cerebrovasculares. 


Estas medidas incluyen el control de la hipertensión arterial, la supervisión y el tratamiento del colesterol alto y la diabetes y no fumar.

Los miembros de la familia y amigos pueden ayudar a las personas que se encuentran en las etapas tempranas de demencia a continuar con sus rutinas cotidianas, actividades físicas y relaciones sociales.


 A las personas con demencia se les debe mantener al día en cuanto a los detalles de sus vidas, por ejemplo, la hora que es, adónde viven y qué está pasando en la casa y en el mundo. 

Las ayudas para la memoria pueden contribuir a mantener a la persona informada. Algunas familias encuentran que un calendario grande, una lista de planes diarios, notas sobre simple medidas de seguridad e instrucciones escritas que describen cómo usar los artículos corrientes de la casa son ayudas útiles para la memoria.



TRATAMIENTO


El tratamiento de la demencia senil es la prevención, a partir de cierta edad toca cuidar y mantener unos buenos hábitos físicos y emocionales, evitando así: 

* El uso de utensilios de cocina de aluminio, especialmente con alimentos ácidos como el tomate porque se libera mayor cantidad de aluminio. 

* Evitar el uso de medicamentos antiácidos a base de aluminio. 

* Evitar las bebidas enlatadas porque contienen aluminio. 

* Aumentar las verduras y frutas, levadura de cerveza, dieta rica y variada en legumbres, hidratos de carbono integrales y las algas, porque son quemadoras de metales pesados (ayudan a eliminarlos) 

* Reducir y evitar la grasa saturada, carne, las bebidas alcohólicas, quesos madurados y el tabaco 

Hábitos que nos pueden ayudar 

* Llevar un horario estructurado con los hábitos diarios ayuda a que la persona no se desoriente y adquiera sensación de seguridad. 

* Intentar ordenar las horas de sueño, resituando la mayor parte de las horas a la noche. 

* Actividades y juegos que estimulen la parte cognitiva, con ingredientes de diversión. 

* Estimular la comunicación con el exterior, dentro de un ambiente de confort. 

*Introducir actividades al aire libre con pequeños paseos, aire, sol y formen parte de la pauta. 

Si se presentan los síntomas de demencia senil no es ser un niño, es el deterioro cognitivo de un adulto con las consecuentes crisis que puede conllevar el darse cuenta de ello. 

Con el trato, hay que mantener el respeto, cariño y la dignidad de la persona.







SAIKU



No hay comentarios:

Publicar un comentario