5 formas de relajarse en 5 minutos.

Este breve espacio de tiempo nos proporcionará beneficios que sentiremos durante el resto de la jornada. Las técnicas de relajación nos ayudan a liberar la tensión física, mental y emocional, aumentando muestro bienestar, salud y nivel de energía. 









  1. Observa tu respiración: Lo mejor de este método es que puede realizarse en cualquier parte, en cualquier momento, aunque sólo dispongas de unos pocos minutos. Simplemente debes cerrar los ojos y ser consciente de como se produce la respiración en tu cuerpo. Existen 4 puntos importantes en este proceso: la inhalación; el instante entre el final de la inhalación y el comienzo de la exhalación; la exhalación y el instante entre el final de ésta y el inicio de una nueva inhalación. Simplemente… respira y siente, nada más.
  • Un pequeño truco: Si tienes problemas para conciliar el sueño, puedes contar las inhalaciones, de 100 hacia abajo. Nunca llegarás a un número bajo, siempre te dormirás antes

2.  Relajación progresiva: Si quieres calmarte en poco tiempo y tienes un lugar para tumbarte, intenta este ejercicio. Focaliza tu atención en los músculos de tus pies, ténsalos lo máximo que puedas y luego relájalos. Repite lo mismo con cada músculo del cuerpo, de abajo arriba, hasta alcanzar los de tu rostro. Al finalizar este ejercicio, sentirás mucha paz, ya que los músculos de todo tu cuerpo estarán completamente relajados :). Este ejercicio también es recomendado para insomnes :).



3. Come o bebe algo ligero de forma meditativa:  Detente un momento, y dedícate EXCLUSIVAMENTE a comer o beber. Sé consciente de su sabor, su olor, el sonido que produce, hasta de su temperatura. Añadiría que, si puedes, salgas al exterior o, por lo menos, te asomes a la ventana o salgas a una terraza. Mirar a lo lejos, observar la naturaleza… también relajará tu vista. Esos 5 minutos son tuyos, ¡sácales el máximo partido!


Un consejo: ¿Sabías que algunos alimentos te ayudan a sentirte mejor? Por ejemplo, comerse un plátano y un puñadito de almendras, reduce la ansiedad, el estrés y favorece un estado de ánimo positivo. 
4. Regálate un (breve) automasaje: Existen pocas cosas más relajantes que un buen masaje. Nosotros mismos, creando un ambiente adecuado y utilizando nuestras propias manos o material muy básico, podemos alcanzar el relax y el bienestar que nuestro cuerpo necesita todos los días, en solo unos minutos. 


5. Escucha música: Ya sea clásica, para relajarnos y descansar, o nuestra canción favorita para subirnos el estado de ánimo y sentirnos mejor. Durante los minutos en los que suene la música, simplemente déjate llevar por ella. Baila, tararea… como si nadie te viese!




No hay comentarios:

Publicar un comentario