Recetas Naturales para las callosidades:




Las callosidades son el producto del sistema de protección que tiene la piel contra una fricción o presión repetida.

Su aparición es, frecuentemente, el resultado del uso de calzados inadecuados.

 Los callos pueden llegar a medir hasta 2,5 cm de largo y están constituidos por una gruesa capa de piel muerta.

Pueden verse normalmente en la parte inferior del pie, en especial debajo del talón, al lado del dedo gordo y sobre un juanete.

Por eso, es útil tomar nota de una serie de consejos para prevenirlos o tratarlos de manera natural:

*Mezclar la pulpa de un ajo picado con un poco de aceite de oliva y extender sobre los callos. Tapar con una venda, dejar mínimo por dos horas y enjuagar. Repetir hasta que desaparezcan las callosidades.


*Macerar en vinagre una hoja de puerro durante 24 horas y luego aplicar sobre el callo por la noche y al día siguiente raspar con una piedra pómez. Repetir durante una semana.

*Exprimir el jugo de un limón y mezclarlo con un diente de ajo previamente machacado. Aplicarlo sobre el callo por la noche. Luego, introducir el pie que tiene el callo dentro de una bolsa de plástico sobre y luego una media. Dejar puesto hasta la mañana. Después quitar la mezcla frotando el callo lo más que pueda con una toalla áspera o un cepillo duro.

*En ningún caso se deben cortar los callos con máquinas de afeitar, tijeras u otros instrumentos afilados, ya que puede ocasionar infecciones. Antes de tratar un callo, se recomienda remojar el pie en agua soportablemente caliente durante varios minutos. Después se puede usar una lima para callos o piedra pómez con el fin de abrasar ligeramente la zona y eliminar las capas superiores de piel. Finalmente, se puede aplicar algo de crema para las manos para ayudar a deshacerse de la piel endurecida.

*Usar una vandita adhesiva para la zona específica, pero no usar las que se envuelven por completo alrededor del dedo del pie, pues el abultamiento puede causar irritación e incomodidad.



*Baños de pies:
Para hacer desaparecer los callos, se debe realizar baños de pies con una infusión compuesta de 2 cucharadas soperas de celidonia y 1 cucharada sopera de vinagre.



*Cataplasma:
En aplicación externa, el ajo tiene la propiedad de ablandar las verrugas, los callos y demás formaciones córneas. Por ello, se recomienda hacer una cataplasma con 1 diente de ajo y 1 cucharada de postre de aceite de oliva.
Se debe pelar y picar finamente el ajo, se añade el aceite de oliva y mezclan ambos ingredientes hasta que obtengas una pasta espesa. Se aplica la cataplasma directamente sobre el callo. Se cubre con una tirita o un esparadrapo y deja actuar la cataplasma durante toda la noche.
Se debe, para preparar la infusión, poner a hervir dos tazas de agua en un cazo, se retira del fuego, se añade la celidonia y se cubre. Luego se deja reposar durante 10 minutos y filtra la infusión. Luego, se añade el vinagre. Se pone en un balde y se sumerge los pies y se deja sumergidos durante 20 minutos. A continuación, se enjuagan los pies con agua tibia y se secan cuidadosamente.



*Cataplasma: (otra variante)
Se puede utilizar nuevamente el ajo, pero en esta ocasión mezclado con dos cucharaditas de jugo de limón y una de manzanilla (chamomile). Se debe cubrir con una bolsa de plástico durante cinco minutos, se enjuaga los pies con agua tibia y se quita la capa de piel muerta con una piedra pómez.



Callos en los dedos.
Un remedio para combatir los callos en los dedos consiste en mezclar dos tabletas trituradas de aspirina con una cucharadita de jugo de limón y una de agua. Se debe untar con esta pasta los callos y se cubre los dedos con bolsas plásticas. Se debe poner, luego, un par de calcetines  para mantenerlas las bolsas en su sitio y se da calor a la zona, por lo menos 10m.



Otros remedios naturales que se pueden usar consisten en masajear los callos dos veces al día con gel de áloe vera.



Existen algunas recomendaciones como las siguientes:


--Llevar un zapato cómodo que no produzca ninguna rozadura y evitar el uso de zapatos con tacones excesamente altos que al forzar la posición de los dedos de los pies, favorecen la aparición de callos.
Estirar los zapatos. A veces el alivio a un callo difícil se obtiene estirando los zapatos para evitar la presión que causa la fricción. Para ello, se puede consultar con un zapatero. Evitar el uso de calzado que no se ajuste a la forma del pie ya puede crear algún tipo de fricción que luego resulta en la formación de un callo. Evitar el uso de zapatos con tacón excesivamente altos, ya que el pie se desliza justo hasta la parte delantera del zapato, apretando todo en un espacio demasiado pequeño. Si debe usar este tipo de calzado, se recomienda la adquisición de aquel que tenga almohadillada en la zona delantera del pie.





--Antes de ir a dormir, se recomienda aplicar una crema hidratante para evitar que la piel se reseque.
Después de remojarse los pies en agua, puede pasarse por los callos piedra pómez, una lima para callos, un cepillito de uñas, una toalla rasposa o un puñado de sal húmeda y luego, después de enjuagarse y secarse, puede humectarse los pies con crema para las manos, vaselina, manteca vegetal blanca o una mezcla de dos cucharaditas de aceite vegetal y una de vinagre de sidra.



--El comer en abundancia alimentos ricos en potasio, tales como bananas y vegetales de hojas y tomar todos los días un vaso de jugo de manzana o de arándano agrio pueden ayudar a evitar su aparición.






Gracias por leer, comentar y compartir las notas.


Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

1 comentario: