HIPERTENSIÓN: remedios naturales







Síntomas de la presión alta

A la presión alta se le ha llamado “el asesino silencioso” ya que generalmente no produce síntomas. Sin embargo, es bueno consultar un médico si usted está experimentando:
– Dolores de cabeza
– Mareos
– Sangrado nasal
– Falta de aire
– Sonido en los oídos
– Mejillas rojas
– Sudores sin explicación
– Nerviosismo
– Cansancio
– Falta de sueño
– Debilidad
– Palpitaciones

Agua: el consumo suficiente de agua, no de otras bebidas, es fundamental para mantener un buen equilibrio hídrico y favorecer la buena circulación de la sangre, lo cual sin duda, reduce la presión arterial y ésto repercute positivamente en la salud del organismo.



Aceite de oliva: por la calidad de sus ácidos grasos, tiene un fuerte efecto antiinflamatorio en el cuerpo humano, lo cual ayuda a prevenir enfermedades como la aterosclerosis que dificulta el flujo sanguíneo y aumenta la presión arterial, además, por sí solos los ácidos grasos monoinsaturados contribuyen a mantener sanas las arterias.



Frutas secas: nueces, almendras, avellanas y pistachos también tienen buenas grasas con acción antiinflamatoria y además, tienen nutrientes antioxidantes y reducen el colesterol en sangre, por lo cual, son grandes aliados si queremos mantener bajo control la presión arterial.



Frutas y verduras frescas: su elevado contenido acuoso así como su alto valor nutritivo y su aporte de fibra, son grandes ayudas para controlar la presión arterial, porque no sólo colaboran en mantener un buen nivel hídrico sino que, ayudan a reducir el colesterol, tienen acción antioxidante muchos de sus nutrientes y además, favorecen un buen equilibrio electrlítico que es fundamental para no retener líquidos.



Licuado de perejil y limón

Licúe el limón entero con todo y cáscara y el perejil. Tómese un vasito en ayunas. El perejil y el limón son diuréticos naturales.
Los diuréticos son sustancias que ayudan a eliminar líquidos retenidos que muchas veces causan la presión alta. Otra manera de beneficiarse del limón es exprimir el jugo de limón en una taza de agua tibia y tomarlo en ayunas.

Avena 

Empiece su día con un plato de avena. No sólo regulará la presión arterial sino que es muy efectiva para regular el colesterol alto también. Leer más sobre la avena para bajar el colesterol

Apio

Inclúyalo en su dieta diaria. El apio también es un diurético natural por lo que unos trozos de apio en sus ensaladas le ayudarán a tener la presión arterial bajo control.

Disminuya la sal

La sal causa la retención de líquido y esto solo agrega más presión a su organismo. Consuma menos de una cucharadita de sal al día.

Chocolate 

El chocolate negro contiene compuestos que pueden bajar levemente la presión. El chocolate debe ser el negro porque el de leche no tiene el mismo efecto.

Té verde, té blanco y té rooibos

Según algunos estudios realizados, el té verde, el té blanco y el té rooibos podrían ayudar a controlar la tensión alta.


Ajo 

El ajo es maravilloso para dilatar las arterias y prevenir la formación de trombos. Con solo incluir un diente de ajo diario es suficiente para recibir sus beneficios.
Otra opción es preparar un té, empleando un diente de ajo aplastado por cada taza de agua. Le agrega jugo de limón al gusto y listo. 

Calcio y magnesio

Según el libro Curas Naturales por el dr. James F. Balch, la combinación de calcio y magnesio es un buen suplemento para personas que padecen de hipertensión. El riesgo de desarrollar presión arterial alta aumenta si existe una deficiencia de magnesio en la persona. Por otro lado, algunos estudios demostraron que tomar un suplemento de calcio tuvo un efecto en las personas que padecían de presión alta bajando la tensión sistólica de 2 a 4 mmHg.

Espino blanco 

El espino blanco es una de las plantas más populares y también de las más eficaces para la hipertensión. Según el Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa, el espino se ha utilizado para tratar muchos tipos de enfermedades del sistema cardiovascular, incluyendo enfermedades coronarias, angina de pecho, insuficiencia cardiaca e hipertensión. El espino blanco actúa como una hierba protectora de las estructuras del sistema cardiovascular.
El espino blanco ayuda a mejorar la cantidad de sangre bombeada por el corazón durante las contracciones, ensancha los vasos sanguíneos y aumenta la transmisión de señales nerviosas. El espino se usa para bajar la presión alta porque parece relajar los vasos sanguíneos que están más lejos del corazón. Se cree que este efecto se debe a un componente en el espino llamado proantocianidina.

Conexión entre el estrés y la presión alta

Según expertos de la Clínica Mayo, el estrés y la presión arterial alta de largo plazo, podrían no estar vinculados. Sin embargo, tomar medidas para reducir el estrés puede mejorar su salud en general, incluyendo el mantener la presión arterial bajo control.
Las situaciones estresantes pueden causar que su presión sanguínea suba temporalmente, pero los investigadores no están seguros de que el estrés produzca hipertensión a largo plazo. Sin embargo, hacer actividades para reducir la presión arterial, tales como hacer de 30 a 60 minutos de ejercicio al día, puede reducir su nivel de estrés. 

Cómo saber si usted tiene presión alta

La mejor manera es yendo a un chequeo con el doctor. En Estados Unidos hay máquinas disponibles en algunas farmacias donde la persona solo mete el brazo y la máquina le toma la presión y le da los resultados. Para interpretar los números se puede usar la siguiente tabla:
Presión arterial normal
Sistólica – Menos de 120
Diastólica – Menos de 80
Presión arterial alta
Sistólica – 140 o más
Diastólica – 90 o más
Prehipertensión
Sistólica – Entre 120 y 139
Diastólica – Entre 80 y 89
Hipertensión sistólica aislada
Sistólica – 140 o más
Diastólica – Menos de 90

No hay comentarios:

Publicar un comentario