VÉRTIGO o MAREO.







El vértigo consiste en una falsa sensación de movimiento o de giro, o la impresión de que los objetos se mueven o giran, y esta situación habitualmente se acompaña de náuseas y pérdida del equilibrio.

Algunos utilizan la palabra mareo para describir un dolor de cabeza moderado, o bien cualquier vaga y esporádica sensación de desmayo, o incluso debilidad. Sin embargo, sólo el mareo verdadero, vértigo, causa una sensación de movimiento o giro. Puede ser momentánea o durar horas o incluso días. La persona con vértigo suele sentirse mejor si se acuesta y permanece inmóvil; sin embargo, el vértigo puede continuar incluso cuando no se mueve en absoluto.

Causas


El cuerpo percibe el sentido de la postura y controla el equilibrio a través de los órganos del equilibrio (situados en el oído interno). Estos órganos tienen conexiones nerviosas con áreas específicas del cerebro. La causa del vértigo puede ser consecuencia de anormalidades en el oído, en la conexión nerviosa del oído al cerebro o en el propio cerebro. También puede estar asociado con problemas visuales o cambios repentinos en la presión arterial.

Son muchos los trastornos que suelen afectar al oído interno y causar vértigo. Puede tratarse de trastornos producidos por infecciones víricas o bacterianas, tumores, presión arterial anormal, inflamación de los nervios o sustancias tóxicas.
El mareo producido por el movimiento es una de las causas más frecuentes de vértigo, pudiéndose desarrollar en personas cuyo oído interno es sensible a ciertos movimientos, como los vaivenes o las paradas o arrancadas bruscas. Estas personas pueden sentirse especialmente mareadas al viajar en coche o en barco.

La enfermedad de Ménière produce crisis de vértigo repentinas y episódicas, junto con zumbidos en los oídos (tinnitus) y sordera progresiva. Es habitual que los episodios tengan una duración de varios minutos a varias horas y que a menudo estén acompañados de náuseas y vómitos intensos. Se desconoce la causa.

Las infecciones víricas que afectan al oído interno (laberintitis) pueden causar vértigos que habitualmente se inician de repente y empeoran en el transcurso de varias horas. La enfermedad desaparece sin tratamiento al cabo de unos días.
El oído interno está comunicado con el cerebro por medio de nervios y el control del equilibrio está localizado en la parte posterior del cerebro. Cuando el flujo sanguíneo a esta zona del cerebro es inadecuado (enfermedad conocida como insuficiencia vertebrobasilar), la persona puede manifestar varios síntomas neurológicos, entre ellos vértigo.

Habitualmente cuando hay cefaleas, lenguaje ininteligible, visión doble, debilidad en una de las extremidades y movimientos incoordinados, éstas suelen ser síntomas de que el vértigo pueda estar causado por un trastorno neurológico del cerebro, más que por un problema limitado al oído. Tales trastornos cerebrales pueden ser la esclerosis múltiple, fracturas de cráneo, convulsiones, infecciones y tumores (especialmente los que crecen en la base del cerebro o cerca de éste). Dado que la capacidad del cuerpo para mantener el equilibrio está relacionada con la información visual, puede producirse una pérdida de equilibrio a causa de una visión deficiente, especialmente en caso de visión doble.

Las personas mayores o las que toman fármacos para controlar una enfermedad cardíaca o una hiper-tensión pueden sentir mareo o desmayarse cuando se ponen de pie bruscamente. Esta clase de mareos son consecuencia de una breve bajada de la presión arterial (hipotensión ortostática), cuya duración es momentánea, y a veces se puede prevenir incorporándose lentamente o usando medias de compresión.






CAUSAS DEL VÉRTIGO

Entre las causas del vértigo, que podemos encontrar de manera común, se debe señalar que estas son muy habituales y todo dependerá del tipo de grado y habitualidad que se tenga. También algo para señalar es que las personas que tienen las defensas bajas, pueden ser más propensas a padecer vértigo o mareos.

Hiperventilación: Este problema sucede con las personas que tienen una actividad física en exceso y cuando nuestro cuerpo no recibe un enfriamiento necesario, es entonces que se ven propensas a sufrir este problema. Cabe resaltar que es necesaria la hidratación de manera inmediata para controlar el vértigo y no padecer algún derrame cerebral o paro cardiaco.

Fatiga: Las personas que tienen un cansancio excesivo, se encuentran expuestas a recibir una respuesta de su cuerpo para dejar de hacer cualquier actividad física. Cabe resaltar que en estos casos, es simplemente un problema común y es un indicador de que nuestro cuerpo necesita descansar antes de enfermarse.

Vómito: Las personas que vomitan más de 2 veces, se encuentran expuestas a sufrir este problema; esto se debe a que su cuerpo sufre un desequilibrio y por lo mismo, se necesita tratar de equilibrarlo ingiriendo algunos líquidos y reposando. Se debe señalar que este problema, puede aparecer ante cualquier problema estomacal.

REMEDIOS CASEROS PARA EL VÉRTIGO

Hablando de los remedios caseros para el vértigo, encontramos una serie de tratamientos que pueden ayudar a nuestro organismo. Ya sea para tranquilizarlo o incluso para eliminarlo en su totalidad. Hay que indicar que para controlar el vértigo, también se necesita que la persona se recueste y quede quieta por algunos minutos.

Un paño de alcohol en la frente: Si tenemos vértigo en cualquier momento para intentar estabilizar nuestro organismo, se necesita poner sobre nuestra frente un trapo con alcohol y dejarlo por unos minutos. El olor que tiene el alcohol, provocara que el cuerpo se estabilice de manera inmediata, se recomienda seguir utilizando por un lapso de 10 minutos durante una hora para evitar nuevamente este problema.

Apretar la mano: Se dice que apretar con fuerza nuestra mano izquierda, principalmente su centro y también los nudillos. Esto se debe hacer por 2 minutos para tratar de estabilizar a la persona y empiece nuevamente a fluir la sangre desde nuestro cerebro a todo nuestro organismo. Un punto para señalar es que este remedio forma parte de la acupuntura y es muy recurrido en la actualidad, debido a que estabiliza a las personas inmediatamente.

Vinagre: Colocar un poco de vinagre sobre la frente y las sienes, es una gran manera para equilibrar nuestro cuerpo. De igual forma, si el vértigo persiste, debemos frotar un poco de vinagre sobre la nariz.

Esencias florales de Bach.

- Manzanas: Cocemos una manzana hasta que esté blanda, y luego la exprimimos para obtener su jugo. Tomaremos entonces una cucharadita de este zumo cada hora hasta que sintamos que el vértigo desaparece.

- Acupresión: Apretamos con fuerza con la mano derecha el centro de la palma de la mano izquierda. Pellizcar o dar masajes circulares en el espacio entre las cejas también puede mejorar la sintomatología.

- Jengibre: Tomar una taza al día de infusión de jengibre nos puede ayudar a combatir los síntomas del vértigo. Para prepararla echaremos una cucharadita de jengibre molido en una taza de agua hirviendo. También podemos utilizar otras infusiones, como Ginkgo biloba (especialmente indicado si el vértigo se debe a la falta de riego cerebral), manzanilla, lavanda, romero o albahaca.

- Tomar alimentos ricos en vitamina B: La levadura de cerveza o los cereales son ricos en vitaminas del grupo B, por lo que deberemos incluirlos en nuestra dieta para ayudar a controlar el vértigo. También las carnes deben estar presentes en nuestra dieta, por su contenido en vitamina B12, para el caso de que los vértigos sean debidos a la anemia.







SAIKU




Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario