LIMPIEZA INTESTINAL.



Un intestino limpio, sin mucosidades, depósitos fecales o parásitos acumulados durante años, es clave para una buena salud. Muchas enfermedades pueden curarse o prevenirse mediante la eliminación de tóxicos aumulados. A lo largo de unos 70 años, nuestros intestinos procesan más de 100 toneladas de alimentos y 40.000 litros de líquido. Esta enorme cantidad de comida y el líquido finalmente conduce a una acumulación de más de 2 kilos de depósitos fecales y residuos tóxicos. Estos depósitos de desechos contaminan nuestra sangre y con el tiempo causan daños irreparables en el organismo. Algunas consecuencias son: inflamación del tracto respiratorio superior, el tracto gastrointestinal, gastritis, colitis, estómago o úlcera de duodeno, enfermedades del tracto urinario, infecciones, cistitis, pielonefritis, etc.

Estas son algunas señales comunes de este problema:

• Estreñimiento frecuente
• Diabetes
• Metabolismo alterado
• Audición y problemas de visión
• Peso excesivo o insuficiente
• Enfermedad del riñón y el hígado
• Problemas de piel, pelo, y uñas
• Artritis
• Algunas formas de cáncer

Los enemas o lavativas pueden limpiar el colon, pero solo una porción muy pequeña, de 40-50 centímetros. Las limpiezas profundas de colon requieren equipo especial, suelen ser caros y pueden causar daños si no se hacen correctamente.

Una opción sencilla y completamente natural es ingerir de 1-3 cucharadas linaza molida por día durante tres semanas. Se limpia completamente la mucosidad, los depósitos fecales y los parásitos, manteniendo totalmente la microflora intestinal. Este método de limpieza de colon ayuda a la normalización del peso rápida y tiene varios efectos positivos en la regulación del metabolismo de los lípidos. La harina de linaza absorbe y elimina las toxinas de nuestro cuerpo, junto con la reducción de colesterol en la sangre.

En lugar de desayuno consumir esta mezcla durante 3 semanas:

Semana 1:  1 cucharada de harina de linaza y 100 ml de kéfir.

Semana 2:  2 cucharadas de harina de linaza y 100 ml de kéfir.

Semana 3:  3 cucharadas de harina de linaza y 150 ml de kéfir.

• Si no encuentras linaza molida en tu tienda local, puedes comprar semillas de linaza y molerlas muy finamente.
• No muelas más de lo que necesitas. Las semillas de linaza se vuelven rancias muy fácilmente.
• Prepara una porción fresca cada mañana.
• Consume esta mezcla en lugar de tu desayuno habitual.

• Asegúrate de que también consumes por lo menos 2 litros de agua por día.

fuente : elcorreodelsofuente 



http://saikualternativo.blogspot.com.ar/



SAIKU

10 comentarios: