HEPATITIS: TRATAMIENTOS NATURALES.






La hepatitis infecciosa (llamada también tipo A)  es producida por un virus y es transmitida por contacto directo de persona a persona o por el consumo de agua o alimentos contaminados con heces fecales.

Es importante saber que la hepatitis, igualmente, puede trasmitirse (especialmente el tipo B y C) por transfusiones de sangre, por practicar sexo no seguro, por compartir agujas intravenosas, navajas y hasta en los equipos que hacen perforaciones en las orejas, tatuajes, etc.

Existe, además, la hepatitis crónica o tóxica que puede ocurrir por una incompleta recuperación de la hepatitis viral, por el alcoholismo, por sustancias químicas (como disolventes industriales), por una reacción al consumo de determinados medicamentos, por parásitos (protozoarios) o por un trastorno del sistema de defensa del organismo.

En términos generales los síntomas de la hepatitis son:

Tonalidad amarillenta de la piel y en el blanco del ojo (ictericia)
Dolor al tacto en la parte superior derecha del abdomen
Fiebre
Náuseas y vómitos
Jaquecas
Falta de apetito
Dolores musculares
Usualmente la ictericia es el primer síntoma que aparece unos días antes que se presente la enfermedad.

En los casos sin complicaciones, la infección pasa pronto aunque la convalecencia suele ser larga.

COMO COMBATIR LA HEPATITIS NATURALMENTE:






 La función de las plantas en el tratamiento de la hepatitis se
centrará en los siguientes objetivos:
- Plantas desinflamatorias que rebajen la inflamación del higado
enfermo.
- Plantas dexintoxicantes o depurativas que ayuden al hígado a eliminar las toxinas del organismo.
- Plantas antivíricas que protegen al organismo contra el contagio.

Cardo mariano : ( Silybum marianum)

El cardo mariano, por la presencia en sus semillas de un componente denominado silimarina, constituye un remedio para el tratamiento de las enfermedades del hígado, entre las que podríamos mencionar la hepatitis, la insuficiencia hepática y la cirrosis. Actúa sobre las células hepáticas enfermas regenerándolas y tiene un efecto protector al impedir que estas enfermen, por eso resulta muy adecuado en los que beben mucho alcohol ya que les protege contra una posible cirrosis.
Tambien es adecuado para eliminar las impurezas que en él se pueden depositar cuando este órgano filtra la sangre contaminada. Su eficacia como antítodo del veneno de la Amanita phaloides ha sido probado al impedir que las toxinas de este hongo destruyan el hígado. ( Raíces, tallos, así como el jugo de sus hojas machacadas en la proporción deseada) ( 1 ml de tíntura 3 veces al día) ( Infusión de una cucharadita de frutos triturados por vaso de agua durante 1/4 de hora.
Tomar tres tazas al día durante 1 o 2 meses). ( Existen suplementos de silimarina que pueden tomarse de acuerdo a las condiciones del prospecto) Es una planta silvestre comestible cuyas hojas tiernas pueden añadirse a las ensaladas y ejercen una función reparadora de las células del hígado y ayudan a este órgano a eliminar toxinas, lo que resulta especialmente interesante cuando el hígado enfermo precisa esta ayuda.


Alcachofera: (Cynara scolymus L.)

Por su contenido en lilimarina, protege al higado y ayuda a su recuperación en caso de enfermedad hepática. Favorece la función biliar y ayuda a eliminar la necesidad de vomitar. - Los ácidos cafeico, linoleico y oleico intervienen en su poder hepato-protector y el ácido cafeolquínico y la cinanina son los que que aportan un valor coleretico, es decir de estimulación de la bilis.( Infusión de dos cucharadas de hojas secas por litro de agua. Tomar tres veces al día antes de las comidas.) ( Un preparado de jugo de las hojas verdes mezcladas con vino puede servir para el mismo cometido.)

Diente de león ( Taraxacum officinale)

Es un buen estimulante de la función hepática y biliar, siendo muy útil en aquellos casos en que se presente hepatitis. Además, siendo uno de los mejores diuréticos, incrementa la producción de orina y depura el organismo de toxinas por lo que ayuda al hígado a realizar su función sin que se tenga que esforzar tanto. (Decocción de 100 gr. de raíces en litro y medio de agua. Tomar tres tazas al día) Es una infusión muy amarga ( De hecho a esta planta también se la conoce como amargón) por lo que puede combinarse con las hierbas anteriores o con otras plantas, como la menta, el hinojo o el boldo. Al igual que el cardo mariano, es una planta silvestre comestible cuyas hojas tiernas pueden añadirse a las ensaladas a las que les proporciona un sabor especial, con un toque amargo muy característico.


Infusión mixta para el hígado:

5 cucharadas de frutos de cardo mariano
2 cucharadas de planta entera con raíces de diente de león
2 cucharadas de hojas secas de menta piperita
1 cucharada y media de frutos de hinojo
1 cucharad de frutos de anís
Realizar una infusión con un par de cucharadas pequeñas de la mezcla anterior por vaso de agua. Tomar un par de vasos al día durante mes y medio o dos meses seguidos.


Regaliz ( Glycyrrhiza glabra)

Se ha comprobado como la ingestión de productos normalidados con glicirrina de la regaliz ejerce una función protectora del hígado, liberándolo de aquellas substancias tóxicas que le resultan perjudiciales, protegiendo y revitalizando sus células. Esta propiedad es util para tratar enfermedades del hígado, como la hepatitis B. ( 3 comprimidos al día de raíz de regaliz) ( Ver toxicidad en el estudio completo de la planta) Madreselva ( Lonicera caprifolium) ( Infusión de una cucharadita de flores secas por taza de agua. Tomar un par de tazas al día) ( Decocción durante 5 minutos de tres cucharadas de hojas secas y una cucharadita de flores secas. Dejar enfriar y tomar un par de vasos al día).

Ajenjo: (Artemisia absinthium )

Se han probado los valores positivos del ajenjo para desinflamar la vesícula biliar y para el tratamiento de la ictericia. Igualmente resulta adecuado para ayudar al hígado en los casos de insuficiencia hepático y para la recuperación de enfermos con hepatitis producida por ingestión de químicos. ( Tomar cápsulas de ajenjo de acuerdo al prospecto) No tomar en caso de embarazo, lactancia, gastritis, úlcera ni en dosis superiores a lo normal o prolongadas.

Jengibre:

( Zingiber officinale) Con propiedades antioxidantes, estimula la bilis y protege el hígado ayudandole a que no se desarrollen tumores cancerosos . Añadir jengibre a las comidas.

Radicheta:

En Italia toman las hojas de Radichio, una variedad de la Achicoria (Cichorium intybus L.) muy amarga de sabor, pero muy buena para depurar el hígado. La condimentan con ajo fresco, zumo de limón y aceite de oliva de 1ª presión en frío .



RECOMENDACIONES ALIMENTARIAS:




Tomar agua y jugos naturales en lugar de café, alcohol y las bebidas gaseosas.

Utilizar aceites vegetales de extracción en frío para el aliño de ensaladas y para cocinar.

Comer comidas pequeñas y frecuentes para aligerar la carga del hígado.

Evitar tabaco y otras sustancias tóxicas.

Evitar los alimentos procesados que contienen aditivos químicos.

Evitar el consumo de carnes y los productos lácteos, ya que hacen que el hígado tenga que trabajar más aún, no sólo para producir bilis que ayuden a la digestión de las grasas, sino porque también las grasas animales contienen contaminantes concentrados.
El agua de arroz es un tónico general excelente por lo que convendrá tenerla en cuenta si se padece hepatitis.

Con el fín de una pronta recuperación se tendrá en cuenta tomar purés de cebada, lo cual nos aportará energía.

Hierva una manzana durante 10 minutos en medio litro de agua. Anadir una cucharada de miel y el jugo de 1/2 limón. Beberlo en ayunas.

Tomar en ayunas el jugo de 1 limón exprimido a sorbitos y con una pajita ayudará a desintoxicar el hígado. Observe su presión ya que el limón puede ocasionar hipotensión.

Beber mucha agua durante el día.

Jugos de naranja recién exprimidos (olvídese de los  comerciales y compre naranjas frescas)


Recibir atención médica de inmediato si se observa deterioro físico del enfermo.

 PREVENCIONES:

Manipular con sumo cuidado para impedir la propagación de virus de la hepatitis (especialmente tipo A) la ropa de cama, los artículos de uso personal, los utensilios para comer o beber y las heces fecales de la persona enferma.
Sangre y saliva son una forma de contagio.

Lavar rigurosamente todos los alimentos que se ingieran crudos.

Cocinar el tiempo suficiente los alimentos que requieran de cocción para destruir los virus que pueden haber estado alojados en éstos.

Lavar las manos antes de ingerir cualquier alimento.



http://saikualternativo.blogspot.com.ar/


SAIKU






No hay comentarios:

Publicar un comentario