REFLEXOLOGÍA FACIAL.





La reflexología es una terapia basada en los masajes de las manos, pies y cara con la intención de conseguir una mejora en la salud.
Se basa en la creencia de la existencia de órganos reflejos de manera que, masajeando de una manera determinada ciertas partes de los pies o las manos, se está afectado directamente a otras partes del cuerpo como podría ser la vejiga o el riñón.

Los beneficios y las áreas afectadas son diferentes según el lugar en el que se practique el tratamiento de reflexología.

La reflexología facial es uno de los tratamientos de esta disciplina menos utilizados pero no por ello menos efectivo. Consiste en la utilización de las manos con el objetivo de masajear los músculos de la cara y estimular los puntos nerviosos. De esta manera, se consigue un mejor flujo de energía.
Además de los beneficios para la salud como podría ser la eliminación del estrés y la tensión en cara, cuello y hombros, la reflexología facial tiene beneficios estéticos ya que se trata de un potente tratamiento antiedad.
Pero, ¿cómo es posible que un masaje de este tipo ayude a mejorar el aspecto de la piel? La respuesta es sencilla, porque reafirma los músculos faciales de manera que reduce o previene la aparición de arrugas.
Los movimientos del masaje reflexológico.


Un masaje reflexológico eficaz depende principalmente del tacto
de cada ser, que difiere de una persona a otra.

Se trata de algo importante porque toda caricia de la piel evoca una emoción, sea consciente o subconsciente.

Las acciones agresivas y amenazadoras nos hacen encogernos o
desplegar una actitud violenta para defendernos, mientras que los
actos de afecto y aceptación alimentan la confianza y crean un ambiente seguro que suprime el sufrimiento y la enfermedad.

Los movimientos terapéuticos del masaje reflexológico...

• Devuelven la normalidad a todas las funciones corporales.

• Calman los nervios.

• Calman la hipersensibilidad o aumentan la sensibilidad cuando
estamos paralizados por el miedo.

• Generan armonía interior.

• Estimulan los sistemas circulatorio y linfático.

• Reducen la hipertensión y elevan la hipotensión.

• Calman las dolencias y dolores.

• Refuerzan el sistema inmunitario.

• Reducen la actividad de las glándulas y órganos hiperactivos y estimulan los hipoactivos.

• Reactivan las partes del cuerpo perezosas.

• Relajan los músculos.

• Alivian la tensión y el sufrimiento.

• Reducen los edemas.

• Eliminan sustancias tóxicas.

• Revitalizan y rejuvenecen la mente, el cuerpo y el alma.
La necesidad de tacto aumenta en los períodos de enfermedad, sufrimiento o inseguridad.

Comienza siempre el masaje reflexológico con un masaje general,
que se conoce como calentamiento.


http://saikualternativo.blogspot.com.ar/


SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario