Como aliviar la tendinitis.






El tendón es una estructura fibrosa (como una cuerda compuesta por miles de hilos) que une la última parte del músculo con el hueso con el fin de transmitir la fuerza generada por la contracción muscular para facilitar el movimiento.

Sin embargo, cuando se efectúan movimientos repetitivos, se sufre de artritis reumatoide, gota, traumatismos intensos o repetidos o distensiones excesivas en la práctica de ejercicios, los tendones se inflaman lo que causa tendinitis.

Según su intensidad y duración, la tendinitis puede ser aguda o crónica, y de acuerdo con las características de la inflamación del tendón recibe el nombre de tendinitis serosa, supurada o seca.

Por lo general, la tendinitis se manifiesta mediante una tumefacción y enrojecimiento ligeros de la piel que cubre el tendón inflamado y, también, se presenta dolor localizado, espontáneo y a la palpación, y el miembro afectado está prácticamente imposibilitado para efectuar cualquier movimiento en el que participe aquel tendón

Es importante observar que la tendinitis se presenta con cierta frecuencia en aquellas personas que realizan un esfuerzo físico intenso tras largos períodos de inactividad o sin estar debidamente entrenadas

Igualmente, existen ciertas actividades como, por ejemplo, la de cortar materiales duros con tijeras, en las que los tendones de la mano y la muñeca son obligados a realizar movimientos repetidos en contra de una resistencia. Por esa razón, puede aparecer tendinitis como consecuencia de los pequeños y continuos traumatismos a que aquéllos son sometidos.

Remedios naturales:

-- Aplicar una bolsa de cubitos de hielo envuelta en una toalla o una bolsa de hielo térmica tan pronto se sienta el dolor. No dejar puesto más de 20 minutos y repetir tres o cuatro veces al día. Este remedio resulta útil dentro de las 24 horas de inicio de la tendinitis. Es necesario tener cuidado de no envolver muy apretada la zona inflamada. Las personas con cardiopatias, diabetes o problemas vasculares deben tener cuidado con este remedio, ya que el hielo cierra los vasos sanguíneos y puede ocasionarles graves dificultades.

-- Remojarse en una bañera con agua tibia es una buena manera de elevar la temperatura corporal e incrementar el flujo sanguíneo en el área con tendinitis. Este remedio se aplica después de las 24 horas de inicio de la inflamación del tendón.

--Elevar, en la medida de las posibilidades, la articulación dolorida sobre el nivel del corazón para reducir la inflamación. En caso de que sea el tobillo, ponerlo en alto: recostarse y colocar una o dos almohadas debajo del mismo.

--Verter 2 cucharadas de sauce blanco en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, colar y dejar refrescar. Tomar 3 tazas al día e ir disminuyendo la cantidad hasta que el dolor haya desaparecido. Este remedio se considera un analgésico y antiinflamatorio natural.

--Hervir 3 cucharadas de harpagofito en 1 litro de agua durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, tapar y dejar refrescar. Tomar a lo largo del día e ir disminuyendo hasta que el dolor desaparezca.

--Verter 1 cucharada de uña de gato en 1 taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Colar y tomar 3 tazas al día hasta que el dolor desaparezca. Este remedio tiene propiedades antiinflamatorias

--Verter en un frasco de vidrio oscuro con cierre hermético 25 gramos de romero y 250 centímetros cúbicos de alcohol etílico. Tapar y dejar en reposo por una semana. Pasado ese tiempo, colar y efectuar masajes con esta preparación en el área afectada.



--Para aliviarse puede preparar unas compresas de manzanilla, debe realizar una infusión con dos cucharadas de manzanilla y empapar luego la compresa aplicándola sobre la zona afectada y cambiándola cada 10 minutos.


--También puede tomar un baño con jengibre, que para prepararlo debe llenar la bañera e incorporar 3 cucharadas de jengibre rallado y realizar un baño de inmersión de 10 a 15 minutos en agua tibia.


Recomendaciones:


Realizar ejercicios de precalentamiento antes de someter a los tendones a una actividad excesiva.

Aplicar algún tipo de protección externa sobre las zonas más expuestas a este tipo de lesión.

Efectuar estiramientos luego de terminados los ejercicios. Dos ejemplos de estiramientos son los siguientes:

Colocarse de pie junto a una mesa o bien junto a una silla Sujetarse a ella con la mano derecha. A continuación, doblar la pierna izquierda llevando el pie hacia el glúteo, cogiendo su tobillo con la mano que se tiene libre.
Una vez en esta posición, dirigir hacia la nalga izquierda hasta que se perciba una tirantez indolora en la zona anterior del muslo correspondiente.
Recordar que no debe doler. El estiramiento debe durar entre 15 y 20 segundos, durante los cuales se debe seguir respirando normalmente. Descansar unos segundos y repetir después el mismo estiramiento con la otra pierna.


Realizar auto-masajes preventivos en la zona de la rodilla y los pies como los siguientes:

Sentarse en una silla con la espalda recta, los pies bien apoyados en el suelo y las rodillas formando un ángulo de 90°. Con los pulgares, localizar en la zona anterior del muslo los puntos que más molestias produzcan y emplear la técnica de compresión sobre ellos colocando un pulgar encima del otro.

Poner el pie sobre un taburete y dejar la rodilla semiestirada. En la parte anterior del muslo, aplicar el frotamiento de arriba abajo, desplazando las manos una tras otra como si se siguiesen. Al llegar a la rodilla, separar las manos, colocar los dedos mirando hacia los pies y aplicar el frotamiento alrededor de la rodilla. Repetir unas 10 o 12 veces.

Aplicar la misma técnica de frotamiento pero con los nudillos, también de arriba abajo. Hacer igual número de repeticiones que antes. Después, realizar un amasamiento, efectuar por toda la parte anterior del muslo, de arriba abajo, de modo que quede entre el pulgar y el resto de los dedos. Repetir de 10 a 12 veces.

Revisar la raqueta. Si se practica tenis, es necesario revisar el tamaño de la raqueta. En ocasiones, las personas acaban con tendinitis porque ocupan una o demasiado grande o muy pequeña, y no pueden sostenerla cómodamente. Para evitar las lesiones, se debe preguntar a un instructor calificado o al vendedor de una tienda especializada si el tamaño de la raqueta es el correcto.

Cambiar los zapatos para caminar o correr si no están en buen estado, ya que los tacones gastados contribuyen a la tendinitis.


Recomendaciones cuando se sufre de tendinitis

Ejercicios cuando se empieza a sentir tensión en los tendones Si ya se ha empezado a sentir dolor en los hombros o codo al hacer movimientos que ponen los tendones en tensión, resulta conveniente empezar a hacer ejercicios para ganar movilidad en las articulaciones como los siguientes

Cuando afecta la zona del hombro:

Haz movimientos de atrás adelante. Coge una bolsa de plástico y rellénala con 1 kilo de peso (puedes usar un paquete de sal o azúcar). Aguanta la bolsa con el brazo en el que sientes molestias y apoya el otro en una mesa. Inclina un poco el cuerpo hacia delante para que el brazo que sujeta la bolsa esté bien estirado. Desde esta posición, muévelo suavemente de delante hacia atrás como si fuera un péndulo. El brazo y el hombro deben estar relajados para hacer el movimiento suavemente y ayudarte de la inercia que te da el peso que sujetas.

Balancea de izquierda a derecha.
Repite el ejercicio anterior pero ahora realiza el movimiento de péndulo de derecha a izquierda, pasando el brazo por delante del cuerpo. Puedes hacer también movimientos circulares en los dos sentidos, manteniendo el brazo siempre frente a ti. 1 Estira usando un cojín. Quédate de pie y con las piernas un poco separadas. Ponte un cojín en la zona de la axila del lado dolorido, entre el cuerpo y el brazo. Estíralo e intenta llevar la mano hacia el suelo bajando el hombro suavemente. Manten esta posición 8 segundos y descansa el mismo tiempo. Repite el ejercicio 10 veces.


Cuando afecta la zona del codo:

Tira de los dedos. Ponte de pie con el brazo afectado al lado del cuerpo y la palma de la mano mirando hacia atrás. Coge su dorso y los dedos con la otra mano, tirándolos suavemente hacia arriba sin doblar el brazo, solo la muñeca. Manten esta posición durante 8 segundos y relájala. Practica este ejercicio 4 veces al día haciendo 8 repeticiones.
Gira la mano. Quédate de pie frente a una pared. Levanta el brazo y apoya la palma de la mano en ella (dejándola a la altura de tu hombro) con los dedos hacia arriba. Ve girando despacio la mano hasta que los dedos queden mirando hacia abajo. Hazlo sin despegar la palma de la pared y manteniendo el codo estirado. Repite 4 veces.

Mantener el tendón en reposo si ya está inflamado. A veces es necesaria la inmovilización por medio de férulas o yesos.






SAIKU




Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha

No hay comentarios:

Publicar un comentario