TRATAMIENTOS PARA EL ASMA.





El asma es una afección respiratoria crónica que produce que la persona tenga dificultad para respirar, una sensación de ahogo debido a que los bronquios se cierran.

El asma es una enfermedad que afecta el sistema respiratorio, en algunos casos puede ser muy complicada, es crónica normalmente, por eso es que los que la padecen deben aprender a llevar esta enfermedad y sus síntomas toda su vida.

El asma es una condición alérgica o que responde a una reacción del cuerpo ante los alérgenos y representa una de las enfermedades respiratorias más problemáticas, ya que un paciente con asma padece frecuentes ahogos, llegando a ser para él, completamente normal.

Los pacientes que sufren de asma tienen más dificultad para respirar, siendo causado por espasmos o contracciones involuntarias musculares repentinas de las vías aéreas pulmonares más pequeñas y las causas son multifactoriales, ya que puede ser debido a una alergia motivada por condiciones climáticas, alimentos, medicamentos, perfumes, etc., siendo las más comunes las originadas por el polvo o el polen.

Es importante estar bien informado sobre el tema y aprender a tratar esta enfermedad en casa con remedios naturales, esto nos ayudara a aliviar los síntomas.

Síntomas de asma:

Problemas o dificultad para respirar.
Tos intensa.

Espasmos bronquiales.
Respiración con sonido silbante.

Secreciones nasales.





Remedios caseros para tratar el asma:

* Tomar una raíz de jengibre y córtalo en pedazos. Colocarla en un recipiente con agua y mantener hirviendo por unos minutos. Dejar enfriar y colar para ser tomado como un té.

* La miel es uno de los remedios caseros más comunes para tratar el asma. Si un jarro de miel se sostiene debajo de la nariz de un paciente del asma y él inhala el aire que entra en contacto con ella, comienza a respirar más fácil y profundamente.

* El café o cualquier bebida que tenga cafeína es recomendable para los asmáticos, ya que la cafeína es capaz de dilatar los bronquios y también las vías respiratorias.

* Entre las frutas que ayudan a controlar la condición asmática encontramos los higos, que han demostrado ser de valiosa ayuda ante el asma, ya que favorecen el drenaje de la flema.

* El tratamiento natural con higos se basa en consumir tres o cuatro higos secos, después de haberlos dejado reposar toda una noche sumergidos en agua caliente. Consumir por la mañana en ayunas a diario.

* El limón es una panacea de la medicina natural, en lo que respecta al asma es muy beneficioso, debiendo tomarse su jugo diluido en un vaso de agua con las comidas, ayudando a prevenir los ataques.

* Beber un vaso al día de zumo de zanahoria.

* Bebiendo cada noche un vaso de leche, esto lo debes combinar con 2 cucharadas con mucha miel.

* Poner una manzana trozada en medio litro de agua hirviendo, dejar unos minutos, enfriar, filtrar y beber una taza al día.


* El tulsi o santa albahaca, tiene propiedades curativas respecto al asma, mezclar con miel su salvia ayudara notablemente a los ataques de asma o tomar unas hojas y ponerle sal negra, dejar esto en su boca, hasta que se sientan mejor.

* Beber un vaso de limón con una cucharada de jugo de jengibre, esto les ayudara a calmar el ataque de asma.

* El sauna de eucalipto es un remedio que ayuda a aclarar las vías de los pulmones, hervir el agua y agregar 2-3 gotas de aceite de eucalipto, hacer tantas vaporizaciones como se necesiten.

Estos remedios lo ayudaran a aliviar su asma, además son capaces de prevenir los ataques, ninguno de estos remedios naturales le causara algún riesgo secundario para su salud.

ASMA (también llamado “grito silencioso”), desde el punto de vista emocional.

El asma es una afección respiratoria caracterizada por la dificultad de respirar, pudiendo ir incluso hasta la sofocación.
Durante una crisis de asma, la reacción del sistema inmunitario frente a las sustancias causando alergias (alérgenos) es tan fuerte que puede conllevar un bloqueo de la respiración corporal, silbidos respiratorios y a veces incluso la muerte.

Necesito tomar la vida en mí (inspiración) y no consigo dar (expiración) a tal punto que empiezo a ser preso de pánico (inspiro con facilidad pero expiro con dificultad) de tal modo que la respiración (es decir mi habilidad en respirar, se vuelve insuficiente y muy limitada porque libero un mínimo de aire. 

¿Me engancho a ciertas personas o a ciertas cosas que rehúso soltar? 
¿Me ahogo con la rabia o la agresividad que rehúso ver, al punto que esto me “coge a la garganta”? 
¿Tengo miedo de carecer de algo, sobre todo de amor? 

Así, el asma está fundamentalmente ligada a la acción de “ahogo”. 

Me siento cogido a la garganta, sofoco, me ahogo con relación a un ser amado o una situación. 
Me siento limitado en mi espacio. 
Incluso puedo vivir una querella que me lleva a la confrontación, al enfrentamiento y que envenena mi vida. 
Uso el asma para atraer el amor, la atención o una forma de dependencia afectiva. El asma siendo similar a la asfixia y a la alergia, puedo tener el sentimiento de estar limitado y de dejarme invadir por los demás en mi espacio vital, de estar fácilmente impresionado por el poder de los demás en detrimento del mío, de querer complacer, de cumplir acciones que no me convienen, yendo incluso hasta ahogarme para significar una rebelión interior vinculada a una situación. 
Es un medio excelente de sentirme fuerte, de conseguir todo lo que quiero manipulando a los demás... 
Como nadie, si no quiero ver mis limitaciones, la confianza en mí se sustituirá repentinamente por inquietud y angustia. 


Tendré que aprender con la vida y permitirme gozar de ésta. 


 Tengo la imagen de una persona débil que exige mucho amor sin estar lista para el don de AMOR, como un niño que grita para sus necesidades sin tener la madurez de compartir y abrirse lo bastante al don divino. 
La vida es un intercambio mutuo, equilibrado y constante entre dar y recibir. 
Todo esto, evidentemente, está relacionado con el pasado, una especie de amor agobiante que interpreté como tal (generalmente materno), a una tristeza inhibida de la primera infancia. 
Es también un miedo recordando la primera respiración, en mi nacimiento, en que me sentí ahogado o asustado por mi madre (inconscientemente) o por una situación similar. 
Así, la respiración simboliza la independencia de la vida, la individualidad, la capacidad de respirar yo - mismo. 
No consigo manifestar un sentimiento de independencia, vivir mi propia vida, me siento rechazado por la llegada de alguien más. 
Siento dificultades en tomarme en mano y a soltarme de mis ataduras con mis padres (una dependencia represiva, sobre todo frente a mi madre o al cónyuge). ¡No concibo separarme de esta maravillosa imagen (mi madre) dulce y confortante, casarme o ver cómo se divorcian mis padres sin tener ninguna reacción! 
Estoy en una cólera “azul”, estoy furioso de rabia y sigue la crisis de asma. 

Compruebo si la dolencia se presenta periódicamente y cambio mi programación mental. 
Ahora, tomo mi vida en mano, doy generosamente y tranquilamente sin forzar. Reconozco humildemente lo que soy capaz de realizar incluso si esto parece poco y, sobre todo, acepto abrirme al nivel del corazón y trabajar con el proceso de integración que corresponde a lo que realmente necesito. 
Todo se arreglará para lo mejor, estaré satisfecho, colmado de amor, ternura y dotado de una respiración normal y equilibrada. 
Aprendo a amarme y a amar la vida.


Diccionario de las Enfermedades Emocionales.

El asma bronquial es un trastorno obstructivo de las vías respiratorias, caracterizado por la limitación de flujo, la reversibilidad espontánea o terapéutica, completa o parcial, de esta limitación de flujo, y la hiperreactividad bronquial, entendiéndose por tal un aumento de la respuesta broncoconstrictora a una serie de estímulos.

Existen dos caminos principales por los que la ansiedad puede afectar al asma, el primero de ellos es a través de la hiperventilación, o respiración agitada, y está muy relacionado con aquellas respuestas que acompañan a todo estado emocional intenso, como llorar, reír, etc. El segundo camino responsable es la respuesta broncoconstrictora, que se incrementa a través de los cambios del sistema nervioso autónomo que se dan en toda reacción emocional.

Los pacientes asmáticos presentan niveles muy altos de ansiedad, ira y tristeza-depresión. Sus puntuaciones en las pruebas psicológicas que miden estas reacciones emocionales son significativamente más altas que en las personas sin problemas de salud. Y, como hemos explicado, ello no ayuda nada al manejo y control de esta enfermedad. Por el contrario, el entrenamiento en las técnicas psicológicas, de tipo cognitivo-conductual, para reducir la ansiedad y en general manejar mejor las emociones negativas, dirigidas por un especialista, pueden ser muy útiles para reducir también la sintomatología asmática y mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Autor: Antonio Cano Vindel (Facultad de Psicología. Universidad Complutense de Madrid)






http://saikualternativo.blogspot.com.ar/


SAIKU







Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha

No hay comentarios:

Publicar un comentario