EL AYUNO, beneficios y como realizarlo.




Como veremos, los investigadores concuerdan en que el organismo puede sobrellevar un ayuno de 7 a 10 días sin sufrir daños pero esto NO ES ACONSEJABLE. Practicando ayunos razonables, y una buena realimentación cada vez, se obtienen mejores resultados espirituales y psíquicos que con ayunos exagerados, sin riesgo alguno, de una manera mucho más agradable y científica.
En suma, los ayunos de uno día a tres días son inofensivos y muy beneficiosos, en cambio, los ayunos de tres semanas y más requieren vigilancia, complementos y conocimientos especiales. 

Como dijo Avicena, filósofo y médico árabe que vivió del 980 al 1.037: 
"Todo puede ser remedio, todo puede ser veneno; depende de la cantidad. " 

Es frecuente que los médicos sometan a sus pacientes a ayunos de una semana o más ante intervenciones quirúrgicas, accidentes, enfermedades del aparato digestivo y otras situaciones. Se le aporta al paciente suero fisiológico (agua bidestilada con 9 gramos de sal por litro) o agua con una pequeña cantidad de glucosa. Eso ocurre todas las semanas en todos los hospitales y sanatorios del mundo. Recién después de esos varios días se comienza a aportar alimentación parenteral, o sea proteínas y grasas directamente a través de las venas.

BENEFICIOS

En entrevistas con personas que han practicado ayunos de una semana o más como protesta social o política, se comprueba a menudo que, luego de los mismos y de la realimentación correspondiente, los ayunadores gozan de mayor lucidez mental, ánimo y capacidad de trabajo, así como una salud más fuerte, mayor defensa ante infecciones y epidemias, y la curación de alguna condición previa considerada crónica, como ASMA, ALERGIAS, ARTRITIS, HIPERTENSIóN, ESTREñIMIENTO Y DISMINUCIóN DE LA VISIóN, a las cuales la Medicina socialmente instituida puede tratar y compensar, pero no curar radicalmente. 
En el sur de Francia, en Londres y en EE.UU., existen clínicas donde se practica el ayuno vigilado de entre uno y diez días o más, seguidos de realimentación racional con comidas naturales. 
Sus médicos reportan la completa reversión de condiciones tales como la impotencia en el hombre y la frigidez en la mujer. En quienes no los padecen, también ocurren cambios muy favorables en su vida sexual, como parte del rejuvenecimiento.

Ayunar es uno de los métodos más antiguos y perfectos conocidos por el hombre para reacondicionar, purificar y curar el cuerpo, afirma el experto Eugene S. Rawls, en su Manual de Yoga para la Vida Moderna. 
Es raro que sean relativamente pocas las personas que conocen el método exacto de este maravilloso sistema de terapia autónoma. 

Cuando los animales están heridos o se sienten enfermos, ayunan para curarse. Este ayuno es instintivo, ya que al dejar de comer se permite al cuerpo purificarse, recuperarse y sanar por sí mismo. El hombre, por su parte, ha perdido parcialmente esa sabiduría instintiva y se beneficia de volver a aprenderla.

Tal vez te encuentras desde largo tiempo atrás aquejado de una molestia o enfermedad crónica, y no has encontrado curación. Tal vez has visitado un médico tras otro, has probado la homeopatía, las hierbas medicinales, las medicinas marginales y quién sabe cuántos otros medios, sin éxito permanente. Prueba el ayuno, primero el de un día como indicaremos a continuación, y observa los resultados. Te entusiasmarás y luego podrás intentar ayunos parciales o totales (sólo agua mineral) durante más tiempo.

Y poco a poco aprenderás por experiencia propia los pequeños detalles y "secretos" del ayuno, no sólo para curarte, sino para recuperar y prolongar las características juveniles de la vida humana.
El ayuno, además de SALUD, produce ALEGRíA Y PAZ MENTAL, permitiendo reorganizar tu vida partiendo de esa comunión con la Naturaleza que es la alimentación.





LOS DIFERENTES TIPOS DE AYUNO

El ayuno es muy fácil de practicarse. El secreto principal radica en qué comer antes, y, sobre todo, cómo abandonar el ayuno correctamente, es decir, qué beber y comer después, y en qué cantidades.

Se distinguen varias clases de ayuno:

BASADO EN FRUTAS. Consiste en comer solamente frutas frescas, en combinaciones adecuadas, durante todo el tiempo que dure el ayuno. No es un método idóneo para adelgazar, ya que las frutas, por su alto contenido en hidratos de carbono, o sea glúcidos, engordan.




A BASE DE UNA SOLA FRUTA. Se trata de comer una sola clase de fruta durante cada comida o durante un día. Por ejemplo, un desayuno de ciruelas frescas, un almuerzo compuesto solamente por un plato de puré de manzanas, en la cena sólo naranjas, etc.

DE LíQUIDO O DE JUGOS. Consiste en tomar solamente jugos de frutas frescas durante el período del ayuno. Este es el más intensivo de los tres ayunos parciales, y posee la facultad de surtir poderosos efectos purificadores y curativos. Luego de practicarlo.

ESTE ES EL QUE SE RECOMIENDA PARA LA DIETA DE LA LUNA EN SU FASE LLENA Y NUEVA SI RECIEN COMENZAS CON LA PRACTICA DEL AYUNO

EL AYUNO COMPLETO. 

Se hace no comiendo absolutamente nada durante la duración del ayuno y bebiendo sólo agua cuando se sienta sed. (En el ayuno completo se beberá agua, repetimos, únicamente al sentir sed, pero no para tratar de calmar el deseo de comer. 

ESTE ES EL QUE SE RECOMIENDA PARA LA DIETA DE LA LUNA EN SU FASE LLENA Y NUEVA SI YA TENES LA PRACTICA DEL AYUNO HACE TIEMPO.

CóMO COMENZAR EL AYUNO

Los últimos alimentos sólidos y líquidos antes de comenzar su ayuno tendrán un efecto considerable sobre el mismo. Es mejor que consista de alimentos nutritivos pero de fácil digestión y eliminación.
Aconsejamos incluir en esta última comida previa dos o tres cucharadas soperas de mermelada de ciruelas natural, sin aditivos, o algún elemento con propiedades laxantes y evacuantes. También puede ser un buen laxante medicinal.
Se busca con esto que no queden materias acumuladas en el recto durante todo el período del ayuno. La comida en sí puede consistir en una taza de arroz integral hervido, acelga o espinaca saltada o hervida con poca agua, o chauchas, o sopa de verduras cocidas y algunas galletas de arroz con la mermelada o pasas de ciruelas. Además de ejercer un efecto purificador aún siendo suave, tales alimentos prepararán tu cuerpo para el ayuno, haciéndolo más fácil.

DURANTE EL AYUNO

Los efectos más notables dependerán del tiempo que dure tu ayuno, y del descanso que practiques durante el mismo. Los síntomas son similares de una persona a otra los dos o tres primeros días. 
Debido al efecto profundamente purificador de este procedimiento, las toxinas son extraídas de los tejidos y llevadas al torrente sanguíneo para ser expulsadas del cuerpo. 

Durante esos períodos, puede sentirse:
debilidad física
mareos
dolores leves de cabeza
esto es hasta que la glucemia (cantidad de glucosa --azúcar-- en la sangre) se estabiliza.

Tales intervalos de malestar suelen ser breves. 
La mejor manera de eliminarlos será mediante el descanso completo, permaneciendo acostado, convenientemente abrigado el cuerpo para sentirse comodo, permitiendo pasivamente que el proceso regenerador y rejuvenecedor del ayuno se lleve a cabo.
Aquellos que han realizado ayunos previos y realimentaciones con comida "limpia", no notan casi molestias, sino que por el contrario, se sienten plenos de energía, vigor y entusiasmo. 
No se encuentran tan infiltrados de toxinas y tejidos anormales. 
Cuanto peor te sientas durante el ayuno de un día, es porque más lo necesitas.
Durante casi todos los períodos de ayuno alternan intervalos de fatiga con períodos de abundante energía. 
Corresponden a los ritmos de toxinas que penetran a la sangre y salen de ella para eliminarse a través de la piel, orina e intestinos, así como a los cambios hormonales y del metabolismo.
El ayunador principiante, carente de experiencia, es asaltado a menudo por pensamientos de alarma y desconfianza acerca de lo que está haciendo. 

En realidad, hay momentos en que uno se siente débil, con malestar general. 
Al ponerse de pie puede marearse y duda que el ayuno le haga bien a él o ella específicamente.

De ahí la conveniencia de comenzar por ayunos cortos, de un día, primero parciales, luego completos, y al ver los resultados, el ayunador se ira entusiasmando a emprender ayunos de tres, cinco o más días, soportando tranquilamente los malestares iniciales.

Es DESPUéS del ayuno, durante los días y semanas siguientes, de la realimentación, que se cosechan los beneficios: enfermedades "crónicas" que desaparecen. Los obesos adelgazan al perder su ansiedad oral y los delgados recuperan el apetito, normalizando su peso. 
Porque en verdad, el ayuno ha sido una enseñanza y una práctica milenaria.

EL AYUNO ES UNO DE LOS GRANDES ANTIGUOS "SECRETOS"

Es uno de los caminos más rápidos, antiguos, probados e infalibles para incrementar los poderes psíquicos tales como la clarividencia, la proyección astral y también todas aquellas facultades y fenómenos extraordinarios que estudia la moderna parapsicología.

PERO NADIE PUEDE HACERLO POR TI, NI PUEDES COMPRAR LOS RESULTADOS DEL AYUNO CON DINERO. TIENES QUE HACERLO POR Tí MISMO. NO HAY OTRA FORMA

COMO FINALIZAR EL AYUNO ésta es la clave para el éxito. 

Al abandonar incorrectamente un ayuno, se puede perder una parte del bien que se hizo al cuerpo con este profundo método.

LO PRINCIPAL ES LO QUE SE COME Y BEBE DESPUéS

Un ayuno, ya sea de un día o más prolongado, ha de abandonarse de la siguiente forma:

Por la noche del último día es conveniente beber un vaso mitad agua mineral y mitad jugo de fruta fresca, recién exprimido. Naranjas, pomelos, limones, y si tienes juguera, manzanas, ciruelas u otras frutas de estación SIN LA FIBRA (COLADOS). 

Algunos opinan que no es conveniente mezclar frutas dulces con ácidas. Espera media hora o una hora. Lo más probable es que al cabo de ese tiempo sientas un fuerte apetito. Tal vez apetezcas algo sólido.
Es el momento, con calma y serenidad, de saborear, masticando lentamente UNA O DOS UNIDADES DE FRUTA DE TIPO DULCE: manzanas, peras, duraznos, sólo una o dos, NADA MáS.


Tu próxima comida, una o dos horas después del jugo y de las frutas, puede consistir en una taza de arroz hervido, o una pequeña fuente con ensalada fresca.

NO TE TIENTES A CONTINUAR COMIENDO...


LOS DOS O TRES DíAS SIGUIENTES A UN AYUNO HAN DE CONSUMIRSE COMIDAS MUY LIVIANAS, NUTRITIVAS Y FáCILES DE DIGERIR, EN CANTIDADES PEQUEñAS O MUY MODERADAS.

Para su almuerzo y cena del primer día, come tan estrictamente de acuerdo como puedas con el principio de la alimentación natural, cuidándote de todo lo "pesado". No comas  lácteos, tampoco huevos,  y, por supuesto, nada de carnes, ni siquiera pescado ni mariscos.
Sería conveniente que la cena del primer día posterior consistiese en una pequeña cantidad de legumbres frescas cocidas. También puedes comer 30 a 50 gramos de nueces o almendras . Come galletas de arroz, manzanas asadas o hervidas sin la cáscara, sopa de verduras, y arroz integral hervido con una cucharada de salsa de soja.

LO MáS DIFíCIL LUEGO DE UN AYUNO ES CONFORMARSE CON PEQUEñAS CANTIDADES O PORCIONES DE ALIMENTOS, EVITANDO LA TENTACIóN A CONTINUAR COMIENDO, Y CAYENDO EN EL "ATRACóN".
Un "ATRACóN" luego de un ayuno no lo hace fracasar, pero producirá un gran malestar, tal vez vómitos, y reducirá los efectos curativos que se persiguen al ayunar.
Es conveniente respetar la regla de por lo menos dos días de alimentación naturista, vegetariana e integral por cada día de ayuno. Pero normalmente, luego de uno o dos días de ayuno, ya se recuperan los instintos, y la persona siente rechazo hacia las carnes rojas, embutidos, fiambres y otras "comidas sucias".

EL AYUNO DE UN DIA

Es una antigua práctica, y quienes la llevan a cabo saben muy bien los enormes beneficios que les ha reportado. Consiste en ayunar un día completo, con los ciclos lunares. Si permaneces atento a los mensajes de tu cuerpo sentirás un día en que lo necesitas, y aunque no comas, no tienes apetito.
Tratándose de un período tan corto, no es necesario dejar de trabajar, más aún, un día de trabajo y ocupaciones intensas es ideal para realizarlo, porque al estar entretenido y distraído, las horas pasarán rápido y no será necesario emplear tanta fuerza de voluntad. Algunas personas ayunan un día por semana, con lo cual mantienen naturalmente normalizados su peso y su salud, tanto física como mental.
Se puede empezar por el ayuno basado en frutas, siguiendo con el ayuno basado en jugos, para finalmente emprender conscientemente el ayuno completo y comenzar con la dieta de la luna.

LOS MáS ALTOS RESULTADOS DEL AYUNO

Además de purificar, curar y rejuvenecer, haciendo al cuerpo más resistente a las enfermedades, el ayuno produce efectos más profundos en el plano psíquico, otorgando un gran dinamismo y, sobre todo, una nueva percepción de la vida, más alegre, más entusiasta.
Se suele tomar conciencia de nuestro verdadero lugar y misión en la vida, de nuestra interdependencia en la naturaleza con los incontables seres vivos de la Biosfera. Todos los sabios y guías espirituales han practicado ayunos regularmente, y por lo menos uno de ellos muy prolongado. También han recomendado su práctica. Jesús, Buda, Mahoma, Moisés, los ilustres Sabios de India, Japón y China... todos lo han practicado, y luego enseñado. ¿Casualidad?

RESUMEN PRáCTICO

Suponiendo que deseas ayunar por un día completo, por ejemplo, un sábado. He aquí lo que te sugerimos: la noche del viernes toma una cena liviana como se indicó antes. Después, no tomes más nada durante toda la noche del viernes y acuéstate. Procura mantenerte ocupado todo el día sábado, con alguna excursión, paseos, lecturas o tareas livianas del hogar. El sábado por la noche toma un jugo de frutas, mitad agua mineral y mitad jugo, y más tarde un plato de arroz o una pequeña ensalada. Luego acuéstate, y el domingo y lunes come poco, liviano y alimentos naturales, vegetarianos, limpios y sanos. Esta es la manera de proceder para comenzar a beneficiarse de la antigua costumbre enseñada por los sabios desde tiempos remotos: EL AYUNO DE UN DíA.

DEBES HACER LO MISMO SI REALIZAS EL AYUNO DE LA DIETA DE LA LUNA!


EL AYUNO INTERMITENTE



Para que sea eficaz, en el caso del ayuno intermitente diario, la duración de su ayuno debe ser por lo menos 16 horas. Esto significa comer sólo en el horario de las 9 a las 17:00, como un ejemplo. 
Incluso puedes restringirlo más—a seis, cuatro, o incluso dos horas si lo desea, y aun así obtener muchas de estas recompensas al limitar su alimentación a un lapso de ocho horas cada día.
Esto se debe a que tu cuerpo necesita alrededor de seis a ocho horas para metabolizar las reservas de glucógeno, después de eso empiezas a cambiar a la quema de grasa. Sin embargo, si estás reponiendo el glucógeno comiendo cada ocho horas (o antes), es mucho más difícil que tu cuerpo utilice tus reservas de grasa como combustible.

Considera el ayuno intermitente como una forma de vida, no una dieta, y eso incluye la elección de alimentos saludables cada vez que comas. 

Los Beneficios de Salud del Ayuno Intermitente
Además de ayudarte a eliminar los antojos de azúcar y snacks y ayudarte a activar tu máquina eficiente para la quema de grasa, haciéndolo así es mucho más fácil de que mantengas un peso corporal saludable, la ciencia moderna ha confirmado que hay muchas otras buenas razones para ayunar intermitentemente. Por ejemplo, la investigación presentada en las sesiones científicas anuales de American College of Cardiology en Nueva Orleans4 en 2011, mostró que el ayuno provocó un aumento de 1,300 por ciento de la hormona de crecimiento humano (HGH) en las mujeres, y un asombroso 2,000 por ciento en los hombres.

Cómo el Ayuno Intermitente Beneficia tu Cerebro
Tu cerebro también puede beneficiarse del ayuno intermitente. Como se informó en el artículo destacado:

“Mattson también ha investigado los beneficios de protección del ayuno en las neuronas. Si no comes durante 10-16 horas, tu cuerpo utilizará tus reservas de grasa para obtener energía, y los ácidos grasos llamados cetonas se liberan en el torrente sanguíneo. Esto ha demostrado proteger la funcionalidad de la memoria y del aprendizaje, dice Mattson, así como alentar los procesos de la enfermedad en el cerebro”.

Recomendaciones.

La mayoría de las personas pueden recibir beneficios con el ayuno. Las excepciones son aquellas personas que tienen más de diez libras por debajo de su peso, aquellos con enfermedades debilitadoras severas como enfermedades neurológicas degenerativas y ciertos tipos de cáncer, y las mujeres embarazadas o que están amamantando. Los diabéticos deberían tener supervisión médica. Generalmente no se recomienda que las personas con hipoglucemia severas ayunen, hasta que su hipoglucemia se haya estabilizado, pero incluso los hipoglucémicos pueden ayunar bajo supervisión. El ayuno prolongado ha curado completamente a algunas personas con hipoglucemia, pero debe ser guiado y supervisado.


Bibliografía
Dres. Hernán Artucio, Humberto Correa, Norma Mazza, María Recarte: Medicina Intensiva Tomo II Cap. 27 (Dres. Juan Carlos Baggattini, Luis Alberto Nin Alvarez y Hugo Bertullo) Metabolismo de las Proteínas, cambios metabólicos en el ayuno y la injuria - Cambios metabólicos en el ayuno breve no complicado - Cambios metabólicos en el ayuno prolongado no complicado.
Maria Buchinger: El ayuno terapéutico, Editorial Integral 1998.



Gracias por leer, comentar y compartir las notas.



Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario