Consejos para mantener en forma tu cerebro




El resultado es que cada vez nos apoyamos más en "muletas" como el GPS del auto o la libreta de direcciones del teléfono.

Irónicamente, al no ponernos a prueba, podríamos estar acelerando nuestro declive.

Fortalece tu cerebro
Hay cosas que puedes hacer todos los días para ayudar a que tu cerebro se mantenga bien.
Lo más importante es una buena salud física. Hacer ejercicio y seguir una dieta saludable puede sonar trillado, pero varios estudios han demostrado cómo estas prácticas ayudan al cerebro a nivel celular.
El ejercicio mejora las funciones cognitivas que van desde la matemática hasta la memoria durante toda la vida, e incluso puede ayudar a la función cerebral durante las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer. El ejercicio mejora el crecimiento y la sobrevivencia de nuevas neuronas en el hipocampo (una región del cerebro esencial para la memoria a largo plazo), lo cual podría reemplazar otras que se degeneran como resultado de la enfermedad.


Los arándanos, la col rizada, el café y las nueces se mencionan a menudo como buenos "alimentos para el cerebro", por sus altos niveles de antioxidantes. ¿Por qué?
Los compuestos de oxígeno con carga negativa se producen como un derivado del metabolismo normal de tu cuerpo. Pueden iniciar reacciones químicas en cadena que con el tiempo dañan o matan células. Debido a que tus neuronas son tan activas, tu cerebro es particularmente susceptible, y los antioxidantes pueden prevenir que ocurran tales reacciones en cadena.
Un estilo de vida activo
Sabes que necesitas ejercitarte para que tu cuerpo esté en forma. Con tu mente sucede lo mismo. Aprender y practicar cualquier habilidad que presente un reto (por ejemplo, un segundo idioma, leer o incluso hacer malabarismos) puede cambiar la estructura de tu cerebro para bien.
Este tipo de estímulo mental puede retrasar el deterioro cognitivo asociado con el Alzheimer, aunque hay evidencia de que una vez inician los síntomas de la demencia, progresan más rápidamente.
Además, mantente en contacto con amigos y familiares... ¡siempre y cuando no te genere más estrés! Varios estudios han demostrado que formar parte de una red social más grande puede reducir los efectos cognitivos de la enfermedad de Alzheimer.

La única actividad de ocio que ha sido asociada con una disminución de la función cognitiva es ver la televisión. Las actividades pasivas, rutinarias, no desafían al cerebro. Mantener el reto requiere intentar algo nuevo con un nivel significativo de dificultad

Acepta las cosas que no puedes cambiar
El hecho de que el cerebro siempre esté cambiando nos da la oportunidad de darle forma a esas conexiones neuronales a través de nuestro comportamiento y ambiente. 
La pérdida de la audición parece disparar la pérdida de materia gris del cerebro. Según un estudio, sobre un período de seis años, incrementa en un 24% el riesgo de deterioro cognitivo.
No importa la edad que tengas, vale la pena identificar las situaciones que pueden contribuir al desgaste de tu audición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario