Problemas con la tiroides (hipotiroidismo)





El hipotiroidismo es una alteración de la función de la glándula tiroides. El tiroides es una pequeña glándula que mide alrededor de 5 cm de diámetro situada en el cuello, bajo la piel, y por debajo de la nuez de Adán.

Se divide en dos mitades denominadas lóbulos, que están conectadas en su parte central (istmo), pareciéndose a la letra H o a un nudo de corbata.

Esta glándula secreta las hormonas tiroideas, que controlan la velocidad de las funciones químicas del cuerpo (velocidad metabólica). Las hormonas tiroideas tienen dos efectos importantes sobre el metabolismo:

Estimular a casi todos los tejidos del cuerpo para que produzcan proteínas.
Aumentar la cantidad de oxígeno que utilizan las células.
Sin las hormonas tiroideas, el crecimiento físico, el desarrollo mental y otras funciones del cuerpo, se atrasan o detienen.


Para producir hormonas tiroideas, la glándula tiroides necesita yodo, un elemento que contienen los alimentos y el agua.

El hipotiroidismo es una afección en la que la glándula tiroides tiene un funcionamiento anómalo y produce muy poca cantidad de hormona tiroidea. Cuando las hormonas tiroideas disminuyen, la secreción de TSH (que regula la secreción de hormona) aumenta, en un intento de conseguir que el tiroides trabaje al máximo para recuperar el nivel de hormonas tiroideas, situación que no se consigue.

En consecuencia, el hipotiroidismo se caracteriza por una disminución global de la actividad orgánica que afecta a funciones metabólicas, neuronales, cardiocirculatorias, digestivas, etcétera.



Factores de riesgo de hipotiroidismo

Hay una serie de colectivos que son más propensos a desarrollar esta enfermedad:

Mujeres mayores de 50 años.
Mujeres en el periodo de posparto.
Personas sometidas a una cirugía de la tiroides o aquellas que siguen terapias con yodo radiactivo.
Recién nacidos de madres hipertiroideas.
Personas con anticuerpos antitiroideos.

Síntomas del hipotiroidismo

La instauración es habitualmente lenta y progresiva. Los síntomas del hipotiroidismo se relacionan con una disminución en la actividad funcional de todos los sistemas del organismo; son sutiles y graduales, y pueden ser confundidos con una depresión.

Los más clásicos son:

Las expresiones faciales son toscas, la voz es ronca y la dicción (forma de emplear las palabras para formar oraciones) es lenta.
Los párpados están caídos, los ojos y la cara ofrecen un aspecto hinchado y abultado.
Muchas personas aumentan de peso, tienen estreñimiento.
Algunos pacientes son incapaces de tolerar el frío.
El cabello se vuelve ralo, áspero y seco, y la piel cambia a áspera, gruesa, seca y escamosa. También las uñas se ven afectadas y son quebradizas y débiles.
En muchos casos, se desarrolla el síndrome del túnel carpiano, que provoca hormigueo o dolor en las manos.
El pulso se vuelve más lento, las palmas de las manos y las plantas de los pies aparecen un poco anaranjadas (carotenemia).
Algunas personas, sobre todo la gente mayor, se vuelven olvidadizas y parecen confusas o dementes.

Si no se trata puede llegar a un caso extremo produciendo un coma mixedematoso. Es poco frecuente. Tiene lugar cuando el nivel de la hormona T4 es extremadamente bajo. 

Se caracteriza por:

Temperatura por debajo de lo normal.
Disminución de la respiración.
Presión arterial baja.
Glucemia baja.
Falta de reacción o respuesta.

En caso de que el hipotiroidismo lo padezca un recién nacido, los signos más característicos son:

Cara de apariencia hinchada.
Mirada triste.
Lengua larga que sobresale de la boca.

Cuando se trata de una paciente embarazada existen unos síntomas que distinguen el hipotiroidismo de las complicaciones normales del embarazo:

Problemas oculares.
Temblores de manos.
Hipertensión arterial.
Bocio.
Debilidad muscular.
Defecación más frecuente.
Separación de las uñas del lecho ungueal






LICUADO ÓPTIMO PARA ACTIVAR LA TIROIDES

Bebe el siguiente jugo rico en Vitamina A y B y Yodo una vez al día para limpieza y mejorar la tiroides, lo único que necesitas es el jugo de:

- 1 pepino
- 5 tallos de apio
- hojas de espinaca
- 1 manzana
- 5 zanahorias
- 1 taza de agua de coco
- 1 limón
- 2 cucharaditas de espirulina en polvo.

Pasa todo por el extractor luego mezclar con las hojas de espinaca y el agua de coco moliendo en la licuadora. Mezcla bien. También puedes hacer combinaciones con los ingredientes de este jugo para variar la toma diaria.

Remedios naturales:

- Consumir kelp y fucus que son dos tipos de algas marinas que no sólo son ricos en yodo sino también en otros minerales como potasio, magnesio, calcio, hierro, zinc, etc., y se consideran estimulantes naturales de la glándula tiroides.

- Colocar 1 cucharadita de hojas de poleo en una taza de agua hirviendo y agregar miel para proporcionar más nutrientes. Tomar dos tazas al día.

- Lavar y rallar una raíz pequeña de jengibre y obtener una cucharada de ella la cual debe ser agregada a una taza de agua hirviendo. Tomar media taza de esta infusión dos veces al día.

-Mezclar pequeñas cantidades de pimienta de cayena (5-7gramos) en ensaladas o en agua caliente o fría, ya que estimula la tiroides cuando está lenta como en el caso del hipotiroidismo. Sin embargo, no se debe consumir más de esa cantidad, ya que puede irritar la membrana mucosa del aparato digestivo.

-Colocar 1 cucharadita de yerba mate en una taza de agua hirviendo. Dejar reposar hasta que se refresque. Tomar lentamente y a sorbos una taza al día.

-Hervir 2 cucharadas de corteza de roble en un litro de agua durante 15 minutos. Luego, agregar la cantidad suficiente de arcilla para obtener una pasta homogénea. Aplicar esta preparación directamente al cuello durante el máximo tiempo posible.

Para el buen funcionamiento de la tiroides es fundamental el YODO, se lo puede tomar en gotas ( siempre que sea para uso interno) , si les gusta broncearse una buena fórmula es aceite y yodo, si ya están acostumbrados al sol.

Los vegetales con mucho yodo son los berros, los higos, el limón, el pepino, tomate, manzana, peras, naranjas, dátiles, ajo, remolacha, moras, ananá, acelga, arvejas y cebollas.

Cereales como el arroz, el trigo y el centeno también son ricos en el contenido de yodo.


Y sobre todo las algas y la sal marina. El agua de mar y el viento marino.




 EJERCICIO PARA FORTALECER LA TIROIDES.

Sentado en una silla, con la espalda recta, oprime tu fosa nasal derecha. Inspira lenta y profundamente con tu fosa nasal izquierda. En el momento en que hayas inspirado lo suficiente, tapa tu fosa nasal izquierda también y mantén el aire unos segundos. Luego, destapa un poco tu fosa nasal derecha y suelta el aire lentamente. Una vez que hayas soltado todo el aire, repite el ejercicio pero a la inversa, es decir, ahora comienza por tapar tu fosa nasal izquierda. Se recomienda hacer este ejercicio unas 15 veces

Este ejercicio tiene resultados muy benéficos, ya que ayuda a balancear el metabolismo del cuerpo y, en consecuencia, ayuda a calmar los nervios, a bajar de peso y a mantener todos los tejidos saludables. La glándula de la tiroides es la encargada del proceso de oxigenación. Está glándula destruye toxinas, fabrica tejidos nuevos y controla el nivel de calcio y las funciones sexuales. Es necesario saber que toda la sangre del cuerpo circula y pasa a través de la tiroides cada hora y media aproximadamente. 


La tiroides según el esoterismo está relacionada con el chacra laríngeo.
El chakra de la garganta y está ubicado en esa zona propiamente dicha. Vibra con el color azul.

Tiene que ver con la comunicación a todos los niveles, tanto en hablar como en el escuchar.

Según Louise Hay la probable causa de los problemas de la TIROIDES es:

Humillación. «Nunca puedo hacer lo
que deseo. ¿Cuándo llegará mi turno?»

Y la afirmación sanadora:

Trasciendo viejas limitaciones y me permito
expresarme libre y creativamente.

http://saikualternativo.blogspot.com.ar/

Problemas con la tiroides (hipotiroidismo)

SAIKU







No hay comentarios:

Publicar un comentario